Jokbal, las carnitas coreanas

Parecido a las carnitas, pero aromático, frutal y ligeramente dulce. Aquí como prepararlo.

Jokbal, las carnitas coreanas

Si vas merodeando en la noche por las calles del barrio Hongdae en Seúl, de preferencia con una botella de soju en la mano, podrás ver un local doble que siempre está retacado de gente a cualquier hora.

Tiene unos anuncios de neón amarillos que dibujan un cerdito y en la parte de afuera hay un corto menú, con unas 5 o 6 variedades de Jokbal. El olor que emana es intenso, delicioso y será medianamente familiar para un mexicano.

Si entras y eres amante del ajo, puedes pedir uno que viene bañado en una salsa con cantidades ridículas de ajo picado -mi recomendación definitiva-.  Te van a dar unos guantes de plástico para que no te andes con  pequeñeces y comas como se debe: con las manos.

Unos minutos después te llegará un enorme plato al centro, con una pata entera de cerdo, con todo y chamorro. Un par de bocados después, si eres mexicano, te darás cuenta que se ve, siente, huele y sabe muy parecido a las carnitas, pero con algunos toques aromáticos, frutales y ligeramente dulces.

Pero como no necesitas ir a Corea para preparar este clásico platillo coreano, acá te digo cómo hacerlo en tu casa.

INGREDIENTES

1 pierna de cerdo completa con piel (pata y chamorro)

1 manzana verde

1 ajo

1 cebolla blanca

4 cebollas de verdeo (cambray, si no encuentras)

8 ciruelas pasa (Los coreanos usan “Jujube”, pero es casi imposible encontrarlo en México)

2 anís estrella

1 varita de canela

6 granos de pimienta

1 cucharada de tu café molido favorito

1 cucharada grande de pasta de doenjang (opcional)

1 taza de salsa de soya

2 cucharadas de azúcar morena

1 cucharada sal

200 g. de jengibre

1/2 taza miel

PREPARACIÓN

Corta en pedazos del tamaño de un bocado la manzana, cebollas, jengibre y ajo.

Vas a meterlos en bolsas grandes para té o envolverlos en manta de cielo para que no esté todo nadando en la olla. Ahí mismo vas a meter el anís estrella, canela, ciruelas pasa, granos de pimienta y el café. Con esto se va a crear una infusión deliciosa en el caldo.

Lava la pata muy bien bajo el chorro de agua fría, de preferencia tallando con algún cepillo o fibra.

Mete la pata completa en una olla grande, que quede acostada horizontalmente. Añade agua hasta que quede cubierta. Añade la bolsa de ingredientes y la sal, azúcar, miel y soya.

Cubre la olla, ponla a fuego alto y en cuanto empiece a hervir baja la llama a fuego medio.

Deja alrededor de dos horas al fuego. Checa que la pata esté bien cocida y la carne suave. Si le falta, déjala una media hora más, máximo.

Sácala y sirve como quieras, hay a quien le gusta quitar la carne y pata del hueso y servirla en un plato. Otros prefieren poner la pieza entera en un platón y entrarle directo.

Usa hojas de lechuga fresca como “tortilla” para hacerte “tacos” de Jokbal.

Los coreanos usan una salsa hecha con mini-camarones fermentados, pero tú usa tu salsa favorita, una fresca le va a ir bien.

Puedes espolvorear al final con un poco de ajonjolí y cebolla de verdeo picada para un toque extra de sabor.

Si todo salió bien, debes tener algo como esto al final.

Provechito.

@JorgeHill

Close
Comentarios