Lo que no puede faltar en la nueva cara de Pemex y CFE

Diseñar estructuras de gobierno al interior de empresas estatales implica retos. Los problemas de gestión en estas corporaciones se agravan por intereses políticos distintos a los de la empresa que no permiten generar certidumbre en los planes y procesos de toma de decisiones. Además, existe la tentación del Estado de otorgar privilegios injustificados a las empresas estatales sin permitir que exista un piso parejo para competir.

Por: María Fernanda Ballesteros (@mfballe)

Desde que inició este sexenio prácticamente todos los días se llevan a cabo acciones que anuncian un cambio de rumbo en Petróleos Mexicanos (Pemex) y en la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Entre ellas, la iniciativa de reforma a la Ley Pemex presentada por el grupo parlamentario de Morena, la cual plantea cambios trascendentales tanto en objetivos, como en la estructura actual de gobierno de la empresa.  Desde México Evalúa hemos advertido sobre los riesgos de estos cambios al marco jurídico, que incrementan la interferencia política en los procesos de toma de decisión y reducen los contrapesos al interior de la empresa. También, enviamos una carta abierta a los legisladores con nuestras preocupaciones para que sean discutidas de manera abierta y plural.

Diseñar estructuras de gobierno al interior de empresas estatales implica numerosos retos. Los problemas de gestión en este tipo de corporaciones se ven agravados por intereses políticos distintos a los de la empresa que no permiten generar certidumbre en los planes y procesos de toma de decisiones. Además, existe la tentación por parte del Estado de otorgar privilegios injustificados a las empresas estatales sin permitir que exista un piso parejo para competir, en detrimento de la calidad de los bienes y servicios que se ofrecen a los consumidores.

Otro problema de gestión en las empresas estatales se presenta cuando existen mecanismos débiles de control interno o anticorrupción, lo que provoca que se distorsionen los incentivos hacia la integridad y el buen comportamiento de los empleados y otros actores interesados, como pueden ser contratistas y proveedores. Por eso es tan relevante que existan mecanismos al interior de estas empresas que ayuden a blindarlas de corrupción e incentiven un mejor funcionamiento.

En México Evalúa creemos firmemente que con mayor transparencia y un buen gobierno el destino de Pemex y CFE podría cambiar positivamente. Tenemos evidencia de cómo sí es posible fortalecer a estas empresas sin debilitar sus contrapesos internos.

Transparencia para rendir cuentas y generar valor

Aunque la transparencia no es la panacea para todos nuestros problemas, la difusión de información en empresas estatales puede ser una herramienta efectiva de rendición de cuentas frente a los riesgos propios de estas empresas, como los  relacionados con la interferencia política y labores de supervisión en materia de integridad y corrupción.

La transparencia y difusión de información ha sido considerada por Transparencia Internacional como uno de los 10 principios más importantes para combatir la corrupción en este tipo de empresas. Asimismo, el consenso en la iniciativa privada sobre la transparencia corporativa como uno de los elementos más relevantes dentro de un gobierno corporativo es cada vez mayor. Mediante la difusión de información y procesos más transparentes, las empresas estatales pueden generar confianza sobre su actuación y desempeño hacia diferentes actores interesados, incluyendo inversionistas, socios comerciales y los ciudadanos, que son lo más parecido a sus accionistas. De esta forma la transparencia puede ayudar a estas empresas a cumplir con su nuevo objeto a partir de un ambiente de mayor confianza y rendición de cuentas.

En México Evalúa nos dimos a la tarea de analizar cómo desde la transformación de Pemex y CFE a Empresas  Productivas del Estado (EPEs) se ha impulsado la transparencia corporativa en estas empresas. El tema nos pareció aún más relevante en el contexto nacional, tras los cambios que se dieron a partir de la Reforma Energética, cuando se les otorgó a las EPEs un régimen especial y la posibilidad de diseñar sus propios mecanismos de control. Estas modificaciones parecen ser el elemento perfecto para el acompañamiento de una política fuerte y agresiva de mayor transparencia y difusión de información que sirve como un mecanismo de rendición de cuentas apropiado para el nuevo objeto de las EPEs.

Desarrollamos una herramienta para diagnosticar el estado del ejercicio de la transparencia corporativa en las EPEs con el objetivo de impulsar mejores prácticas de transparencia corporativa para que puedan ser más eficientes, más competitivas y más eficaces en el combate a la corrupción. Lo que queremos es cambiar la cara de CFE y Pemex con mejores prácticas de transparencia y gobierno corporativo para generar más valor y blindarlas de corrupción.  El próximo miércoles 13 de febrero presentaremos nuestros hallazgos y propuestas, los cuales pueden ayudar a mejorar el rumbo de Pemex y CFE.

La actual administración está interesada en fortalecer a las empresas estatales del sector energético. Nosotros también y por eso presentamos estas propuestas que creemos que deben considerarse. Debemos discutir de forma clara y abierta lo que ha funcionado y lo que no para Pemex y CFE desde que se transformaron en EPEs.

Pongamos a debate la nueva cara de Pemex y CFE

Aunque la iniciativa a la Ley Pemex busca cambiar los objetivos de la empresa más importante del país, el Congreso no ha mostrado signos de apertura a la sociedad civil y a actores del sector energético para el intercambio de ideas.

Por ello, el miércoles 13 de febrero abriremos la discusión. Con la presentación de nuestros hallazgos inauguraremos un foro en el que expertos y organizaciones expondremos nuestras preocupaciones y propuestas en torno a dicha iniciativa. Entre los participantes está CartoCrítica, Ombudsman Energía México, Pulso Energético, Brilliant Energy, GMAC, entre otros.

Empresas estatales alrededor del mundo han encontrado una nueva razón de ser, una nueva cara. Nosotros también podemos ¡Discutamos qué Pemex queremos!

 

@mexevalua

Close
Comentarios