John Bolton y la victoria de Fox News

El factor crucial en el CV del nuevo y flamante asesor de seguridad nacional de EU, es el haber sido colaborador recurrente de Noticias Fox en inglés: la fuente de información más importante, con mucho, de Drumpf.

En un ambiente enrarecido, que alterna entre las demenciales deprimencias preelectorales mexicanas, y –allende nuestras fronteras- el impresionante silencio evocado por el discurso de la joven estudiante de la escuela Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida Emma González (17 años: @emma4change) durante la multitudinaria Marcha por nuestras Vidas que se llevó a cabo ante cientos de miles de personas en Washington DC y otras ciudades, o ultrajes más pedestres -en esta sufriente y castigada Ciudad de México- como la tala despiadada (ecocidio imparable; pérdida de nuestro acervo ambiental a quien [email protected] importa) en la Colonia del Valle, y la paralela destrucción sistemática del patrimonio arquitectónico y cultural, destaca el ominoso arribo, por obra y gracia de su Majestad Donald Donald Trump, del Ned Flanders de Fox News al inner sanctum de la Casa Blanca.

John Bolton: flamante asesor de seguridad nacional que sustituye al militar Herbert Raymond McMaster quien, de acuerdo a crónicas correspondientes, chocó siempre con Trump y sus afanes infantiloides, desde la asunción a sus respectivos cargos el 20 de enero de 2017.

El factor crucial en el CV de Bolton (Baltimore, Md. 69 años) es el haber sido colaborador recurrente de Noticias Fox en inglés: la fuente de información más importante, con mucho, de Drumpf.

Hasta la fecha, Bolton defiende a capa y espada la catastrófica invasión bushista a Iraq hace de 2003; aún sostiene que la mejor solución para resolver el conflicto en esa parte el mundo, es buscar que cambie el régimen en Irán. Por las malas, si es necesario.

El gabinete Fox News se fortalece con la presencia descarada de yes-men (y poquísimas –women, aunque también las hay incrustadas en el equipo), junto con incompetentes voraces y sicofantes consumados. El Partidario del Té Mike Pompeo, ex congresista y ex jefe de la CIA que no hace mucho exigía que Edward Snowden enfrentara la pena de muerte por traición a la patria, y que las fugas masivas de información en el gobierno actual se deben a una devoción o ‘culto’ –en sus propias palabras– a la persona del Whistleblower hoy exiliado en Rusia, será la voz oficial de la diplomacia estadounidense en sustitución del ex director general de Exxon Mobil Rex Tillerson. El de Kansas se enfila hacia el Departamento de Estado.

Leyendo las hojas del Tea Party, y sus resabios: las biografías de los cuadros trumperos que hoy trabajan en su gobierno y defienden con denuedo al Timonel y Duce Trumpussolini, nos encontramos con otros coloridos especímenes de reciente ingreso.   

El abogado Joseph P. DiGenova, distinguido colaborador de Fox News y teórico profesional de conspiraciones desquiciadas, sostiene la versión sin ningún fundamento –y entre otras múltiples lindezas– de que Obama, Hillary Clinton tramaron juntos, agrupados en una ‘sociedad secreta’ dentro del FBI y el Departamento de Justicia, una trama para perjudicar a Trump en directo. Él se suma formalmente a su equipo legal. (*)

Bolton fue representante de los Estados Unidos ante los Estados Unidos, nombrado  por George Bush Jr. a ese puesto durante un receso en el Senado porque el entonces presidente sabía que no lo iba a aprobar la Cámara Alta en esa época. Aquí alude, vociferante, al excepcionalismo de su país ‘El edificio de la Secretaría General de las Naciones Unidas tiene 38 pisos … si suprimiéramos 10 de ellos, no haría ninguna diferencia …’ Para él, la ONU debería funcionar (o no) a capricho del gobierno en turno de los Estados Unidos.

Se dice de este esperpéntico personaje, que no ha conocido una guerra que le disguste. Encarna el ala más atrabilaria, impaciente y dura del partido republicano.

Entrevista vía Fox News. Corea del Norte merece ser ‘entregado’, después de una intervención militar, a Corea del Sur en pos de la unificación definitiva de la península.

Es casi un hecho que el jefe del ‘embajador’ Bolton rompa el acuerdo nuclear con Irán, pactado por Obama tras arduas negociaciones.

Una cita textual del halcón que ingresa al círculo rojo de Donald Trump: ‘Para terminar con la bomba en Irán, bombardea a Irán’.

A Donald le gustaba el porte de Tillerson, por eso lo nombró Secretario de Estado. De inicio le disgustaba el bigote de Flanders/Bolton; por ese motivo no lo incorporó a su equipo inicial de buddies ricachones y militares, pero tras ver sus intervenciones en defensa del trumpismo en la cadena Fox al correr de los meses, fue cambiando de opinión. Le gustó lo que veía en la tele por cable, y obró en consecuencia.

A pesar de los escándalos en que se encuentra cada vez más inmiscuido, Trump se apropia del papel de Comandante en Jefe con renovados ánimos, y la plena seguridad en su infalibilidad, talento y poder: el genio estable recompone el gabinete a su imagen y semejanza, rodeándose de cuotas crecientes de aduladores inútiles y facilitadores rastreros. Aumenta así el riesgo de desatar una crisis de consecuencias impredecibles.

Y por supuesto, persiste su familia nuclear, políticamente radioactiva y harto disfuncional, en los quehaceres de la Casa Blanca.

Son augurios pésimos que se acumulan, sin tregua de por medio: en los EEUU, y qué decir del resto del mundo (en la Rusia neozarista, o en China que revive unanimidades y usos imperiales, o en Italia que coquetea con versiones posmodernas del criptofascismo, por ejemplo). Serán meses de suma turbulencia.

Cerca de casa, el asunto no pinta mejor. Por culpa de copilotos de Trump tan ruines como el futuro jefe de la diplomacia Pompeo (cuya aprobación en el Senado es inminente) y la nueva jefa de la CIA, una entusiasta torturadora de nombre Gina Haspel (que podría ser sometida, por esta razón, a un visto bueno más accidentado en el Capitolio), o el recienvenido fanático e islamófobo Bolton al Consejo de Seguridad Nacional, o tinterillos paranoides de la calaña de DiGenova, se va a complicar sobremanera el panorama electoral mexicano y la influencia negativa del factor trumpetero en su eventual desenlace.

Va a ser un incómodo recorrido. Llevemos bien ajustados los cinturones de vuelo.

 

@alconsumidor

**

(*) Ahora resulta que, por motivos de ‘conflictos de interés’, ni el chiflado DiGenova o su pareja y socia Victoria Toensing (estrella fulgurante como su cónyuge, en el universo alternativo llamado Fox News) se sumarán al equipo legal de Trump https://bit.ly/2Gl28j4. Ya encontrará el bully Donald nuevos picapleitos para externar sus desvaríos, dispuestos a defender su causa perdida.

Close
Comentarios