Agenda LGBTTTI, más allá del matrimonio igualitario

Este documento político plantea velar por los intereses de las personas de la diversidad sexual, mediante un enfoque interseccional, en las problemáticas situadas que enfrenta cada persona del colectivo dependiendo su edad, su corporalidad, su género, su lugar de origen o su posición socioeconómica.

Por: María Fernanda López López

 

“Quien gobierne tendrá que hacerlo para y con nosotros”

Patria Jiménez[1].

 

Sin duda dos cabezas piensan mejor que una, y el mejor ejemplo de esto es la agenda política de la “Coalición Mexicana LGBTTTI+” (@MexicoLGBTTTI en twitter), la cual busca ser presentada a los 3, 400 candidatos que compiten por algún cargo de elección popular en las próximas elecciones federales y locales del primero de julio. Mirar a profundidad los contenidos de esta agenda permite ver su valor histórico, metodológico, epistémico y político; y analizar su impacto a 22 días de la elección, nos brinda un panorama de la cultura política mexicana y sus posibilidades de transformación.

Para iniciar, la forma en la que se creó y pensó esta agenda, su valor metodológico y epistemológico, fue resultado de un ejercicio de construcción colectiva de conocimiento donde convivieron 196 personas, de 29 entidades federativas, en diferentes mesas de trabajo. Eran representantes del activismo, la academia, las organizaciones de la sociedad civil y en conjunto buscaban analizar las principales problemáticas que enfrenta la disidencia sexual en México. Así nació la Coalición Mexicana LGBTTTI+, que desde finales del mes de enero comenzó a elaborar una plataforma que les permitiera colocar en la agenda pública y electoral 12 propuestas legislativas y 66 puntos de acción que tienen por objetivo: “impulsar el reconocimiento y garantizar el ejercicio pleno de todos los derechos humanos de todas las personas y específicamente de las poblaciones LBGTTTI+ (lesbianas, bisexuales, gays, transgénero, transexuales, trasvestis, intersexuales, y más) en México”[2].

Los contenidos de la agenda plantean en un documento conjunto propuestas para todo el colectivo LGBTTTI+ y no se presentan diferentes pliegos petitorios para cada una de las identidades. No obstante, estratégicamente, se busca lograr garantías específicas para personas trans e intersex, quienes atraviesan por procesos corporales diferentes, y por lo tanto necesitan atención médica específica. La agenda política de la coalición coloca siete “ejes de acción” sobre problemáticas que se repiten en la vida cotidiana de cada uno de los cuerpos que integran esta comunidad. Como lo son: la dificultad del acceso a la justicia, la violencia simbólica, física y psicológica vivida en diferentes espacios, como las escuelas, los hogares, los centros de salud, los espacios laborales, el periodismo y la cultura. Y que se transforman en acciones y delitos como como crímenes de odio, discriminación, bullying, expulsión familiar y segregación laboral.

En su propuesta epistémica, este documento político plantea velar por los intereses de las personas de la diversidad sexual, pero también pensando, mediante un enfoque interseccional, en las problemáticas situadas que enfrenta cada persona del colectivo dependiendo su edad, su corporalidad, su género, su lugar de origen o su posición socioeconómica. Así, aparecen propuestas como[3]:

  • “1.6 Prevenir y erradicar las intervenciones quirúrgicas y tratamientos médicos innecesarios, no consentidos e invasivos a los que son sometidas las personas nacidas con con variaciones de las característica sexuales (intersex). Respetando su derecho a la autodeterminación y a la integridad física”.
  • “1.5 Garantizar que el Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA) establezca e implemente instrumentos, políticas, procedimientos, servicios y acciones de protección para niñas, niños y adolescentes que hayan sufrido discriminación o violencia por orientación sexual, identidad y expresión de género”
  • “2.9 Garantizar que las personas transgénero, travestis y transexuales accedan a servicios médicos especializados para atender la enfermedad por adyuvante[4] en humanos y los daños ocasionados por inyección de aceites y polímeros[5], así como la elaboración e implementación de campañas de prevención para evitar estas prácticas”.
  • “4.2 Crear e implementar políticas públicas, a través de programas y acciones afirmativas, que brinden atención integral a personas LGBTTTI+ en situación de pobreza o pobreza extrema, con vulnerabilidades cruzadas, por ser indígena, tener alguna discapacidad, vivir en situación de calle, ser adulto o adulta mayor, migrante, estar privada de la libertad o por cualquier otra razón que restrinja la exigibilidad de sus derechos”

