El Eterno Retorno

La lista de desastres evitables suscitadas en Tultepec en talleres de juegos pirotécnicos ponen en evidencia el país sin memoria en el que vivimos. Asumamos que con haber votado por una fórmula política alternativa, la situación no se solucionará por arte de magia si no hay una participación social más activa.

Son vidas perdidas. Familias desintegradas: no son cifras.

La lista de desastres evitables en México crece y se pierde en el horizonte: se asemeja a una víbora descomunal mordiéndose a perpetuidad la cola.

Un ejemplo entre otros, múltiples e intercambiables.

El 21 de marzo de 2016 estalla un taller clandestino en las inmediaciones de Tultepec. Hay 3 personas muertas, y cinco lesionadas .

Tultepec, otra vez. 20 de diciembre de 2016. Explosión en el mercado ‘San Pablito’. Literalmente, el sitio se hace añicos: vuela por los aires. Se contabilizan 42 muertos, y cuando menos el doble de lesionados .

El gobernador Eruviel Ávila no tarda en farfullar que la entidad a su cargo ‘está de luto. El electorero perseguidor de ambulancias, cabeza de playa del fraudulento operativo que llevó a Alfredito del Mazo Maza a la gubenatura del Edomex; también pre precandidato fallido a la presidencia en 2018 cuyo futuro aparentemente no pasa por ocupar curul -a partir de septiembre- en el Senado, asume un semidisfraz de médico y realiza entonces un peculiar show vía Facebook Live en el hospital donde se encuentran las y los heridos, sin dejar de presumir que los equipos son ‘de Primer Mundo. Remata el sátrapa ecatepequense: ‘Es importante que vean el equipo tan profesional que se tiene, la infraestructura médica que tenemos …’

Trasciende que una semana antes del siniestro, la administración de Ávila (Revolucionaria e Institucional, por supuesto) se cuidó de avalar la seguridad del mercado.

El Instituto Mexicano de la Pirotecnia (IMEPI), del Gobierno estatal, incluso calificó al mercado pirotécnico como el más seguro de Latinoamérica […] es el organismo encargado de “elaborar, aplicar y evaluar programas de atención integral para el sector pirotécnico, a fin de evitar siniestros y desastres por la fabricación, uso, venta, transporte, almacenamiento y exhibición de artículos pirotécnicos” […] El director general es nombrado directamente por el gobernador del Estado de México. 

22 de diciembre de 2016. Desde Tlaxcala y en gira de trabajo, Peña Nieto ofrece pésames, y un sentido minuto de silencio, por las víctimas.

El presidente  expresó de nueva cuenta sus condolencias a los familiares de quienes perdieron la vida el día de ayer luego de la explosión registrada en el mercado de pirotecnia de Tultepec, Estado de México.

Señaló que, tras lo ocurrido, la instrucción que dio a las instancias federales fue coordinarse con las autoridades mexiquenses para brindar todo tipo de apoyo a las familias, principalmente en materia de salud. 

“Estaré atento y pendiente de la evolución que tengan los pacientes que permanecen en los distintos hospitales”, comentó.

A casi un año de la explosión de San Pablito, el 18 de diciembre de 2017, fallece una persona por el mismo motivo, en un taller que se encontraba en el barrio San Juan: Tultepec.

27 de febrero de 2018. Dos personas mueren, y tres más resultan lesionadas, tras explosión en un taller de pirotecnia en el barrio de San Antonio Xahuento, en Tultepec.

Se repite la historia, hace algunos días. Tultepec. 24 muertos, 49 heridos y contando.

Como Eruviel antes que él, y Peña Nieto, el gobernador Del Mazo III parte de cero (en un país sin memoria de estas recurrencias), y sorpresivamente ‘da a conocer medidas de seguridad para evitar accidentes de pirotecnia’.

“Reitero el compromiso de mi Gobierno de apoyarlos en todo, en todo y cada uno en forma solidaria, cercana y humana. Expreso nuevamente mis condolencias a los familiares de los fallecidos y a los familiares de los heridos les aseguro que estaremos con ustedes en todo momento”.

Sin que pudiera faltar el tuitero EPN, ¡otra vez y para siempre (o cuando menos, hasta que termine su sexenio de pacotilla, el primero de diciembre próximo)!:

Lamento profundamente la pérdida de vidas en la explosión ocurrida en #Tultepec. Envío mis condolencias a las familias de los fallecidos y deseo pronta recuperación a quienes resultaron lesionados.

Tultepec: sucesión de Vistos Buenos chuecos (o legítimos, para el caso); permisos, mordidas, estallidos, más condolencias, caiga quien caiga y tope donde tope; no nos temblará la mano, con todo el peso de la Ley. Demagogia pura. En EEUU, este batidillo se vuelve alud de lugares comunes: ‘pensamientos y plegarias’, thoughts and prayers, proferidas en automático después de las matanzas que alienta la Asociación Nacional del Rifle y su indestructible lobby.

En la neblina de guerra, la tentación de [email protected] es empezar a perder la cuenta. Jugar a que el ciclo no nos concierne. Asumir que con haber votado mayoritariamente por una fórmula política alternativa, se hace de cuenta que tenderá a solucionarse: casi por arte de magia.

Pero sin una participación social mucho más activa, difícilmente arribaremos a esta meta.

**

¿Prosperará la misma receta, con un Morena encaramado en el fervor popular como lo fue, en nuestras crónicas broncíneas oficiales, el imbatible PRI durante décadas?

El Eterno Retorno equivale en la Ciudad de México, a la predecible Trifecta New’s Divine: Francisco Chiguil surfeando la marea morenista hasta recalar de nueva cuenta como Jefe Máximo en Gustavo A. Madero; el posible delfín Marcelo para el sexenio 2024-30, desplazando –por instrucciones de AMLO- a Héctor Vasconcelos y aterrizando así en la Secretaría de Relaciones Exteriores; el represor policiaco y fósil de la corporación/Hermandad Luis Rosales Gamboa, colocado ahora por el mancerista José Ramón Amieva, del PRD –o PPM: Partido Pre Morena- en la Secretaría de Seguridad Pública del antiguo Distrito Federal.

López Obrador, con el mandato conferido por treinta millones de votos contantes y sonantes, encarna quizá en versión electoral del saltador de longitud norteamericano Bob Beamon, quien en los Juegos Olímpicos de México 1968 realizó una hazaña que se antojaba inconcebible: brincar 8.90 mts en el estadio de CU, dieciséis días después de la masacre de Tlatelolco que pronto cumple medio siglo. Marca atlética solo superada (8.95 mts) hasta 1991, por el estadounidense Mike Powell.

¿Cuántos comicios tendrán que sucederse, antes de batir el récord impuesto por el tabasqueño?

Al próximo presidente de México le vendría bien un sana dosis de autocrítica, a fin de atemperar la Hybris que viene aparejada a su aplastante victoria en las urnas.

Y una reconsideración urgente de sus diversos aliados, y nombramientos.

**

[Ya en el mismo orden de ideas, siguen apareciendo cartuchos quemados en el cuartel del vencedor: léase Manuel Mondragón y Kalb … y Joel Ortega Cuevas, otro premiado por el crimen del New’s Divine. El colmo. ¿Será cierto que tal vez se incorpore al excoordinador de la campaña de Mancera al GDF en 2012 y exdirector del Sistema de Transporte Colectivo, al elenco obradorista?].

 

@alconsumidor

Close
Comentarios