Gobiernos europeos obstruyen rescates que salvan vidas

El último incidente de una larga serie de acciones para obstruir las operaciones de búsqueda y rescate se ha dado en Italia, donde las autoridades impiden el desembarco de 216 personas rescatadas por un buque de la organización Proactiva.

Médicos Sin Fronteras se ha dirigido al Gobierno de Italia y a los de otros países de Europa y ha condenado cualquier acción que impida las operaciones de rescate en el Mediterráneo Central y que impliquen el retorno de personas a Libia.

“El reciente incidente, donde las autoridades italianas han ordenado la retención del buque Open Arms de la organización Proactiva tras el rescate y desembarco de 216 personas, es el último de una larga serie de acciones que obstruyen las operaciones de rescate vitales de las ONG”, dice Annemarie Loof, coordinadora de operaciones de MSF.

“Entendemos que el Open Arms rescató a personas en aguas internacionales. En uno de los rescates, a 73 millas náuticas de las costas de Libia, los guardacostas libios amenazaron a los equipos de rescate con violencia”, continúa Loof. “Hay un nivel preocupante de cooperación entre gobiernos europeos y la guardia costera de Libia: desde entrenamiento y material de apoyo, a pavimentar el camino de los guardacostas libios en aguas internacionales con el fin de que devuelvan a estas personas a Libia”.

La campaña de criminalización de las ONG se traduce en una reducción de las operaciones de búsqueda y rescate

Si bien los hechos en torno al rescate y la captura del buque aún no se han esclarecido completamente, estas acciones llevan el sello de una campaña de criminalización contra las ONG que realizan operaciones de búsqueda y rescate.

“Estamos viendo una tendencia alarmante por parte de los gobiernos italianos y de otros países europeos en la criminalización y el bloqueo a las ONG, incluida MSF, que realizan actividades de búsqueda y rescate en el Mediterráneo central”, dijo Loof.

“Desde el verano de 2017, las autoridades italianas, respaldadas por la Unión Europea, han obstruido cada vez más las operaciones de las ONG para salvar las vidas de las personas en el mar: desde un código de conducta mal concebido hasta investigaciones criminales con intereses políticos que alimentan las sospechas hacia las ONG y afectan directamente su capacidad para continuar con su trabajo “, agregó Loof. “Con la reciente incautación del Open Arms en Sicilia, el Aquarius, operado conjuntamente por SOS Méditerranée y MSF, es ahora el único barco en el mar perteneciente a una ONG”.

Las políticas europeas de disuasión y contención ponen en peligro la vida de las personas

Los gobiernos europeos están aplicando políticas de disuasión y contención en Libia aun cuando a las ONG se les impide salvar vidas en el mar y a pesar también de que las personas no tienen una ruta segura y una alternativa legal para huir de horribles niveles de violencia, abuso y explotación.

“Bajo ninguna circunstancia los refugiados y los migrantes deben ser devueltos a Libia o permanecer atrapados allí. Claramente, los gobiernos europeos no están dando prioridad a la seguridad de estas personas; más bien están jugando a un sucio juego político mientras las vidas de estas personas penden de un hilo “, concluye Loof.

 

@MSF_Mexico

Close
Comentarios