La culpa no es del indio, sino del que lo hace culpable

A pesar de los esfuerzos para crear leyes que protejan los sectores más vulnerables de la sociedad, la discriminación sigue ocurriendo y el caso se agrava cuando figuras públicas promueven un discurso de odio que da pie a que ciertos grupos ganen poder y alimenten estereotipos en la sociedad.

¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.

Albert Einstein

Por: Carlos Esquivel

El dicho “La culpa no es del indio, sino del que lo hace compadre” es una invitación abierta a discriminar, pues ‘indio’ lo refiere como un objeto y no un sujeto, lo que condensa un prejuicio en la sociedad al identificar de manera despectiva a una persona cuando se le intenta ver como un par (compadre).

Este tipo de señalamientos crean un sentimiento de culpa en ambos, pues colocan a uno en un estrato inferior (en el que no quiere estar y del cual se “debe” de sentir culpable de pertenecer), y al otro lo reducen al mismo, dando paso a la discriminación, pues se justifica ofender a la otra persona para no estar en el mismo “nivel”, y se normaliza esta práctica.

El próximo 21 de marzo se conmemorará el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, lo que me hace pensar en otras frases como “Mejorar a la familia”, “está morenita pero bonita” o incluso, el típico “¿qué va a llevar, güerita?” que también son muestra indiscutible de este problema en la sociedad, pues la ejercemos de manera inconsciente día a día, y es tan “normal” que pasa desapercibida.

Este tipo de discriminación ha estado presente a lo largo de nuestra historia, ejemplo claro es la clasificación de castas en la época colonial, donde encontrábamos nombres denigrantes como ‘salta patras’, ‘no te entiendo’ o ‘torna atras’ que definía la posición de la persona en la sociedad, lo que posiblemente, continúe ocurriendo 500 años después.

El año pasado, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) publicó un estudio donde se indica que el color de piel de las personas influye en el nivel de estudios y las oportunidades laborales que tiene la gente en México (junio, 2017). Asimismo, otra serie de publicaciones por organismos como el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) y la UNAM exponen el tamaño del problema, pues en la Encuesta Nacional de Indígenas que mide la percepción de los no indígenas sobre quienes sí lo son, la principal desventaja de serlo es la discriminación con un 43.2 % de los encuestados (DGCS, UNAM, 2016). Por otra parte, información del CONAPRED señala que, mujeres y hombres, siendo más visible en las primeras, tienden a identificarse con tonos de piel más claros (CONAPRED, 2010).

Un caso muy particular que ocurrió recientemente y aprovechó el momento político que atraviesa nuestro país, fue el ‘tuit’ que el dirigente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Ochoa Reza publicó haciendo referencia a los ‘chapulines’ del PRI a MORENA donde los llamó “PRIetos”. Esto desató una serie de contestaciones en su contra, pues esa palabra es comúnmente utilizada de manera despectiva para personas con un color de piel morena, a lo que él tuvo que dar una explicación más detallada que poco favoreció.

En este sentido, podemos observar la afinidad que esta palabra puede tener con ciertos segmentos de la sociedad y que ha permitido a figuras políticas, religiosas y otros organismos lucrar con ellos a través de la demagogia y falsas promesas al “empoderarlos” con la idea de que ellos son los buenos y, los blancos son los malos.

El próximo número de National Geographic abordará el tema como una autocrítica (mea culpa) a sus publicaciones que, durante más de 80 años contribuyeron a crear estereotipos raciales sobre poblaciones muy específicas. La imagen de la portada muestra a unas gemelas biraciales, una con rasgos blancos y otra con rasgos negros bajo el título ‘Black & White’. Para realizar este análisis, se apoyaron en los trabajos de John Edwin Mason, académico especializado de la Universidad de Virginia en historia de la fotografía e historia de África, quien se encargó de revisar los ejemplares más viejos de la revista y evaluar su enfoque desde el punto de vista racial y étnico, donde encontró que la revista no mostró durante décadas ningún interés por ofrecer una visión más abierta y sin prejuicios de la diversidad a diferencia de otras publicaciones como Life.

Las instituciones de nuestro país y de otras partes del mundo también son partícipes en esta práctica, pues a pesar de los esfuerzos que han hecho por crear leyes que protejan los sectores más vulnerables de la sociedad, no es visible un cambio de fondo, ya que continúa ocurriendo y el caso se agrava cuando figuras públicas promueven un discurso de odio que destapan la cloaca de la sociedad, dando paso a que ciertos grupos ganen poder y tengan más confianza de expresarse y actuar libremente alimentando estereotipos en la sociedad.

En LEXIA entendemos la importancia de los dichos y refranes como una condensación de juicios y estereotipos que hay que combatir para construir una sociedad más equitativa y justa.

Una persona, sin importar su origen étnico, forma de amar, capacidad física, identidad sexual, creencia u otra variable, no debe de sentir culpa, pues eso no lo define como persona, lo complementa y forma parte de su identidad y la de todos.

“La culpa no es del indio… nosotros que lo hacemos el culpable”. 

 

@LexiaGlobal

Close
Comentarios