Kimchi jjigae, la tradicional sopa coreana

Nada más clásico en la comida coreana que el kimchi, seguido de la sopa de kimchi. Aquí una receta fácil para hacer el tradicional kimchi jjigae.

Kimchi jjigae, la tradicional sopa coreana

No hay Corea sin kimchi. Entre las primeras 3 cosas que se aprenden de la cultura coreana siempre estará el k-pop, los doramas y esa extraña lechuga fermentada, salada y con fuerte sabor a ajo.

El kimchi está en todos lados. Aunque no se use para algún estofado o sopa, estará siempre ahí entre los banchan (platillos de acompañamiento de toda comida coreana). Es un gusto adquirido, normalmente es shockeante la primera vez que se prueba. Algunos lo odian instantáneamente, otros no saben cómo reaccionar. Pero casi siempre, a los pocos minutos, se quiere más y más.

La preparación de grandes cantidades de kimchi con toda la familia es común y las abuelas guardan como un tesoro sus vasijas de barro con kimchi  en la azotea, fermentándose a temperatura ambiente.

Hay kimchi fresco recién hecho, hay kimchi con unos días de fermentación, hay kimchi con 5 años de fermentación. Para que se eche a perder debe pasar algún tipo de tragedia. Se considera “superfood” y sus muchos beneficios para la salud son famosos. Entre los tradicionales o conservadores se dice que quien hace buen kimchi es por definición buen cocinero, y que las mujeres que hacen buen kimchi serán buenas esposas.

Si quieres hacer tu propio kimchi, aquí tengo un video que te enseña cómo hacerlo. Pero seamos realistas, es laborioso, algo tardado y se necesita mantener en conservación.

La buena noticia es que ya puedes conseguir kimchi en casi cualquier tienda oriental y lo vas a encontrar de manera segura en alguna de las muchas tienditas o súpers coreanos que hay en la zona rosa en CDMX.

Si el kimchi es un clásico, también lo es la sopa de kimchi, llamada kimchi jjigae (“yigue” o “chigue”).

Hay muchas versiones, algunas complejas, y se puede hacer con muchos ingredientes. Pero aquí les comparto una receta básica y clásica.

INGREDIENTES (2 personas)

1 taza de kimchi fermentado (3 semanas o más)

1/2 cebolla blanca

1 cebolla de verdeo (o cambray)

150 g. tofu firme

pizca pimienta

2 dientes de ajo

200 g. carne de cerdo (de preferencia pork belly)

1 cucharada de gochujang (pasta picante coreana. Si no consigues, sustituye con chile picado y una pizca de consomé de pollo o res)

1 cucharada de salsa de soya

PREPARACIÓN

Corta la carne de cerdo en trozos del tamaño de un bocado. Puedes dejarla marinando una hora con un poco de soya y pimienta, si quieres un poco de sabor extra.

Corta la cebolla en julianas. Pica la cebolla de verdeo en rodajas delgadas. Corta el tofu en cubos del tamaño de un bocado. Pica el ajo tan fino o grueso como prefieras, en Corea es común que sea grueso.

Mezcla todos los ingredientes, menos la cebolla de verdeo, en una olla. Fuego alto hasta que hierva, entonces baja a fuego medio y tapa. Déjalo hervir por unos 10 minutos.

Sirve y decora cada plato con un poco de cebolla de verdeo.

¡Listo! facilísimo, la neta.

Si todo salió bien, al final debes tener algo así:

@JorgeHill

Close
Comentarios