María y José Luis: los nombres de los desaparecidos

Nombramos al 61% de las personas desaparecidas con solo 140 apellidos, mientras que se necesitaron 637 nombres para saber cómo se llama el 57% de ellos. Los nombres más comunes son José Luis y María Guadalupe; Hernández, García y Martínez son los apellidos más comunes de personas desaparecidas.

Por: Héctor Chávez (@hectorchavezgr)  y Carolina Torreblanca (@caro_whitetower

El pasado lunes 13 de noviembre, Data Cívica hizo pública una versión de la base de datos del Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED) en este enlace que, a diferencia de la base oficial, también incluye el nombre de 31 mil 968 personas. Esto significa que ahora es pública una base que incluye el 99% de los nombres de las personas desaparecidas que, hasta ese lunes, eran renglones sin nombre ni rostro. #PersonasNoRenglones surge de la necesidad y la exigencia de justicia, verdad y memoria para las personas desaparecidas y sus familias. Surge del imperativo de que las personas desaparecidas en México recuperen su nombre y su rostro, de la necesidad de construir memoria, de re humanizar a las víctimas.

¿Cómo lo hicimos?

Para reconstruir los nombres de las personas desaparecidas hicimos miles de búsquedas automatizadas a la plataforma de consulta en línea del RNPED. Dicha plataforma sirve para hacer consultas particulares y saber si una persona en específico está o no en el Registro. Enlista a las personas que coincidan con los criterios de búsqueda, incluyendo sus atributos, como estatura, señas particulares, edad, municipio y estado. Esta plataforma permite hacer búsquedas por nombre, sin embargo, no lo despliega en los resultados. Esto quiere decir que si conoces el nombre exacto de la persona que estás buscando, la plataforma filtra la base completa y te arrojaría como resultado un solo registro; si por el contrario buscas simplemente “María”, la plataforma filtra la base y te enlista todos los registros de personas desaparecidas con ese nombre, aunque no te despliega el nombre completo de ninguna de ellas.

Sin embargo, usando los atributos asociados a cada registro, podíamos identificar aquellos que empataban con cierto nombre y cierto apellido. El procedimiento a seguir era entonces claro: si hacíamos suficientes búsquedas con suficientes nombres podríamos reconstruir los nombres completos de cada una de las personas en el registro. Sólo teníamos que pensar en suficientes nombres y apellidos

Dado que la cantidad de nombres que se nos podrían ocurrir en Data Cívica era muy limitada, decidimos acudir a los directorios de nombres más grandes del país: los padrones de beneficiarios del IMSS y de SEDESOL. Uno por uno, filtramos la base de datos completa usando cada nombre y cada apellido (en un proceso automatizado) y descargamos la base de datos correspondiente. Se descargaron un total de 17 mil 731 bases de datos de registros con cada nombre y apellido y se reconstruyeron los nombres completos de cada persona a partir del resto de información en cada renglón (estado, municipio, estatura, edad, etc.).

¿Cómo se llaman las personas desaparecidas?

Después de renombrar a los desaparecidos en la base, ¿qué podemos saber de sus nombres? ¿Quiénes eran estas personas? Podemos saber, por ejemplo, cuántos nombres diferentes hay en el RNPED, cuántas veces se repiten y qué tan atípicos son estos nombres. Al hacer este ejercicio otra cosa resulta clara: la gran cantidad de errores e inconsistencias que tiene el RNPED a la hora de registrar los nombres de desaparecidos. Por ejemplo, hombres registrados como mujeres y viceversa o apellidos mal escritos e incompletos.

José Luis, Juan Carlos, Jesús, Miguel Ángel y Alejandro son los nombres de hombre que más se repiten en la base del RNPED.

En el caso de mujeres María Guadalupe, Guadalupe, Elizabeth, Alejandra y María de Jesús son los nombres más comunes en la base.

Los apellidos de las personas pueden decir mucho de ellas, como por ejemplo de qué estado de la República son o si son extranjeros. Si los apellidos de las mujeres desaparecidas fueran sistemáticamente diferentes de los de los hombres, podría dar pistas de los distintos procesos que lleva a su desaparición. Para ver si los apellidos varían según sexo, construimos un “ranking de popularidad” de acuerdo a la cantidad de veces que se repite cada apellido en la base del RNPED.

Encontramos que los apellidos más comunes para hombres son también los más comunes para mujeres, aunque también hay apellidos particularmente populares en mujeres o en hombres. Hernández, García, Martínez, González y Rodríguez son los apellidos que más se repiten tanto en hombres como mujeres. Para los hombres, Medina, Vega y Alvarado son los apellidos que más se repiten con respecto a los apellidos de mujeres. En cuanto a mujeres, Galicia, Zepeda, Palma, Gaspar y Albarrán son los apellidos que aparecen mayor número de veces con respecto a los apellidos de hombre.

¿Qué dice tu nombre de ti?

