Mujeres indígenas, mujeres que deciden

De la población indígena en México, 13.2 millones somos mujeres, por tanto es necesario escuchar nuestra voz y que se nos trate como sujetas de derecho, como personas completas que se articulan, que tienen una agenda, y propuestas de diálogo para construir una sociedad democrática.

Por: Zenaida Pérez (@Nayiten)

El informe reciente de la Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, Victoria Tauli-Corpuz, sobre su visita a México en 2017, concluye que las mujeres indígenas viven múltiples violencias, como la violencia sexual, trata, violencia doméstica y feminicidios. En su informe la relatora destaca: “muchas de las violaciones que enfrentan las mujeres indígenas están conectadas a su estatus de pueblos indígenas, pero la discriminación basada en el género amplifica estos problemas”.

Parte de esta información la recabó durante su visita a México, cuando se reunió con mujeres de diversas redes nacionales de los pueblos Ayuuk,  Ch´ol, Chatino, Cucapá, Nahua, Hñahñu, Maya, Mazahua, Mazateco, Me’phaa, Ñomndaa, Ñuu savi, Ocumiche, Ódami, Purhépucha, Ráramuri, Tojolabal, Tseltal, Wixárika, Yaqui y Zapoteco[1] quienes se confluyen en la Asamblea Nacional Política de Mujeres Indígenas[2] (ANPMI),  una articulación que busca  diálogo de alto nivel con autoridades federales para avanzar en la construcción de políticas públicas con pertinencia cultural.

Día internacional, 5 de septiembre

El 5 de septiembre como cada año, conmemoramos el Día Internacional de la Mujer Indígena, en este marco las integrantes de la ANPMI hicimos un balance de nuestro quehacer. Reconocimos que desde la adopción, hace más de 10 años, de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas han habido algunos cambios legales, pero lamentamos que éstos han sido resultado de la presión internacional y de los pueblos indígenas a quienes en todo momento el gobierno ha puesto a prueba. El Estado, en el caso de los pueblos, ha omitido su  responsabilidad de garantizar los derechos humanos de todos los habitantes del país.

Reunidas en un tercer congreso, las mujeres integrantes de la ANPMI reflexionamos: de toda la población que se asume indígena en México, 13.2 millones son mujeres, por tanto es necesario escuchar nuestra voz en el contexto actual y que se nos trate como sujetas de derecho, como personas completas que se articulan, que tienen una agenda, que han tenido buenas prácticas y propuestas de diálogo para construir la sociedad democrática que queremos y que el país merece.

Más de 20 años de lucha

La salida al escenario político de las mujeres indígenas data de hace más de 20 años, sin que al momento se reconozca su aporte, se les nombre en legislación alguna o se nos mire como actoras más allá de ser beneficiarias de programas sociales. Las mujeres indígenas siguen siendo las más olvidadas, invisibilizadas y discriminadas, en ellas confluyen múltiples violencias.

Buscamos entonces poner en el espacio público nuestra palabra y agenda política que incida en el diseño y adecuación de políticas públicas con perspectiva intercultural y de género, para el pleno disfrute de nuestros derechos y de los pueblos a los que pertenecemos.

Reconocemos  que el Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes de la OIT 1990; la Declaración de ONU sobre derechos de pueblos indígenas; el artículo segundo Constitucional y el primero en materia de Derechos Humanos y de los pueblos indígenas, son avances que abonan al reconocimiento de algunos derechos. Sin embargo, hace falta materializarlos en políticas públicas pertinentes.

En el sexenio que está llegando a su fin, particularmente se olvidó a los pueblos y a las mujeres indígenas. Para muestra un botón: en 2017 el presupuesto del anexo 10 se redujo en un 12.15 % en relación al 2016 y el presupuesto para la CDI en un 50.20 %. Permaneció una política de simulación, que mediante foros pretendió dar respuesta a las demandas históricas de los pueblos indígenas que no fueron atendidas en el sexenio.

