Aerolíneas, las amas o las odias

El 80 por ciento de los mexicanos no han viajado en avión en el último año, de acuerdo con una encuesta de Defoe.

La última vez que me subí a un avión para regresar a Ciudad de México iba sin prisas. Hasta llegué al aeropuerto con la fantasía de que hubieran sobrevendido el vuelo y me ofrecieran un upgrade sin costo para volver al día siguiente. Ya saben, pagarme una noche de hotel en un cinco estrellas con cena y dinero electrónico en alguna tienda de electrónicos con tal de regresarme 24 horas más tarde…

Pero no, eso no sucedió. ¿Por qué? De entrada porque no tengo tan buena suerte. De todas formas algo bueno saqué de esta extraña fantasía. Como ya saben que en @defoemx lo que nos interesa es saber su opinión sobre la vida diaria, decidimos preguntarles a los mexicanos sobre su experiencia de viajar en avión.

Lo primero es saber cuántas veces han viajado últimamente en un vuelo comercial, así normalito pues… Y bueno, pues muy pocos mexicanos lo han hecho en los últimos 12 meses.

 

Y aunque viajar es viajar, pues siempre hay diferencias, tanto en los precios como en el servicio, y la experiencia de ir a un lugar a otro puede cambiar de ser un momento lleno de felicidad a convertirse en el inicio de la peor película de terror. Así que les preguntamos a los mexicanos si habían escuchado hablar sobre algunas aerolíneas que operan en nuestro país y cuál es su opinión al respecto.

Es notable la diferencia de penetración entre la aerolínea más conocida en nuestra encuesta y la que menos: ¡más de 50 %!

 

En este caso no aplica la famosa frase de “no importa si hablan bien o mal de ti, pero que hablen”. Aquí sí importa la opinión que tenemos sobre las aerolíneas –basadas en nuestra experiencia o en la del vecino– pues esto podría determinar si las consideramos o no para nuestro siguiente viaje. Es por eso que a quienes dijeron conocer dichas aerolíneas, les preguntamos cuál es su opinión sobre ellas.

Además de las aerolíneas tradicionales, desde 2005 se introdujeron las llamadas aerolíneas de bajo costo en nuestro país. Así que quisimos preguntarles a nuestros encuestados si coinciden con que realmente esa oferta hace más accesible viajar por aire. Aún cuando –como vimos en la gráfica 1– nuestros encuestados no viajan mucho, sí consideran que los precios son más accesibles.

 

Finalmente, para viajar no es necesario tomar un avión. ¿O qué, ustedes no viajan en camión? Aquí la muestra de cómo menos de la mitad lo ha hecho en los últimos 12 meses.

No importa cómo nos traslademos, viajar siempre es un placer, en avión, camión o auto propio. Y ahora es buen momento para hacerlo. No digamos de dientes pa’ fuera lo de reactivar la economía a través del turismo. Si pueden ir al pueblito de al lado, aunque sea de ida y vuelta, ¡háganlo! Ahora que si viajan en avión y les toca la mala suerte de sufrir alguna historia del terror por el mal servicio, sáquenle el lado positivo: serán el centro de atención en la siguiente sobremesa.

Cuéntenos cómo les fue en su último viaje en @defoemx y en @yamilnares. ¡Queremos saberlo todo!

Close
Comentarios