¿Qué tan comunes o qué tan peculiares son estos apellidos? Para saber esto tenemos que compararlos con los de la población general en México. Podemos hacerlo usando los nombres de los beneficiarios del IMSS, como muestra de cómo se llaman todos los mexicanos. Utilizando la misma lógica del “ranking de popularidad” hicimos un ranking según el número de veces que sale el apellido en el RNPED y lo comparamos con la frecuencia con la que aparece en el registro de afiliados al IMSS

En el caso de los hombres, los apellidos Hernández, García, Martínez, Rodríguez y González son los que más aparecen en ambas bases. Otros apellidos que aparecen con poca frecuencia en ambas bases, pero se repiten ligeramente más en el RNPED que en la base del IMSS son Tamez, Nez y Niz. En tanto a los apellidos que aparecen con mayor frecuencia en el IMSS pero que es muy raro encontrarlos en el RNPED están Chan, Santiz y Roblero.

Al hacer el mismo ejercicio de ranking de apellidos, pero para mujeres, los resultados no son muy distintos en cuanto a los más populares: Hernández, García, Martínez y González. En los apellidos más comunes en el IMSS y extraños en el RNPED vuelven a aparecer los apellidos Roblero y Chan. Salta a la vista un apellido con muy baja frecuencia en el IMSS y que cuenta con cierta popularidad en el RNPED: el apellido “Te”. Si bien podría ser un error en el proceso de registro de los nombres, hay 10 mujeres registradas con el apellido paterno “Te”.

En el mismo análisis con el ranking de popularidad, pero ahora con los nombres, en el caso de los hombres, los nombres más comunes en las dos bases son José Luis, Juan Carlos, Miguel Ángel, Francisco Javier y Marco Antonio. Por otro lado, los nombres poco comunes en ambas bases son Ramón Alberto, Roberto Alejandro, Oscar Luis, Ramón Antonio y Sergio Humberto. Ahora, cuando nos enfocamos en los nombres de hombres que son muy comunes en el IMSS pero poco comunes en el RNPED nos encontramos con los nombres de María Elena, María Guadalupe, Ana Laura y María Luisa. Esto, claramente, es un error: el RNPED hay al menos siete mujeres registradas como hombres. Esta es una de las tantas inconsistencias del RNPED que se podrían pasar por alto si no se contará con los nombres de las personas.

Para las mujeres, los nombres que más se repiten en ambas bases son María Guadalupe, María Fernanda y María Isabel. El nombre con la diferencia más grande en popularidad entre la base del RNPED y del IMSS es Del Carmen. También para el caso de los nombres de las mujeres nos encontramos con inconsistencias en los registros. El RNPED cuenta con al menos siete hombres registrados como mujeres: José Luis, Luis Alberto, Juan Pablo, José Alberto, José Antonio, Jorge Luis y Julio César.

Por último, nos quedamos con el número efectivo de nombres y apellidos, es decir, el número de nombres ponderado por la frecuencia con la que aparecen en cada base. Tenemos que el RNPED tiene 634 nombres efectivos de un total de 10 mil 896. Por su lado, el IMSS cuenta con un millón 153 mil 215 nombres y 1,064 nombres efectivos. Los 634 nombres efectivos del RNPED acumulan el 57% de todas las desapariciones. En cuanto a los apellidos, el RNPED tiene un total de 2 mil 815 apellidos distintos y 136 apellidos efectivos que acumulan el 61% de todas las desapariciones. Por su parte, El IMSS tiene 60 mil 865 apellidos distintos y 96 efectivos.

Esto quiere decir que los nombres de las personas desaparecidas son menos variados que los nombres de los mexicanos en general, pero que los apellidos de los que desaparecen son mucho más variados que los de los mexicanos afiliados al IMSS. Dicho de otro modo, el proceso de selección de ambas bases de datos es diferente en términos de los nombres y apellidos. No es un hallazgo menor.

Lo que los nombres de los desaparecidos dicen del RNPED

Mujeres registradas como hombres, hombres registrados como mujeres, apellidos de dos letras… Son algunas de las inconsistencias con las que actualmente cuenta el RNPED, sin embargo, son inconsistencias que han acompañado al registro desde su primera publicación. Inconsistencias que ahora podemos hacer visibles, denunciar y corregir contando con una base de datos con nombres de personas desaparecidas. Base de datos que también nos permite preguntarnos ¿por qué 136 apellidos acumulan más de 60% de las desapariciones de todo el país? ¿Por qué entre el apellido Santiz y el apellido Hernández hay 1,076 desapariciones de diferencia? ¿Quiénes son los que están desapareciendo en México? ¿Qué dicen sus nombres de ellos?


Nota Metodológica:

La base de datos de personas desaparecidas oficial la puedes descargar aquí, la que incluye los nombres aquí y el listado de nombres de derechohabientes del IMSS aquí.

Datos del RNPED a julio de 2017.

Close
Comentarios