CaricaTrump

Trump se mueve a sus anchas en la sobresaturación de los medios y las redes que se atascan con su nombre y figura, desde el ámbito del choteo y la historia caricaturesca de su gestión, y hasta que el planeta aguante

En la entrega pasada, se aventuró aquí una suerte de comparación redundante entre Donald J. Drumpf y su contraparte y rival y sujeto de súbito “bromance” desde la República Democrática de Norcorea, reiterando lo que todo mundo se ha cansado de atestiguar, aunque uno siga resistiéndose a cambiar de canal o quitar la vista de la pantalla: que el estadounidense se mueve a sus anchas en la sobresaturación de los medios y las redes que se atascan con su nombre y figura, desde el ámbito del choteo y la historia caricaturesca de su gestión, y hasta que el planeta aguante. Como Lex Luthor, el Doctor Insólito de Kubrick o el peliculesco Dr. Evil, némesis y hermano de Austin Powers (a) “Hombre Internacional del Misterio”, o El Pingüino y otros más, pero -en el caso particular del norteamericano del peluquín naranja- con acceso posible al botón del Maletín Nuclear, cuya dimensión presume Donald en comparación con el Ser Humano Superior, Líder Brillante y Destino de su Nación (así le dicen sus súbditos) con trono en Pyongyang.

Desde hace unos meses, la cablera Showtime demuestra la condición peculiar del magnate-político dentro del nicho que ocupa este Hombre Fuerte republicano, y el aparante sitial que nos corresponde ocupar como sociedad-trasfondo (con resonancias locales, en el show que aquí habrá de culminar tras los cruciales comicios de julio próximo), donde la única esperanza es que Trump no acabe provocando, con sus modos y modales unidimensionales, una conflagración de consecuencias impredecibles.

***

A continuación, extractos de la serie ‘Our Cartoon President’ cortesía YouTube, con sus enlaces correspondientes:

Los Tres Primeros Hermanos de la Casa Blanca, junto el Yerno Milusos Jared, son entrevistados por Sean Hannity, una de las estrellas más grotescas del establo de trumpistas defensores a ultranza del presidente que -como él, en su momento- laboraban en Fox News (convertido ahora, como antes durante el mandato de George Bush Jr.) en su órgano semioficial y Ministerio de Propaganda.

Trump presenta a su flamante Asesor de Seguridad Nacional (y fanático desquiciado) John Bolton: sujeto que no había sido incorporado a su equipo de trabajo antes, porque al presidente su bigote de escobetilla le parecía inapropiado (sic). Esa cuestión quedó zanjada con la salida de su predecesor McMaster. Bolton aprovecha el momento para declararle la guerra, literal, al mundo entero y por el tiempo que sea necesario.

Tengo un gran, gran abogado. Las crecientes tribulaciones legales de Drumpf, y los bufones que lo representan (sin incluir en la secuencia a Rudy Giuliani, ex alcalde neoyorquino y hazmerreír de la comentocracia).

https://bit.ly/2ka8aq3 

Seré el presidente más cristiano de la historia … su consejero será el fanático religioso -y vicepresidente de los Estados Unidos- Mike Pence.

Conferencia conjunta con el Golden Boy canadiense Justin Trudeau. Drumpf masacra al idioma francés (como lo hace con el suyo propio, siempre), vía una retahila de sandeces sin sentido. Falta saber si EPN engrosará pronto el elenco.

Anuncio oficial, en cadena nacional para conmemorar sus éxitos en el primer aniversario de su toma de posesión.

CaricaTrump interpreta a su entera conveniencia, el hashtag #metoo. Monólogo imaginario en Hollywood, compartido con la concurrencia en la presentación pasada de los premios Óscar.

Nuestro Presidente de Caricatura. Anatomía de un Desastre. Tráiler Oficial.

***

Si acaso, en el futuro, se llega a exhibir -por TV comercial o por cable- la historia ruin del fóxi-caldéro-peñísmo, con su interminable cauda de torpezas, crímenes sin castigo e interminables corruptelas, tal vez ocupe lugares de excelencia la elaboración de esta saga transexenal mediante el recurso de los dibujos animados (peluches aparte), en condiciones análogas a las de la serie producida por el cómico y actual anfitrión de su programa de entrevistas Stephen Colbert en los Estados Unidos; tal vez entonces, y ahora sí, comenzarán a atisbarse mejor los cambios mexicanos nacionales pospuestos.

Mientras eso ocurre, habrá caricaTrump, en Showtime y en la vida real, para buen rato.

 

@alconsumidor

Close
Comentarios