Lecciones desde Nayarit

Se encontraron 33 cuerpos en fosas de uno de los municipios menos violentos de Nayarit. ¿Quiere esto decir que no podemos predecir la existencia de fosas en municipios mexicanos? No, pero debemos poner atención al contexto, la exclusión de información y lo que ocurre en municipios contiguos.

Por: Mónica Meltis @monicameltis y Héctor Chávez @hectorchavezgr

Esta semana fueron localizadas tres fosas clandestinas en la comunidad de Pantanal en Xalisco, Nayarit. Las fosas contenían restos de al menos 33 personas. Estos hallazgos importan porque rompen incertidumbres. Mientras abren duelos, cierran dudas terribles. Pensemos en una imagen: hay una madre que busca todos los días y desde hace muchos días a su hijo desaparecido. Los datos importan porque nos pueden ayudar a que esa madre se levante del suelo y deje de arañar la tierra, que pueda por fin llorarlo.

Ante el hallazgo de los restos de 33 personas el estado sigue dejando solas a las familias, declarando su incapacidad para identificar a las personas que ahí yacían y con eso, su incapacidad de dar fin a la búsqueda de miles de madres que no encuentran a sus hijas.

Esta incapacidad que se traduce en abandono ha sido la constante de la actual administración. No solo han sido las familias de víctimas quienes han salido a buscar a sus hijas y hermanas, han sido ellas también quienes han impulsado procesos como la nueva Ley de Desaparición, ellas quienes desentierran cuerpos en los campos.

Las omisiones comienzan desde la imposibilidad de dar con el paradero de sus familiares pero continúan con la falta de información que genera para que otras acompañemos este proceso. La falta de datos e información veraz obstaculiza aún más el proceso de búsqueda. Nos limita ante la posibilidad de encontrarles. Esto es particularmente cierto para el caso de Nayarit cuyo gobierno publicó en 2016 datos espurios de homicidios al Sistema Nacional de Seguridad Pública.

 

El Sistema Nacional de Información sobre Salud (SINAIS) y el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) son las dos fuentes de datos sobre homicidios en México. La primera se basa en reportes de autopsias y la segunda en carpetas de investigación abiertas, por lo que esperaríamos ver cifras distintas pero tendencias parecidas (ver este artículo).
Esto último se cumple para el caso de Nayarit en todos los años excepto en el 2016, año en el que divergen los cuerpos y las carpetas de investigación abiertas dado que las autoridades decidieron contar algo así como una de cada tres carpetas de investigación abiertas. Este tipo de desinformación genera análisis erróneos que limitan la capacidad de generar información útil para la búsqueda de personas desaparecidas al mostrar escenarios alejados de la realidad.

¿Qué sabíamos sobre Xalisco?

Las cifras de desaparición y homicidios de Nayarit arrojan que Xalisco es el quinto municipio con más homicidios en el estado. Geográficamente, es el único municipio con una tasa de homicidios mayor al 27.8 que no está localizado en el norte del estado.

En cuanto a las desapariciones es importante notar que Xalisco colinda con los municipios con las tasas más altas de desaparición en el estado: Tepic y Santa María del Oro. Dichos municipios junto con San Blas, también contiguo a Xalisco, acumulan el 90% de las desapariciones de todo el estado. Tan solo en 2017, Tepic registró 101 desapariciones, sin embargo es un municipio que ha registrado desapariciones de manera ininterrumpida desde 2009. Por otro lado, San Blas y Santa María del Oro son municipios en los que se registraron desapariciones por primera vez en 2017.

Es importante notar la coincidencia geográfica de las tasas más altas de desaparición en el estado de Nayarit. Sabemos que el “contagio” en el número de homicidios entre municipios es un hecho. Pareciera que en Nayarit ocurre algo similar en cuanto a personas desaparecidas. Xalisco es un ejemplo claro de ello.

 

Más aún, Nayarit se encuentra rodeado de estados con historias de violencia recurrente cuyas tasas de desaparecidos son altas (Jalisco: 95.83, Sinaloa:123.98, Zacatecas: 63.10). Nayarit tiene una tasa de desaparecidos mucho menor a estos estados (26.71 por cada 100 mil personas). Sin embargo, al estar rodeada por estos territorios, no queda exenta de violencias similares.

