Eterno retorno en la República Kafkiana

Modelos y estrategias utilizadas por políticos como Carlos Saúl Menem o Enrique Peña Nieto se repiten y con ellas los mismos vicios.

…en la República Kafkicana.

Ya están libres el déspota Alberto Fujimori en el Perú y La Maestra Elba Esther Gordillo, ex lideresa moral y perpetua del Sénte (hasta que Peña la encarceló, por oponerse a la reforma educativa impulsada por él y los partidos agrupados en el Pactiméxico), justo antes de que arranque en forma el proceso que desembocará en las elecciones que se llevan a cabo el primero de julio próximo en México.

Con estos antecedentes, mantenerse en una suerte de Burbuja de Filtro existencial, que refuerce la contundencia de estas malas nuevas de fin de año sin solución aparente, no es opción: la frivolidad en el ejercicio público -y privado- seguirá siendo la divisa de hoy, y tal vez hasta la de mañana, mientras lo permitamos.

Nomás miremos hacia Estados Unidos o el continente europeo, con sus instantáneas del poder que se asemejan peligrosamente a la esperpéntica realidad mexicana: similitudes incómodas de valores comunes.

Foto Vía Quartz.

Véase el recientísimo caso de la República Austriaca, con un Sebastian Kurz que es su recién estrenado, bisoño y puntilloso Canciller: todo en lo que hubiese convertirse, en sus sueños, el gobernador verde ecologista Manuel Velasco, y que empezó a adquirir en los hechos –y las transas- Peña Nieto durante el mandato del tío Arturo Montiel (PRI) en el Estado de México. Tiene Kurz 31 cumplidos en estos momentos (la misma edad de Peña, en 1997). La diferencia es que el maniquí austriaco que gobierna en franca alianza con el filonazismo, desde ahora ya no es lacayo de nadie: llegó mucho antes a su meta que el exgobernador mexiquense del copete amplio.

Kurz le cambió la cara al OVP, partido conservador clásico de la democracia cristiana europea, que había dado estabilidad a Austria desde la Segunda Guerra Mundial, turnándose en el poder con la socialdemocracia o apoyándola como socio minoritario en coaliciones.

Tras años observando cómo su partido se estancaba por esos pactos mientras crecía a su derecha el FPO, un partido fundado por antiguos miembros de las SS nazis austriacas, Kurz asumió el liderazgo del OVP, destruyó la coalición que formaba con el primer ministro socialdemócrata Christian Kern y provocó así las elecciones anticipadas que ganó []

El año pasado propuso que Grecia usara algunas de sus islas no habitadas en el mar Egeo como centros de detención de migrantes y refugiados, una especie de “islas prisión” que el gobierno heleno descartó. Kurz también usó masivamente durante su campaña electoral la supuesta amenaza de que se radicalice la población musulmana de Austria, que suma alrededor del 8 por ciento [negritas, en el original] en un país de poco más de 8 millones de habitantes.

Kurz hizo una campaña de tintes populistas más basada en el culto a su persona que en su partido. Sus mitines culminaban en largas colas de simpatizantes a la espera de la selfi, en un país discreto que vio esas muestras efusivas como una ‘kurzmanía’.

***

Foto Mercado Libre Argentina.

Caso Sudamérica. Apoteosis de la imitación. En Argentina gobernó diez años Carlos Saúl Menem, con sus patillas cuidadas según los cánones del caudillo Juan Facundo Quiroga, (a) El Tigre de los Llanos (1788-1835).

Facundo, protagonista del libro homónimo de Fausto Domingo Sarmiento (subtítulo: Civilización o Barbarie). Diario Contra Legem.

Péñem aquí es también un consumado homúnculo; menemito mexiquense.

El hoy –y desde mediados de la década pasada- senador de su país, tiene 87 de edad. Nuestro farandulero EPN, 36 años menos. Convergen aparentes diferencias cronológicas. Los dos están hechos de la misma pasta.

