Fox y amigos, la tele de Trump

Desde que tomó posesión, Trump coordina sus tuits con “primicias” y opiniones del elenco de Fox and Friends, conforme éstas vayan surgiendo en el programa que él ve temprano por las mañanas.

Foto: NYT

Han transcurrido trescientos sesenta y cinco días desde la toma de posesión de Donald Trump, adalid de la carnicería americana, evento inconcebible hace unos cuantos años. Algo brutalmente cierto y contundente, en nuestros días.

Foto: Vía Boingboing

Roy Cohn (a la derecha) y Joe Macarthy.

 

Con Trump, anunciando una demanda archimillonaria contra el gobierno federal que no prosperó. Foto: New Yorker

El aprendiz político tuvo que tener un maestro adicional tan malévolo como lo fue el de Fred, su padre biológico y presunto émulo del kukuxklanismo. Un progenitor subrogado, cuya función fue cumplida puntualmente por el leguleyo Roy Cohn (1927-86), en su momento asesor legal principalísimo (a los veintitrés años) del tristemente célebre paranoide, dipsómano y demagogo Joseph McCarthy (1908-1957). Cohn, siniestro personaje reciclado en personalidad -como lo fue Trump- su cliente y amigo, en los convulsos años setenta y ochenta. Las lecciones aprendidas de su Consigliere, ayudaron al del peluquín naranja, a aterrizar en 2017 en la Casa Blanca.

Los dos se conocieron por casualidad una noche en Le Club, un exclusivo recinto de Manhattan para los ricos y opulentos. Trump se presentó con Cohn, sentado en una mesa vecina a la suya, porque buscaba consejo: ¿Como podrían él y su padre responder a las acusaciones del departamento de Justicia, en el sentido de que su empresa familiar había discriminado de forma sistemática a afroamericanos en busca de vivienda?

“Mi opinión es que les digan a todos ellos que se vayan al diablo”, respondió Cohn, “y pelearlo en tribunales”.

Fue en octubre de 1973; así comenzó una de las relaciones que más influencia tuvo en la carrera de Trump. Cohn pronto se convirtió en el representante legal de sus batallas. Asimismo, fue su consejero matrimonial. Presentó a Trump con factores de poder neoyorquinos; a personajes del dinero, y la alta sociedad.

Cohn le enseñó a Trump cómo explotar su poder, y las maneras de infundirle medio a sus contrincantes mediante una fórmula sencilla: atacar, contraatacar y nunca disculparse.

Ese lema de Cohn le ha servido mucho a Trump, y a la bien aceitada (y eminentemente destructiva) maquinaria de la reacción que él representa, dentro del partido republicano y fuera de sus márgenes, a la derecha más atrabiliaria, obcecada y militante; a una que –para deshacerse de cargos residuales de conciencia- pretende erigirse en el capítulo más suave, y generoso -habría dicho en otro contexto, el presidente estadounidense George Bush I -de ese fascismo que anhela desfilar, de preferencia con antorchas estilo tiki al son de la tonada trumpera.

El órgano semioficial de propaganda elegido por Trump -el Pravda o Granma para consumo de sus incondicionales entusiastas- se llama Fox and Friends, y reside en la cadena homónima que encabeza el magnate Rupert Murdoch. En este espacio, Trump fue durante muchos años un contributor y activo participante, con llamadas desde Trump Tower una vez por semana y apariciones esporádicas en el estudio, durante la etapa previa a su candidatura presidencial. Cuando imaginar siquiera una presidencia Trump era delirio de risotada.

 

Tres mosqueteros de Drumpf. Foto: Fox News Insider

Hoy día, y desde que tomó posesión, Trump coordina sus tuits con ‘primicias’ y opiniones del elenco de Fox and Friends, conforme éstas vayan surgiendo en el programa que él ve temprano por las mañanas.

“Donulpert Trumpdoch”, foto vía The Independent

Trump es el telespectador más asiduo del paquete seudo ‘noticioso’ del trabuco del Showbiz de Rupert Murdoch, Frenemy de Donald. La intensidad de sus despotriques en horario matutino, justo cuando se transmite Fox y Amigos -anclado por tres protanistas: Ainsley Earhardt, Brian Kilmeade y Steve Doocy– se ha graficado recientemente, con resultados inquietantes.

