Cuatro epifanías

¿Quién dice hoy, un día después de elecciones cruciales en México, que la solidaridad y la emoción no pueden ocupar de nueva cuenta un lugar de privilegio en la conciencia colectiva mexicana?

1)

Aunque parezca mentira, delirio o cosa de fantasía, David aún (y a veces) puede derrotar al Goliát de los intereses creados. Hasta en las mismísimas entrañas de Trumpilandia: el distrito de Queens que lo vio nacer y dar sus primeros pasos en el crimen inmobiliario organizado.

Alexandria Ocasio-Cortez tiene 28 años; participó en la campaña de Bernie Sanders por la candidatura demócrata por la presidencia que perdió ante Hillary Clinton. Es educadora, activista y organizadora de la comunidad; se define como socialista demócrata por más señas, y es hija de portorriqueña y dominicano avecindados en el Bronx en Nueva York. Ella es la autora y -para efectos prácticos- directora del comercial político que costó menos de diez mil dólares y que la tiene, entre otras muchas razones, en la antesala del Capitolio (su distrito, el catorce que comprende a Queens y el Bronx, es sólidamente azul demócrata) para las elecciones intermedias de noviembre próximo en los Estados Unidos. Será Alexandria, quizá, la legisladora más joven en toda la historia de ese país, y no le teme a nadie. Su Némesis Donald Trump, quien nació y creció en Queens, ya tiene la mira puesta en su persona y trayectoria; no parece entender la irrupción exitosísima de Ocasio-Cortez en la arena pública. Tampoco le agrada sobremanera lo que alcanza a discernir su particular miopía privilegiada y deforme: de cretino moral e hipócrita WASP.

Vía Twitter, tomado de la cuenta @nofossilmoney.

La candidata del Partido Demócrata -Millennial arquetípica- promete no recibir dinero de cárteles petroleros, gaseros o carboníferos. Priorizará la salud de las familias, el clima y la democracia norteamericana.

Ocasio-Cortez tiene grandes posibilidades de ganar los comicios federales de noviembre, pues el distrito que ahora representa como candidata contiene una amplia mayoría de votantes latinos. Kriptonita pura, contra El Donald que se cree y siente Súper-Drumpf.

Su contrincante derrotado, el otrora poderoso e invulnerable Joe Crowley (autonombrado King of Queens) es un dinosaurio del Establishment político que lleva 20 interminables años en el Congreso, sirviendo a los mismos intereses que gastan millones de dólares en su campaña para recibir favores futuros. Por añadidura, él encabeza el partido demócrata de Queens.

Comercial oficial de campaña, suficientes para conocer a @ocasio2018. Dos minutos y ocho segundos magistrales.

Y pese a todo, la justicia se impuso. Crowley perdió. Estrepitosamente .

Aquí una transcripción parcial del emotivo mensaje en off, y de la voz de Alexandria.

Se supone que mujeres como yo no deben aspirar a un puesto público.

No nací en una familia rica, o poderosa []

Nací en un lugar donde tu código postal determina tu destino […]

Soy educadora. Organizadora. Una neoyorquina de la clase trabajadora.

He trabajado con mujeres embarazadas. He sido mesera y dirigido salones de clase.

Mi incursión en la política no formaba parte de mis planes, pero después de veinte años de la misma representación [en Washington, por parte de Joseph Crowley – DG], uno se pregunta:  

¿A quiénes han beneficiado los cambios en la ciudad de Nueva York?

Cada día se vuelve más difícil para las familias trabajadoras como la mía.

Las rentas aumentan; se achican los beneficios del sistema de salud. Los ingresos se mantienen igual.

Queda claro que estos cambios no se hicieron para beneficiarnos, y que nosotros merecemos a alguien que se constituya en nuestra voz.

Llegó la hora de pelear por un Nueva York asequible para cada uno de nosotros.

Por eso estoy contendiendo para el Congreso.

Esta elección es de la gente versus el dinero.

La gente se encuentra de nuestro lado.  

Ellos tienen el dinero.  

Es tiempo de reconocer que no todos los demócratas representan, o son lo mismo.

Que un demócrata que acepta dinero de corporaciones, y se beneficia de ejecuciones hipotecarias, y ni siquiera vive en esta zona; que no tiene a sus hijos inscritos en nuestras escuelas, ni respira nuestro aire, ni bebe nuestra agua, no puede ni debe seguirnos representando.

Lo que el Bronx y Queens necesitan es cuidado médico y educación gratuita para todos; también una garantía federal de trabajo y reformas al sistema de justicia criminal.

Podemos lograrlo ahora. No se requiere un siglo para cumplir estas metas.

Lo único que se necesita es coraje político.

Un Nueva York para las mayorías es posible.

Llegó la hora […] 

Y como no estaba necesariamente inscripto en el guión, Alexandria Ocasio-Cortez (cuya voluntad y empeño se consideraban meramente testimoniales, por parte de los comentófagos que veían en Crowley a un posible líder de su fracción, sustituyendo a la fósil y líder moral californiana Nancy Pelosi) prevaleció en las elecciones primarias del 26 de junio con una ventaja de quince puntos porcentuales sobre su ‘imbatible’ rival.

NY1, captura de pantalla.

El momento de la victoria. La candidata que apenas y se lo cree, al centro de la imagen.

***

2)

Un minuto y cuarenta y ocho segundos de duración. Oriente Medio. La niña se desangra en el asiento trasero del vehículo que conduce, desesperado, su padre. Quiere llegar él al lugar donde ella nació, para que alguien atienda sus heridas y le salve la vida. No será esto posible: el desenlace es sobrecogedor, y es el tema principal de este anuncio –producido por una agencia de publicidad española, por cierto- auspiciado por la Cruz Roja, cuyo título en español es ‘El cuidado médico no debe ser blanco militar’. La campaña incluye el hashtag #notatarget (vía el Comité Internacional de la Cruz Roja y la organización Médicos sin Fronteras), en redes sociales; sin embargo, los hospitales, clínicas y centros médicos bombardeados en zonas de conflicto, o aquellas inmersas en escenarios de guerra declarada, con sus muertes catastróficas e irreparables daños colaterales, ya no son noticia. 

Deben volver a serlo.

***

3)

Ballet acuático. Seis minutos, treinta y seis segundos de poesía. Este sorprendente video de la directora y coreógrafa, actriz, apneísta campeona de buceo sin equipo y fotógrafa bajo el agua: la francesa nacida en la isla de Réunion, Julie Gautier, (autora de videos musicales para Beyoncé, entre otros artistas) fue filmado en la piscina más profunda del mundo en Venecia,

y 4)

Guillaume Néry, excepcional apneísta como su esposa Gautier, protagoniza ‘Gravedad del Océano’. Corto codirigido por ambos. 3:39 minutos.

***

Los anteriores transcurren en distintos ámbitos que, aunque no lo parezcan, están entropísticamente vinculados.

Vivimos una coyuntura que podría augurar cambios positivos y –¿por fin?– perdurables.

¿Quién dice hoy, un día después de elecciones cruciales en México, treinta años después de la imposición del Salinato en julio de 1988 –cuando se cumple un sexenio fatídico del retorno del priismo en la persona del mexiquense Peña Nieto y su gavilla, a cinco meses de emprender su viaje directo, el primero de diciembre entrante, al basurero de la Historia- que la solidaridad y la emoción no pueden ocupar de nueva cuenta (como ocurrió tras el sismo del 19 de septiembre pasado, o el de 1985, o quizá ahora mismo, a casi medio siglo de las Tres Culturas) un lugar de privilegio en la conciencia colectiva mexicana?

 

@alconsumidor

Close
Comentarios