Imaginemos cosas Chingonas

El triunfo deportivo se puede disfrutar y no por eso olvidar que estamos evolucionando y que todos queremos un México mejor, un mundo mejor.

En tiempos de la República y del Imperio Romano, los emperadores y senadores acostumbraban patrocinar los famosos juegos que incluían carreras de cuadrigas, combates de gladiadores, espectáculos teatrales y fastuosos banquetes gratuitos.

Estos fastos, de origen religioso, comenzaron a ser utilizados políticamente por los poderosos a los fines de controlar al pueblo llano a través de regalos y prebendas.

En virtud de esto, el futbol se convirtió en la manera en la que muchos canalizan sus frustraciones y alegrías, distrayendo la atención de cuestiones centrales mucho más importantes.

Lo interesante es que muchos y muchas pertenecemos a otro tipo de futbol.

¿Cómo que otro tipo de futbol? Ah sí, esta el futbol generoso, abierto, comprometido con la gente, el que nos hace sentir orgullo de la representatividad, orgullo de la pertenencia… y, hay otro futbol, el que no nos importa a mucha gente, solamente nos interesa el resultado, porque para ser honestos, muchos y muchas no sabemos un cacahuate de quiénes son los que juegan en las selecciones de fútbol, su carrera, su crecimiento.

Pero esto no es exclusivo del futbol, sino de todo el deporte, mientras no estés involucrado en la práctica de alguno, no tendrás la menor idea de quién es quién en cada disciplina.

A lo largo de la historia, muchas personas se han ganado un lugar por algún hecho destacado. En determinados casos, el personaje no logra sacarse el fracaso y queda subordinado al episodio. Sin embargo, hay otros que sortean esa difícil valla y son reconocidos por otras cualidades tanto o más importantes.

Cuando vi la entrevista que le hicieron a Javier Hernández Balcázar mejor conocido como “El Chicharito”, me dio mucha curiosidad saber más sobre él, su trayectoria, su vida deportiva y claro que también la personal y fue entonces que su discurso cobró sentido, porque este jugador de fútbol tiene mucha razón.

Porque es muy cierto que cada uno de nosotros podemos cambiar el mundo, siento que lo podemos hacer, cambiando, hay que cambiarse cada uno mismo, no es decir “a ver el señor presidente de tal sitio va a cambiar”. No, es cambiar dentro de cada uno, es que somos todos, estamos rodeados de muchas tragedias y es eso lo que podemos cambiar.

Es interesante leer cómo la semana pasada tuve fuertes críticas a mi post anterior, debido a que muchas personas piensan que “El Mundial de Futbol” es un distractor de lo que realmente importa en este planeta tierra.

Y aquí es donde hay una gran paradoja. Porque hablamos de un fútbol con un marketing poderosísimo, en una etapa en la que la sociedad no tiene muchos elementos de pertenencia. Existe la política o la religión, y no muchas otras cosas más que nos empujan a la búsqueda de pertenecer a algo. Y es por eso que la gente se vuelca al futbol.

Los jóvenes y las mujeres ven muchísimo más futbol que antes, y de igual forma participamos más en la política, las cosas más triviales se vuelven fundamentales y viceversa.

Estamos a muy pocos días de presenciar algo que hipotéticamente (hasta el día de hoy) cambiará el rumbo de nuestro país, no por el que gane las elecciones, sino porque estamos despiertos cada vez más.

Y podemos festejar que nuestra selección siga ganando y avanzando y podemos enfocarnos en cambiar también a nuestro país, en interesarnos porque no existan injusticias o apoyar las causas en contra de la represión o la libre expresión y también podemos defender a nuestros jóvenes o a nuestros niños, a nuestros migrantes a nuestro medio ambiente, a los discapacitados, a los animales, y defendernos de las agresiones machistas, y educar a nuestros hijos y alejarlos de la droga que fomenta al narco.

El triunfo deportivo se puede disfrutar y no por eso olvidar que estamos evolucionando y que todos queremos un México mejor, un mundo mejor.

Así que, si triunfa la selección, si triunfa el candidato de tu preferencia o no, tenemos la responsabilidad de seguir levantándonos, trabajando o estudiando, el deporte tiene premios que no se miden en dinero.

México, es el momento de que… “Imaginemos Cosas Chingonas”.

 

@maricelarosales

Close
Comentarios