 

 

Foto: Mashable

La revista New Yorker dedica un texto harto recomendable al triunvirato de ideólogos trumpistas, locutores [email protected] que ayudan a consolidar las principales líneas de opinión del magnate en su ofensiva tuitera contra enemigos (reales o inventados) de una causa, que para él y los suyos se ha vuelto infalible y sagrada. Una causa defendida a rajatabla por la cadena de Murdoch y su familia.

Ejemplo al azar. Aparece en el cintillo de Fox and Friends, el resultado del ‘análisis’ de un thinktank de derechas, que establece (sin fijar criterios, o explicaciones técnicas) que el noventa por ciento de la cobertura mediática de Trump es negativa. Minutos después, el presidente repite textual la leyenda, tal como apareció en el chyron, vía su cuenta tuitera: ‘Wow, más del 90% de la cobertura Fake News de mí es negativa’, acreditando al trío de @foxandfriends como fuente del factoide.

Los merolicos de Fox and Friends presumen que el Times de NY considera a su programa ‘el show de TV más poderoso de América’. Lo peor: que el diario, y la inserción correspondiente, tengan razón. Independent Journal Review

En el plano individual, los tres fanáticos de Trump aportan lo suyo.

La hiperreligiosa Earhardt, encuentra el lado positivo [sic] de la masacre de 26 personas en una iglesia bautista de Texas el año pasado:

I was downstairs talking with some people that work here that we all talk about our faith and we share the same beliefs. We were saying there’s no other place we would want to go other than church. Because I’m there asking for forgiveness [] So, I’m trying to look at some positives here and know that those people are with the Lord now and experiencing eternity and no more suffering, no more sadness anymore.

Doocy es un escéptico (atropellado, recalcitrante) del cambio climático, como lo ha probado ser –para sus propósitos- su ídolo naranja. Fiel a su compromiso con la estupidez seriada que es el mínimo común denominador de su emisión matutina, esto pregunta al corrupto y racista delincuente cherife Joe Arpaio, quien anunció hace poco que contendería por la fórmula republicana para el Senado en el proceso electoral de noviembre 2018:

¿Piensa usted usar esa experiencia que podría ayudarle a drenar el pantano, pues en última instancia – en la pausa comercial dijo que Donald Trump era una figura heroica para usted. Y él quiere drenar el pantano. Si llega al Senado, haría lo mismo usted también?

Pero el que se lleva las palmas, por el número y calidad de tropezones recurrentes, es Kilmeade.

Existen listas detalladas de sus peores trompicones y gazapos, y enlaces de video.

Una selección tentativa de los mismos tendría que incluir una muestra.

Deberíamos limpiar los océanos de tiburones, para volverlos más seguros’.

[A diferencia de los escandinavos, según Kilmeade], ‘nosotros los americanos carecemos de genes puros [sic] porque aquí nos casamos con otras especies y étnicos [sic] …’

Supremo ignorante, discriminador Brian en plan zoquete de bajos vuelos. “No todos los musulmanes son terroristas; todos los terroristas lo son…” (Vía The Young Turks).

[Kilmeade a presentadora del clima de origen nicaragüense, a propósito de una jornada alusiva a la comida mexicana en el programa]: “Tú creciste comiendo tacos, ¿verdad?”.

No hay que bucear muy hondo, asignándole motivaciones profundas o de peso al remolino de contradicciones que es la mente de Trump. Harto conocida es la propensión de actuar –así lo confirma Michael Wolff en Fuego y Furia, el exposé del trumpismo actualmente en la Casa Blanca- en base al ultimo interlocutor que lo haya atrapado en su afán de vetusto adolescente. Bajo ese rasero la desmesurada influencia que ejercen los tres conductores de Fox and Friends, todos los días de la semana de 6 a 9 horas, esmerados en potenciar al máximo el culto a su torpe persona entre sus seguidores y amigos, debería ser -hasta el fin de su maldito mandato- motivo de alarma permanente.

Estenógrafos de Trump. Foto vía CNN Money

Y de un enlace extra. Por cortesía del portal Alternet, aquí Las diez cosas más estúpidas que se han barruntado y dicho en F & F.

 

@alconsumidor

Close
Comentarios