Kid Ferrari y su juguete. Foto vía Noticias de Autos

Menem es un personaje diminuto, lo cual acrecienta más la proyección de su figura sobre el decorado de la Historia argentina. Su particular economía de movimientos, su discursividad modernizante y su estatura de gnomo lo construyeron como un personaje diseñado para resaltar la inevitabilidad del poder dominante. Menem siempre se movió en el arco de lo forzado y lo fronterizo, acaso con el fin último e inconsciente de afirmar sus dotes naturales para el liderazgo y su capacidad de llevar adelante una de las reformas más penetrantes de las que haya registro en los anales de la patria.

***

Montaje menemeño. Al Toque Deportes

El Menem de los primeros tiempos salía a una cancha de fútbol con Diego Maradona, jugaba básquetbol en el Luna Park, manejaba con Carlos Reutemann y jugaba tenis con Guillermo Vilas y Gabriela Sabatini.

Continúa Fernández Moores: “Igual que Perón, Menem también construyó infraestructura deportiva y celebró sus propios Juegos Panamericanos. Si la Argentina de Perón ganó los primeros que se celebraron en Buenos Aires en 1951, la Argentina de Menem conquistó una inédita cantidad de 159 medallas en los de Mar del Plata ‘95. Si Perón construyó el Autódromo Oscar Gálvez y financió la consagración de Juan Manuel Fangio, Menem logró la vuelta, aunque fugaz, de la Fórmula 1. Si Perón celebró el Mundial de Básquetbol de 1950, Menem tuvo el suyo en el noventa”.

A finales de 1989 se elevó de rango la cartera deportiva convirtiéndola en Secretaría de Estado con nivel de Ministerio y se reglamentó por decreto la Ley del Deporte 20.655, aprobada por el Congreso de la Nación 15 años antes.

Así eran las épocas doradas del salinismo, aún vigentes en las entrañas mismas del peñanietato.

Retrato oficial, con el bastón de mando. Wikimedia

**

El ocaso, y en tándem. Taringa!

Cecilia Bolocco (versión antes de tiempo de Melania Trump: ex cónyuge del carcamal argentino; ex Miss Universo en 1987) se casó con Menem el 26 de mayo de 2001, pocos meses antes de que el expresidente que gobernó de 1989 a 1999 fuera arrestado temporalmente por la venta ilegal de armas que autorizó desde Argentina hacia Croacia y Ecuador. 

La pareja siempre estuvo envuelta en la polémica, ya que Menem le llevaba 35 años de edad a su esposa, quien después de terminar su reinado de belleza se convirtió en una afamada modelo y conductora en Chile, su país natal. 

El verdadero motivo de su unión siempre despertó dudas, porque incluso en la boda fue evidente el rechazo de Bolocco a besar a Menem, además de que la hija mayor del exmandatario nunca aceptó la unión por considerar que la chilena solo quería la herencia. 

Gracias a un proceso de fertilización in vitro, la pareja pudo tener a su hijo Máximo el 19 de noviembre de 2005, lo que convirtió a Menem en padre a la edad de 75 años, aunque desde entonces se acentuó aun más la distancia física entre la pareja. 

Mientras Bolocco vivía en Chile con Máximo, Menem se quedó en Argentina tratando de recuperar, de manera infructuosa, el liderazgo que lo convirtió en el hombre más poderoso del país en la última década del siglo XX.

Péñem exultante, flanqueado en la campaña de 2012 por Angélica Rivera y Javier Duarte. Proceso

Noviembre 27 de 2011 (seis años exactos, antes del destape de Pepemíd). Corre videotéip 

Después de poco más de dos años de noviazgo, Angélica Rivera y Enrique Peña Nieto vieron cristalizado su amor. 

 La actriz y el gobernador del Estado de México se dieron el “Sí, acepto” ante las leyes del hombre y la ley de Dios el pasado 27 de noviembre, teniendo como testigos a 230 personas que invitaron a su boda. 

