Del ridículo Twitrump a la sublime Praga 68

Seguir a Trump en Twitter equivale a volverse lector-testigo de la acumulación (en tiempo real, y sin edición de por medio) de los nuevos y telegrafiados Archivos Presidenciales.

Nace un híbrido: sublículo (¿o tal vez, ridlíme?).

Navegar el torrente de bilis y autoelogios de la cuenta @realdonaldtrump en Twitter (treinta y ocho mil quinientos tuitscupitajos; cincuenta y tres millones quinientos mil seguidorxs), equivale a volverse lector-testigo de la acumulación (en tiempo real, y sin edición de por medio) de los nuevos y telegrafiados Archivos Presidenciales.

¿Una variante de la venerable Constitución Política de los Estados Unidos Americanos y el Bill of Rights, versión abreviada de Trump University para pazguatxs?

Apenas ayer, o casi, Trump tronaba contra Colin Kaepernick, talentoso exmariscal de campo de los 49’s de San Francisco (en la actualidad desempleado por presiones del magnate, y la mezquina obra y gracia de los propietarios de la NFL), tras haber elegido el atleta escuchar acuclillado el himno de los Estados Unidos, en protesta pública ante la creciente brutalidad policiaca a lo largo del país en contra de jóvenes afroamericanos. De pilón y para beneplácito de su base, llamó el presidente estadounidense ‘hijos de perra’ a todos aquellos deportistas solidarios que se atrevieron a emular al quarterback .

Fue apenas uno de los múltiples escándalos, que son la principal razón de ser de la presidencia del republicano.

Ahora vemos el capítulo más reciente de esta patética crónica, de política deportiva y deporte politiquesco: la nueva reyerta (Rumble) manufacturada por Trump podría llamarse El Heel de Queens vs. Face LeBron James, en términos del pancracio estilo WWF norteamericano. Un Rudo contra el exitosísimo Técnico de la Liga Nacional de Baloncesto; un villano de caricatura versus el héroe basquetbolista, base y alero tres veces campeón de la liga; multipremiado jugador más valioso, campeón olímpico y reciente promotor educativo al fundar una escuela primaria modelo en su pueblo natal, llamada Yo Prometo, para niñ@s en riesgo. Otra escaramuza, distractora, estúpida pero ‘divertida’ en la guerra trumpetera declarada del caucásico presidente de los Estados Unidos que blovetea a diario, vía el Bully Pulpit drumpfiano y su celular (de seguro chapado en oro, al estilo de los injertos decorativos en sus propiedades, aviones, oficinas, casas y las cortinas de la Oficina Oval) para aprovechar flancos electorales explotables por su persona y en su beneficio concreto: el de humillar y ofender a mujeres y niños, y al sector precarizado, afro, latino y musulmán. Todo, con la intención de pulir credenciales racistas y misóginas, pues de lo que se trata es de congraciarse con su núcleo duro de votantes: reforzar prejuicios propios y ajenos, y reelegirse en 2020.

Ilógico, pero cien por ciento predecible. La historia del bravucón y Reality entraña también tintes telenovelescos. Melania Trump elogia a LeBron, y se ofrece para conocer la escuela inaugurada por él, a nombre de su Fundación, en Akron Ohio.

Aquí en México, el Ídolo local de las Multitudes y lebrón americanista devenido en politico, exalcalde de Cuernavaca y gobernador entrante de Morelos Cuauhtémoc Blanco, milita en la arrolladora escuadra morenistapesdeltrabajo a las órdenes de AMLO. De entrada uno espera que aquí no se reedite el lamentable show trumpesco, aunque nunca nada es seguro en nuestras arenas movedizas. Carecemos de certezas.

***

Fugacidad de lo perdurable.

20 al 21 de agosto de 1968. Entre esas dos fechas, hace casi medio siglo, se consumó la invasión de tropas del Pacto de Varsovia encabezadas por la Antigua Unión Soviética, a Checoslovaquia (hoy partida amigablemente en dos países separados, tras un divorcio de terciopelo efectuado hace 25 años) y que marcó un punto de inflexión: el final definitivo, de la celebérrima Primavera de Praga. Fue también, imperceptible Prólogo (como podría considerarse el proceso electoral de 1988 –Caída del Sistema operada en su momento por el exsecretario de Gobernación priísta y futuro director de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett Díaz– que encumbró, mediante atraco manifiesto, al Apparatchik neoliberal Carlos Salinas de Gortari, y su eventual desenlace a favor de Morena tres décadas más tarde), de lo que acaeció veintiún años después y que derivó en Revolución democratizadora de Terciopelo de 1989, encabezada por figuras tales como la del escritor y dramaturgo –eventual presidente de la República Checa- Vaclav Havel, autor del seminal ensayo El Poder de los sin poder, tan útil entonces como hoy día, en la actual Era desbocada del Trumpiato. Una transición política ejemplar, con final incierto pero pletórica de instituciones perdurables.

Y en nuestro época, un prototipo de inmersión total: ver, enlaces del Museo del Comunismo en Praga, o el germanooriental de la policía secreta (Stasi) en Berlín. Con links adicionales, como el del Instituto para el Estudio de los Regímenes Totalitarios y la Red Europea del Recuerdo y la Solidaridad.

Hace falta consolidar aquí proyectos análogos. Ampliar por estos mismos lares, donde se conmemora medio siglo del Movimiento Estudiantil salvajemente reprimido por el Estado Mexicano diez días antes de la inauguración de los Juegos Olímpicos de 1968, los alcances del Corruptour mexicano, y embarcarse en hacer algo duradero/sistemático sin caer tampoco en tentaciones Disneyificatorias de la experiencia.

2019 presentará una oportunidad adicional de reflexión profunda, al cumplirse treinta años exactos de la caída del Muro de Berlín y el posterior derrumbe de La Cortina de Hierro o Telón de Acero; habrá pasado entonces y por añadidura, casi uno de la inminente toma de posesión por parte de López Obrador y sus huestes en México (y de cruciales elecciones intermedias en la Unión Americana, que podrían representar un freno y efectivo contrapeso a las aspiraciones bananeriles de Donald Trump, y que quizá –crucemos los dedos- otorguen a la oposición demócrata mayorías en una, o ambas, cámaras legislativas federales).

Aniversarios indispensables aquí, allá y en todos lados. Para (remediar) entuertos, y empezar a combatir los sublículos embates que seguirá protagonizando –a menos que lo hayan enviado de regreso a la Torre Trump, los escándalos que se le acumulan- el Aprendiz de Generalissimo, semi Duce y Tirano Banderas de la greña anaranjada.

 

@alconsumidor

Close
Comentarios