Pasta de Conchos, doce años

Los familiares de los mineros muertos hace más de una década develaron un antimonumento en Paseo de la Reforma: justo a las afueras del edificio la Bolsa Mexicana de Valores.

El domingo dieciocho de febrero, los tres candidatos punteros para la presidencia de México oficializaron su propósito ante las coaliciones que los postulan. Ese mismo día, numerosos familiares de mineros fallecidos en el colapso de la mina Pasta de Conchos, estado de Coahuila, crimen que permanece en el olvido institucional, vinieron a México para participar en la develación de un Antimonumento en Paseo de la Reforma: justo a las afueras del edificio -y por extensión, el piso de remate- de la Bolsa Mexicana de Valores.

Como se sabe, la mina siniestrada pertenece a Grupo México [GMEXICO], empresa que cotiza en la BMV y que pertenece a Germán Larrea Mota Velasco (edad: 76), uno de los hombres más ricos del país y contaminador consuetudinario.

En esta historia, que reconfirma nuestra condición irrenunciable de encarnar la Excepción como Norma Oficial del Horror, Larrea comparte protágonico con otros personajes del espantoso elenco que incluye a los siguientes:

Los caciques y hermanos Moreira, Humberto y Rubén, en los hechos actuales amos priístas del estado de Coahuila (y de la voluntad de Miguel Riquelme, gobernador ilegítimo recién impuesto con lujo de malas artes por esta familia, en el operativo del gobierno peñista para imponerlo a él y a Alfredito del Mazo III en la gubernatura del Estado de México en los comicios de 2017), comparten una ruidosa participación en el encubrimiento relacionado con la pérdida de sesenta y cinco vidas (63 cuerpos aún permanecen en la mina sin haber sido rescatados, aduciendo la imposibilidad de hacerlo con argumentos parciales y absurdos, esgrimidos en su momento por histriones de la calaña del vocero expanista del actual candidato tricolor).

Como ya lo hizo Rubén en su oportunidad, el mapache Rubén trepa y prospera en todos los órdenes de la vida de su agrupación: hoy es secretario de acción electoral, y su excelso nombre se barrunta con cada vez mayor frecuencia, para ocupar pronto la secretaría general del PRI (u otro puesto de mayor envergadura), en un terco afán por fortalecer con la presencia de pesos pesados del Dinosauriato, la muy alicaída campaña del ‘ciudadano desafiliado’ Pepemíd.

El júnior líder del sindicato de mineros mexicanos Napoleoncito Gómez Urrutia, hijo del caudillo charro Napo Gómez Sada, desde su exilio dorado en Canadá, enfrenta sin problemas desde Vancouver acusaciones de desfalco por 55 millones de dólares. Mientras no indique lo contrario el santo patrono López Obrador, Napito va a ser candidato plurinominal en las elecciones federales -fuero garantizado- del Movimiento de Renovación Nacional al Senado de la República.

En estas circunstancias difíciles arribaron a la capital los integrantes del colectivo Familias de Pasta de Conchos, cuya vocera principal es la activista Cristina Auerbach.

Para combatir nuestra amnesia social colectiva, huelga ensayar el rescate de dos notas relevantes. Fueron extraídas del sitio Cuatro Poder, cuya autora es la periodista Camelia Muñoz, y describen dos eventos de la mayor importancia que –para no perder la costumbre- pasaron prácticamente desapercibidos la semana anterior.

Daniel Gershenson
Instalan mineros Antimonumento para exigir justicia
Daniel Gershenson
Ciudad de México, 19 de febrero de 2018.- Familiares de mineros que quedaron atrapados en la mina 8 de Pasta de Conchos hace 12 años, demandaron de nueva cuenta el rescate de los cuerpos, pero además instalaron un “antimonumento” frente a la Bolsa Mexicana de Valores para recordar que el Grupo México dejó abandonados a los 65 mineros que murieron en el lugar y de los cuales sólo se recuperaron 2 cuerpos.
Daniel Gershenson
Este lunes se cumplen 12 años del estruendo que provocó la tragedia y dejó al descubierto la serie de violaciones en materia de seguridad en la que incurrían las empresas dedicadas a la extracción del carbón en Coahuila.

Daniel Gershenson
Para recordar la poca acción de la autoridad, las familias: esposas, hijos, hijas y ahora hasta nietos se unieron para marchar desde el hemiciclo a Juárez hasta las instalaciones de la Bolsa Mexicana de Valores, donde se ubicó el Antimonumento que consiste en el número 65 y una enorme cruz [en realidad, un inmenso signo de adición entre las dos cifras — DG].
Daniel Gershenson
Mientras que varias personas llevaban a cabo los trabajos para instalarlo, el obispo Raúl Vera López [y don Miguel Concha] oficiaba[n] misa; previo a ello, se suscitó un incidente con policías que impedían bajar la cruz y los números.

