Primero los pobres

El Gobierno que apenas empieza a concientizarnos sobre los que nunca hemos estado conscientes: la realidad que vive la indígena que vende nopales en el mercado sobre ruedas y de los pueblos que visitamos esmerándonos por salir bien en la foto junto al puesto de naranjas o el vendedor de sombreros.

“…Gobernaremos para todos, pero primero los pobres y desposeídos…”.

Siempre que una persona comience una oración negando un hecho o una situación, en realidad está confirmando su veracidad.

“No es que sea racista, pero son unos nacos de mierda…”.  Claro está, es racista.

“No es que me gusten los hombres, pero ese tipo es galán…”. Le gusta ese y es gay.

“Con esto que te voy a decir, puedo pecar de soberbia…”. Lo más probable es que peque de soberbia.

“No quiero que lo tomes a mal, pero me parece que tendrías que…” Tómalo a mal.

“No es que dude de ti, pero quería escucharlo de tu boca…”. Definitivamente está dudando de ti.

“Puede que lo que te diga, no te vaya a gustar pero…”. Prepárate porque te va a dar un trancazo.

“Te lo digo porque te quiero…”. En nombre del amor, se han dicho tantas cosas.

Es curioso lo que pude ver en las “benditas redes sociales” este fin de semana y transcurriendo la toma de posesión de Andrés Manuel López Obrador, los comentarios intolerantes de los tuiternautas y los facebookeros estaban a flor de piel, inhóspitas desconexiones de lo que sucede en México.

El mundo es un lugar muy cruel y eso es algo que tendremos que aprender. La parte cruel es que no para nunca, para nadie.

Las estimaciones de la pobreza en México en el 2016 nos indica que 53.4 millones de personas sufren de pobreza, un 43.6 % de la población, y 9.4 millones de personas viven en extrema pobreza, un 7.6 % de la población.

Hay quienes piensan que las personas caen en la pobreza por culpa de sus malas decisiones. Y eso puede ser cierto en algunos casos.

Quienes pierdan su dinero por causa de malas decisiones los hay. Sin embargo, no todos los pobres se encuentran en la miseria por haber actuado con poco juicio.

Numerosos actos de opresión económica e injusticia son los causantes y pocos son los gobiernos que les importa cuidar a los vulnerables.

Siendo más clara y dejando de lado la elegancia en la terminología, lo expondré de la siguiente manera:

El Gobierno que apenas empieza-intenta concientizarnos sobre los que nunca hemos estado conscientes: de la realidad que vive la indígena que vende nopales en el mercado sobre ruedas; de los pueblos que están en las orillas de la urbe y que visitamos esmerándonos por salir bien en la foto junto al puesto de naranjas o el vendedor de sombreros.

El pueblito hermoso que presumimos en nuestro Instagram pero que somos incapaces de asumir como nuestras raíces, porque el yo es más importante que el nosotros.

El pueblo indígena está pugnando por una reforma agraria desde hace mucho tiempo y es hora de que nos demos cuenta lo postergado que se encuentra el sector en la agenda política. Claro entonces es bueno que el enfoque político del nuevo gobierno, favorezca a los pequeños y medianos productores y no a aquellos que componen la “oligarquía”.

El mañana y el hoy se interpelan como se interpelan los políticos.

¿Seis años son determinantes? ¿Existe algún juez más severo que la propia razón?

La incertidumbre se instala cómodamente en nuestras mentes que separan a un presente de un futuro.

Cuando la marea está brava, solo hay que fluir…

Pero a mí me parece bien, que primero los pobres.

Foto tomada con autorización de pixabay.com.

 

@maricelarosales

Close
Comentarios