El pueblo ganó en Ayutla de los Libres, Guerrero

Tras una jornada larga y muy bien organizada el pueblo de Ayutla de los Libres logró elegir su gobierno por sistema normativo propio. Para ellos fueron cuatro años de lucha jurídica y pacífica, además de sufrir amenazas, compra de votos, insultos y un largo proceso legal, pero lo lograron.

A las 7 de la mañana ya había cientos de personas provenientes de las 140 comunidades y colonias del municipio instaladas en la entrada principal de la unidad deportiva de la cabecera, bautizada con el nombre de la presidenta municipal actual, Hortencia Aldaco Quintana. En el auditorio, localizado dentro de dicha unidad, iniciaría tres horas después la asamblea general de representantes para elegir autoridades municipales por sistema normativo propio. Para las 10 de la mañana ya eran miles, pero a las instalaciones del deportivo solamente se permitió la entrada a quienes traían gafete, es decir, los 280 representantes comunitarios, sus 280 suplentes (faltaron solamente representantes de cuatro o cinco comunidades) y los cerca de 50 observadores que llegaron de diversas partes del país a presenciar ese momento histórico, no solamente para Ayutla de los Libres, sino para México. Y claro, los funcionarios del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Guerrero (IEPC) que desde los inicios del proceso estuvieron presentes para validarlo y apoyarlo, y la prensa acreditada. Había además decenas de policías estatales resguardando la entrada y el auditorio, algunos armados y, los más cercanos al paso de la gente, sin armas.

Los demás estaban instalados en una cancha de basquetbol cercana, donde se instalaron dos televisores para seguir el evento (que el IEPC transmitió por internet) y muchos otros en la calle frente al deportivo. Para todos hubo comida. Como siempre en estos casos, la gente de las comunidades se organizó para aportar lo posible según sus condiciones económicas. Una olla enorme de pozole llamaba a los que estaban en la calle y mixiotes y tamales se ofrecieron en la cancha durante todo el día.

Adentro del auditorio se desarrollaba la asamblea. Desde el inicio fue obvio que había dos bloques de votantes. Uno formado por los simpatizantes de las autoridades actuales del municipio, quienes siempre estuvieron en contra del proceso de elección en cuestión, que se sentaron juntos de un lado y hasta adelante del auditorio. El otro integrado por los que apoyaron desde el inicio la elección por usos y costumbres, incluidos muchos que lucharon por cuatro años para conseguirla. Desde la primera votación los resultados fueron similares, 60 y tantos por un lado, y más de 190 por el otro.

Foto: Margarita Warnholtz.

Frente a los constantes ataques e insultos del grupo minoritario,  el resto se mantuvo calmado, limitándose a hacer propuestas, aclaraciones y votar cuando era necesario. Se llevó más tiempo definir la forma de votación y la mesa que llegar a los puntos importantes: la forma de gobierno y la elección de coordinadores.

Las propuestas para la forma de gobierno fueron dos: la primera presentada se refería a un concejo liderado por un presidente de gobierno y otro de justicia. La otra sugería que el máximo órgano fuera la asamblea de representantes y se contara con tres coordinadores, uno de cada etnia presente en el municipio (mixtecos, tlapanecos y “mestizos”). Con una votación de 203 contra 67 triunfó la propuesta de que el máximo órgano fuera la asamblea. Los gritos de alegría de quienes estaban en la cancha cercana se escucharon en varias cuadras a la redonda. El pueblo había ganado.

Posteriormente se eligió a los coordinadores. Quedaron por los mixtecos Longino Julio Hernández y como su suplente Juan Ceballos Morales, por los “mestizos” Patricia Ramírez Bazán y de suplente Sara Olivera Tomás y por los tlapanecos Isidro Remigio Cantú y Raymundo Nava Ventura como suplente. La asamblea terminó alrededor de las 4 de la tarde pero el festejo en la cancha cercana se prolongó hasta el anochecer.

Tras cuatro años de lucha jurídica y pacífica, finalmente el pueblo de Ayutla de los Libres logró elegir su gobierno por sistema normativo propio. Enfrentaron amenazas, compra de votos, insultos y un largo proceso legal, pero lo lograron (aquí, aquí, y aquí escribí sobre el proceso).

Como escuché decir a algunos por allá, “¡Ayutla ahora sí es de los Libres!” Sin duda, para las próximas elecciones habrá varios municipios, tanto de Guerrero como del resto del país, que sigan su ejemplo.

 

@yotlacuila

Close
Comentarios