Daniel Gershenson
Elvira Martínez, viuda de Jorge Vladimir Muñoz quien quedó dentro de la mina del Grupo México, señaló que las autoridades mexicanas han fallado y la Procuraduría General de la República mantuvo en reserva la indagatoria porque presuntamente no había suficientes elementos y el año pasado remitió la averiguación al gobierno del estado, quien en la administración de Rubén Moreira Valdez no llevó a cabo las indagatorias correspondientes.
Daniel Gershenson
También señaló que a nivel local, la entonces Procuraduría General de Justicia investigó el caso como homicidio culposo, cuando eran otras características.
Daniel Gershenson
“Las condiciones de seguridad no eran buenas en esa mina, entonces para nosotros no fue un accidente y ellos sabían que con esas condiociones, tarde o temprano iba a pasar eso y la procuraduría no manda llamar a los sobrevivientes, ni a los rescatistas, ni a los trabajadores; simplemente se abocaron a darnos una reparación del daño”. explicó.
Daniel Gershenson
Ante la cerrazón de parte de las autoridades en México, decidieron acudir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos para que llame al Estado a juicio.
Daniel Gershenson
En tanto la activista en materia de Derechos Humanos, Cristina Auerbach Benavides, señaló que si bien ha disminuido la incidencia de accidentes y muertes de mineros en la región carbonífera, prevalece la corrupción e impunidad fomentada por el mismo gobierno estatal a través de la Promotora de Desarrollo Minero y la Comisión Federal de Electricidad, quien compra el mineral a muchas empresas que no tienen capacidad de extracción.
Daniel Gershenson
“Prodemi fue la caja chica de los Moreira; ellos eran quienes les compraban el carbón a los criminales que provocaron graves daños y tragedias en la región, y deben responder por todo esto”, sostuvo la representante de la organización Pasta de Conchos.

Daniel Gershenson

2) Insulto a mineros muertos, designación de Napito como senador

Saltillo, Coah, 20 de febrero de 2018.- Un insulto a la memoria de los muertos en Coahuila, principalmente de los mineros, es la designación de Napoleón Gómez Urrutia como candidato plurinominal a la senaduría y la posible nominación de Rubén Moreira Valdez como líder nacional del PRI, afirmó Rodrigo Olvera Briseño, abogado de la organización Familias de Pasta de Conchos.

 Durante la presentación del Informe “El Carbón Rojo en Coahuila: Aquí acaba el silencio” [publicado por la Fundación Heinrich Böll], expresó que el sindicato fue cómplice del siniestro en la mina que dejó 65 muertos y de los cuales sólo se rescataron dos cuerpos, pero los gobiernos de los hermanos Moreira, Rubén y Humberto, permitieron la extracción de carbón ilegal para convertir a la Promotora de Desarrollo Minero en su “caja chica”.

 “No podemos entender lo que pasa de la carbonífera, si no entendemos lo que han hecho los políticos de Coahuila, especialmente los hermanos Moreira, que crearon pequeños productores que no tienen capacidad de inversión y no invierten en seguridad. La prodemi compra el carbón y lo revende a la Comisión Federal de Electricidad que es el consumidor final. La Prodemi ni siquiera pide que se tengan minas para darles el contrato y ese empresario subcontrata toda esta minería ilegal, clandestina y sin seguridad y todo ese carbón, manchado de sangre obrera, termina en la CFE”, explicó.

 Señaló que lo que indigna es que estos corresponsables del sufrimiento y de la sangre en la carbonífera van por puestos políticos. Sostuvo que reconstruir la historia de la región carbonífera, es que el sindicato minero ha sido negligente.

 “Tuvo un sólo dirigente hasta que se murió, y jamás protestó y peleó porque se le diera seguridad social a los trabajadores mineros. Fue hasta que el propio gobierno decidió meterlos al IMSS; el sindicato permaneció en silencio cómplice”.

 Recordó que el gremio minero sabía de las condiciones en las que se encontraba la mina Pasta de Conchos y presentaba emplazamientos a huelga por ello, “pero llegaba a convenios con Grupo México donde a cambio de prestaciones sindicales retiraba los emplazamientos. Esto hace al sindicato minero corresponsable de los muertos en Pasta de Conchos”, aseguró.

 Se estableció en el informe que los hermanos Moreira impulsaron la idea que la delincuencia organizada operaba las minas del carbón, provocando el terror en el lugar, pero éstos eran los mismos empresarios y funcionarios estatales y municipales que, además de no tener posibilidad de extraer carbón provocaron graves problemas ambientales.

Por fin prolifera la memoria activa, con sedes en tres lugares distintos de Avenida Reforma.

Ayotzinapa, frente al Caballito y la Lotería Nacional; Guardería ABC, en el Seguro.

Ante el silencio ensordecedor de siempre, procede la misma exigencia de febrero 2006 y un hashtag imprescindible.

A una voz: #RescateYa.

#PastadeConchos.

 

 

 

@alconsumidor

 

Close
Comentarios