Así, frente a sus familiares y amigos, “La Gaviota” y el mandatario mexiquense tuvieron su boda de ensueño. 

**

1.- El enlace: De la boda civil se encargó José Luis García, Juez número uno del registro civil. Mientras que el arzobispo Constancio Miranda fue el encargado de oficiar la misa y de unirlos en santo matrimonio por la Iglesia. 

2.- Los testigos: Los hermanos del gobernador mexiquense, Arturo, Verónica y Ana Cecilia Peña Nieto, fueron los testigos enlace civil, lo mismo que los hermanos de Angélica Rivera. El acta de matrimonio también fue firmada por todos los hijos de la pareja. 

 En la Iglesia y para sellar con broche de oro esta unión, los hijos de ambos se encargaron de, 1.-Paulina Sofía madrinas de lazo; 2.- Nicole de Bliblia [sic] y rosario; 3.- Fernanda de anillos; 4.-Regina de ramo; y 5.-Alejandro entregó a Angélica Rivera ante el altar.

3.- Los outfits [sic] de los novios: Mientras que Angélica Rivera eligió a Macario Jiménez para que confeccionara su vestido de novia, mismo que diseñó con escote corazón que combinó con una chaqueta corta o ‘torera’, Enrique Peña Nieto optó por un frack color gris.

4.- La música: El coro diocesano y miembros de la orquesta sinfónica del Estado de México fueron los encargados de acompañar la celebración con temas como “Pompa y Circunstancia” de Edward Elgar y el Ave María en la Iglesia. Posteriormente en la recepción y con el tema “I’m Alive”, de Celine Dione, Angélica Rivera hizo su entrada triunfal del brazo de su ahora marido Enrique Peña Nieto. Para el primer baile como esposos, la pareja eligió un tema del grupo Camila. 

Un grupo compuesto de sesenta violinistas amenizaron la comida. Posteriormente el grupo musical de Víctor Lirati fue el encargado de poner a bailar a todos. 

5.- El menú: La comida estuvo compuesta por cuatro tiempos y consistió en terrina de foie gras con espárragos y jamón de jabugo, tártara de atún con ensaladita tropical, sopa de hongo porccini con castañas, filete de res importado au jus con chanterelle y glacé de tintos, puré de papas y su chip, tomate deshidratado con polvo de tomate y ejotes baby. 

 De postre, se dio pay cremoso de limón verde y de chocolate, café y variedad de tés. Por la noche, a las 10 pm, comenzó la tornaboda donde los invitados degustaron esquites, chilaquiles verdes y rojos, frijoles con chilorio, tacos de bistec, pozole de pollo, chocolate y conchas con nata y café. 

 6.- La decoración: A la entrada del jardín en La Casa de Gobierno había un arco con una cascada de orquídeas blancas, que era el sueño de Angélica para su boda. Y al igual que la iglesia, la mayor parte de la recepción estuvo decorado con rosas y orquídeas blancas.

(…)

Una vuelta de tuerca será que el sexenio venidero devenga en reformulación del actual peñista. Surgen preguntas: ¿Quién jugará el papel de tapadera funcional en distintas áreas de gobierno, entidades y municipios? Sobre quién va a recaerá el rol de idiota útil que han cumplido con tanto éxito en este que acaba, los proteicos Virgilio Andrade, Gerardo Ruiz Esparza y funcionarios con perfiles parecidos?

¿Dependerá la apuesta continuista de la correlación de fuerzas políticas representadas en el Congreso, estados y municipios, y su grado de implicancia en el saqueo nacional

¿Los posibles presidentes Anaya, López Obrador o Meade (por orden alfabético): estarán al servicio de qué causa?

Una variación mexicana del Eterno Retorno con su complemento de corrupción galopante, e impunidad que por necesidad le acompaña, no deja de acecharnos.

 

@alconsumidor

Close
Comentarios