La cuarta trasnformación, no será sin nosotras

Desde la ANPMI demandamos al gobierno electo que abra los espacios de diálogo e interlocución con las mujeres indígenas, no sólo en este inicio, sino en todo el gobierno. Hemos construido planteamientos claros y voluntad de contribuir en el diseño, implementación, seguimiento y la evaluación de las políticas públicas, programas y acciones destinadas a mujeres indígenas.

  1. Reconocimiento a las mujeres indígenas como sujetas de derecho. Garantizar su participación política en todos los ámbitos y espacios de toma de decisiones. Además de exigir un alto a la violencia política que se vive.
  2. Realizar acciones de reconocimiento y valor al aporte de las mujeres indígenas, con la participación activa de las mismas que, entre otras, incluya el reconocimiento del Día Internacional de la Mujer Indígena y la creación del Premio Nacional de las Mujeres Indígenas Defensoras.
  3. Generar datos desagregados por condición étnica y de género que indiquen la problemática de desigualdad para dar soluciones pertinentes.
  4. La creación de un programa nacional con presupuesto etiquetado y progresivo que incentive la participación de mujeres indígenas en todos los espacios.
  5. Garantizar la consulta libre, previa e informada a los pueblos indígenas en sus tierras y territorios y que en ella se asegure la participación de las mujeres indígenas.
  6. La revisión de la legislación agraria para incorporar el derecho de las mujeres indígenas al acceso a la tierra.
  7. Garantizar y fortalecer los derechos lingüísticos en todos espacios públicos y en los servicios que brinda el estado, a través de la formación, capacitación y pago digno a mujeres intérpretes y traductoras.
  8. Promover acciones y programas para reconocer los aportes de las mujeres jóvenes indígenas dentro y fuera de su comunidad.
  9. Realizar un diagnóstico sobre la situación de mujeres indígenas migrantes en nuevos contextos dentro del país y en el extranjero, que identifique sus necesidades para crear políticas públicas pertinentes.
  10. Potenciar el modelo de las Casas de la Mujer Indígena, como una política pública exitosa en la relación con las mujeres indígenas, a través del incremento progresivo de sus presupuestos.
  11. Garantizar servicios de salud de calidad y calidez, libres de discriminación con perspectiva intercultural y de género en todos los niveles de atención, especialmente cuando se trate de los derechos sexuales y reproductivos, y en la aplicación de la Norma 046 a las mujeres indígenas.
  12. Garantizar condiciones de seguridad para las mujeres indígenas defensoras, así como el acceso a la justicia para las mujeres indígenas de manera plena y eficiente, con perspectiva de género e intercultural.
  13. Transversalizar la perspectiva intercultural y de género en todas las Instituciones del Estado.

Esta Declaración reitera y exige que cesen las políticas de simulación. Cumplimiento de acuerdos y tratados internacionales en materia de derechos y pueblos indígenas. Honor a los aportes, memoria y palabra de mujeres de las primeras generaciones, de las mujeres presentes y de las que vengan en adelante. NUNCA MÁS UN MÉXICO SIN LAS MUJERES INDÍGENAS.

 

* Zenaida Pérez es una mujer mixe, integrante de la Asamblea Nacional Política de Mujeres Indígenas y coordinadora del Programa de Mujeres Indígenas del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir.

 

@ISBeauvoir

 

Referencias: 

[1] De los estados de Baja California, Campeche, Chiapas, Chihuahua, Ciudad de México, Estado de México, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Veracruz y Yucatán.

[2] Integrada por las redes: Red Interdisciplinaria de investigadores de los Pueblos Indios de México (IINPIM), Red Nacional de Casas de Mujeres Indígenas (CAMI), Red Nacional de Mujeres Indígenas: Tejiendo derechos por la Madre Tierra y Territorio (RENAMITT); Colegiado Interdisciplinario de Mujeres Indígenas (COIMIN); Red de Intérpretes y Traductores de Lenguas Indígenas (RNITLI); Red Nacional de Mujeres Jóvenes Indígenas (RENAMUJI); Red Indígena de Turismo de México (RITA), y Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas (CONAMI)

Close
Comentarios