El famoso y mañoso sticky rice tailandés

El famoso sticy rice tailandés es un favorito mundial. No es complicado de hacer, pero tiene sus mañas. Aquí te las describo.

El famoso y mañoso sticky rice tailandés

Si sale bien, el famoso sticky rice tailandés puede ser uno de los postres más ricos que podrías comer. Húmedo, dulce, inflado y ligeramente pegajoso, con un profundo sabor a leche de coco. Ñom ñom. Pero si sale mal, puede ser un completo desastre.

Aunque no es tan complicado de hacer, tiene un par de mañitas que se deben de tomar en cuenta para no echarlo a perder.

Maña 1: Utiliza arroz glutinoso tailandés de buena calidad. Lo puedes encontrar en la mayoría de las tiendas asiáticas, con suerte en la sección “internacional” de un súper normal. Si no encuentras, puedes utilizar arroz para sushi de buena calidad, pero el resultado no será el mismo.

Maña 2: Agita con tus manos o “lava” el arroz en agua para quitarle el almidón. Tira el agua y cubre con agua limpia otra vez. Repite el proceso unas 4-5 veces o hasta que el agua salga limpia. Después deja remojar el arroz completamente sumergido en agua fría, alrededor de 6 horas.

Maña 3: Usa leche o crema de coco tailandesa de buena calidad. Entre más espesa, mejor.

Maña 4: Usa vaporera en vez de arrocera u olla. Si los hoyos de tu vaporera son muy grandes, usa manta de cielo o gasa en el fondo.

INGREDIENTES (2 personas)

1 taza de arroz glutinoso

1 lata de leche de coco

1 mango

3 cucharadas de azúcar

1 pizca de sal

PREPARACIÓN

Bien, ya tienes tus ingredientes listos, tu arroz remojado y tu vaporera con agua hirviendo a fuego alto.

Saca el arroz del agua y ponlo en la vaporera. Déjalo ahí, con tapa y sin moverlo alrededor de 15 minutos.

Calienta la crema o leche de coco a fuego bajo. Añade las 3 cucharadas de azúcar y la pizca de sal, revolviendo hasta que se disuelvan. En cuanto empiece a espumar o hervir, retírala del fuego. No dejes que hierva o se puede cortar y convertirse en grumos.

Pon el arroz en un bowl o plato hondo. Añade la leche o crema de coco preparada, aún caliente, cucharada a cuchara mientras lo revuelves.

Corta el mango en rebanadas y ponlo encima o al lado del arroz. Puedes guardar un poco de leche de coco y ponerle encima antes de servir.

¡Listo! súper fácil.

Si todo sale bien, debes tener algo así al final:

@JorgeHill

Close
Comentarios