El valor histórico de la agenda recae en dar continuidad a un ejercicio político democrático, que los colectivos de la disidencia sexual han impulsado desde hace cuarenta años, en México y el mundo. Mediante el ejercicio de la protesta pública y la libre asociación, la población sexo diversa se ha organizado para exigir cambios legislativos que permitan modificar marcos normativos en materia de derechos humanos, igualdad y no discriminación. Logrando hacer efectiva la garantía de derechos como los derechos sexuales y reproductivos, el derecho a la autodeterminación, a la identidad de género autopercibida, al matrimonio igualitario. En este sentido, la Coalición Mexicana LGBTTTI+ sabe que en México, la reformas como la del Código Civil de 2014, que permite que en la Ciudad de México el reconocimiento a la identidad de género de las personas trans mayores de 18 años, sea únicamente un procedimiento administrativo, o la reforma de 2015 sobre el matrimonio igualitario emitida por la SCJN, hoy garantizan ciertos derechos pero también, mediante cabildeos y mayorías ideológicas, pueden ser derogados. Ante este panorama la colación se posiciona con la consigna “Ni un paso atrás”, a todos los derechos. Además, plantea a universalización de garantías y el alcance nacional de cada una de sus propuestas.

A 22 días de la elección, las y los integrantes de Coalición Mexicana LGBTTTI+ continúan combatiendo contra la indiferencia de candidatas y candidatos de todos los partidos políticos, quienes, mediante su nula respuesta o apertura al diálogo, demuestran su falta de voluntad política para posicionarse ante la agenda de la disidencia sexual. Tal es el caso de los candidatos presidenciales, que ya con su silencio nos dicen mucho. Si bien destaca la participación en este ejercicio de candidatos como Alejandra Barrales, Xóchitl Gálvez, Purificación Carpinteyro, Armando Ríos Piter, Sahuí Rivero, Carlos Lomelí y Jera León de la Cruz, cuantitativamente, las propuestas todavía se encuentran distantes de la mayoría de las y los candidatos, por lo que se hace indispensable la participación política de toda la comunidad LGBTTTI+ y aliados. No sólo en el sentido de exhortar a las y los candidatos a conocer la agenda y respaldarla. Sino también en el sentido de construir una cultura política que permita el ejercicio pleno del derecho a la no discriminación, la libertad de orientación sexual y autodeterminación, mediante la construcción de espacios donde sea esto posible.

De modo que, esta agenda coloca la fotografía de un panorama en el que podemos incidir con propuestas que pueden ir desde modificaciones al reglamento interno de un salón de clases, poner a debate el aumento de crímenes de odio, hablar en clase temas como el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos, modificar planes de estudio hacia la inclusión de la perspectiva de género, brindar asesorías y capacitaciones sobre el derecho a la no discriminación al personal de una empresa, servidores públicos, médicos o estudiantes de medicina, o acompañar conscientemente a un amigo o amiga a marchar con orgullo por la diversidad sexual. Así también estarías aprovechando las actividades que el mes del orgullo trae para ti, y participando en un ejercicio colectivo que cada año se replica en más localidades. Celebramos las que acaban de suceder en Ecatepec, Tlaxcala, Morelos, Michoacán, Jalisco y Yucatán. Y si eres chilango, nos encontramos el sábado 23 en la Victoria Alada.

#NiUnPasoAtrás, #TodasLasFamilias #TodosLosDerechos

 

@LNDiversidades

 

[1]Así lo afirmó Patria Jiménez en la presentación de prensa de la agenda el pasado 21 de marzo en el Museo Memoria y Tolerancia. Patria es la primera diputada federal que sostuvo políticamente su identidad como lesbiana, fundadora en 1991 de “El Clóset de Sor Juana” asociación civil lesbofeminista.

[2] Descarga la agenda aquí.

[3] Propuestas recopiladas de la “Agenda política de la Coalición Mexicana LGBTTTI+”. Consultada en línea, junio 2018.

[4] Síndrome inflamatorio autoinmune inducido por exposición crónica a silicona y otros adyuvantes.

[5] Se refiere al uso inadecuado e indebido de aceites y otras sustancias que algunas personas se inyectan para realizar modificaciones corporales

Close
Comentarios