Predecir fosas

En colaboración con HRDAG y el Programa de Derechos Humanos de la Universidad Iberoamericana hemos desarrollado dos modelos estadísticos que estiman la probabilidad a nivel municipal de hallazgo de fosas clandestinas. En miras de generar insumos que contribuyan a la búsqueda y localización de personas desaparecidas continuamos incluyendo casos de hallazgos a nivel municipal (ver detalles del modelo aquí). El modelo utiliza información sociodemográfica, geográfica (caminos, relieves, costas, por ejemplo) y retoma datos sobre el contexto de violencia (por nombrar algunas: decomisos de armas y drogas, tasas de homicidios, desaparecidos, grupos criminales). Además, el modelo “aprende” de observaciones de fosas que hayan sido registradas por prensa y por fiscalías locales.

Con esto, el modelo estima una probabilidad a nivel municipal de existencia de fosas. Con la información de fiscalías que recibimos el año pasado fuimos capaces de comprobar que nuestro modelo es exitoso. Por ejemplo, municipios como San Fernando, Tamaulipas; Lázaro Cárdenas, Michoacán; Nogales, Sonora, eran municipios para los cuales nuestro modelo asignaba una probabilidad mayor a 80 % . Al recibir información sobre hallazgos de fiscalías locales confirmamos que ha habido, en efecto, hallazgos de entierros clandestinos.

Xalisco, sin embargo, es un municipio para el cual nuestro modelo no asigna una probabilidad alta de hallazgo. Para ambos 2015 y 2016 el modelo estima una probabilidad menor a 30 %. Esto, creemos, se debe a distintas razones. Una de ellas apunta a que la información incluida sobre violencia, particularmente sobre tasa de homicidios utilizando el Sistema Nacional de Seguridad Pública, subestima enormemente los homicidios en todo el estado. Además de revisar esta información, haremos evaluaciones sobre los procesos de de clasificación que utiliza el modelo para nuevos años y buscaremos nuevos insumos para continuar fortaleciéndolos.

Si bien el modelo que generamos estima probabilidades con base en fosas que han sido halladas entendemos no es el universo total de fosas clandestinas en el país. La falta de datos certeros sobre homicidios puede generar estimaciones poco precisas pero, más allá de apuntar dedos, creemos que esta es una oportunidad para incorporar nueva información sobre municipios y estados colindantes , así como incorporar información geográfica para comenzar a generar estimaciones que no estén limitadas por fronteras arbitrarias como las fronteras municipales.

Creemos importante señalar, además, que el modelo estimó para el municipio de Tecuala, una probabilidad de 77 % en 2015 y 68 % en 2016; así como una probabilidad de 65 % para el municipio de Jala en 2015.

Ahora bien, habiendo dicho eso, es fundamental mencionar que la publicación de datos georeferenciados permitiría generar estimaciones mucho más acertadas que permitirían predecir mejor dónde hay fosas clandestinas y, con eso, contribuir en un proceso de paz que las familiares de personas desaparecidas tanto merecen.

Tasas de desaparecidos por cada 100 mil habitantes

Nayarit (estatal): 26.71
Tepic: 290 desaparecidxs
Santa María del Oro: 121 desaparecidxs
Xalisco: 85 desaparecidxs
San Blas : 92.60 desaparecidxs

¿Qué nos enseña este hallazgo?

El reciente hallazgo de fosas clandestinas en Xalisco es un recordatorio del efecto “contagio” entre estados y municipios. Tan solo Xalisco se encuentra rodeado de tres municipios que concentran el 90% de las desapariciones totales que registra el estado.

La violencia no respeta fronteras arbitrarias entre estados y municipios. Nos recuerda también la necesidad de analizar el contexto de violencia de los municipios y estados vecinos y, así, posiblemente logremos combatir más efectivamente la violencia y contribuir a generar mejores prácticas en torno a búsqueda e identificación de personas desaparecidas.

Valga este texto para recordar también que a un día de la entrada en vigor de la nueva Ley de Desaparición seguimos con pocas certezas. No sabemos qué sucederá con el Mapa Nacional de Fosas, ni conocemos cómo se implementará el Plan Nacional de Exhumaciones, ambas recomendaciones que ha recibido el estado por distintos organismos internacionales, incluido el GIEI. Mientras tanto, nuevas fosas son halladas, cada día hay más familiares en busca de sus desaparecidos, nuestros desaparecidos. Deseamos que el año entrante nos traiga más certezas y menos personas desaparecidas.

Nota Metodológica

Los datos de desaparición corresponden a la última publicación del RNPED, los puedes consultar aquí.
Se usaron las proyecciones poblacionales de CONAPO para el cálculo de tasas.

Close
Comentarios