Drumpf, el popularista

La tremebunda verborrea del estafador presidente, Donald Trump, tuvo un efecto contrario -al que normalmente provoca en la mayoría de la fanatizada concurrencia- en un muchacho de 17 años y sus dos acompañantes de escuela.

Y tres temas relacionados.

1) Les falló, y en serio, la escenografía a los organizadores de este lovefest trumpiano. Fue un rally de apoyo a candidatos republicanos en Billings, Montana, bastión del partido republicano que comanda –con mano de hierro, cuenta de Twitter de por medio y muy malas formas- el actual presidente de los Estados Unidos.

Trending topic, #plaidshirtguy. Tyler Linfesty, invitado a participar en rally de apoyo planta cara, literalmente, en vivo a todo color y en cadena nacional a Trump.  

El tipo de la camisa a cuadros, se volvió sensación en redes por el lenguaje corporal, los gestos y las caras que pone cada vez que Trump incurre en sus mentiras desmesuradas. El estudiante de preparatoria y dos de sus amigos, uno de los cuales fue obligado a portar la chocante gorra que identifica a soldadxs del trumpismo, fueron corridos a media función del escenario sin demasiados miramientos; el protagonista principal del Happening fue interrogado durante diez minutos por miembros del Servicio Secreto encargados de proteger a Donald Drumpf, y –previa declaración Non Grata– liberado tras advertírsele al grupo de aparentes revoltosos que su reingreso al evento le acarrearía a los tres peores consecuencias.

En el sexenio de Vicente Fox, El Roñas le puso cuernitos al guanajuatense de las botas en una visita de éste y su esposa a un Centro de Tratamiento para Jóvenes; otros lo encararon tiempo después por el desafuero a López Obrador; alguien le gritó ‘espurio’ a Calderón: osadías todas, pronto puestas bajo control por elementos del Estado Mayor Presidencial, encargados entonces y ahora de sofocar estas muestras aisladas de ‘irrespeto’ a la sagrada figura presidencial. De la ‘interacción’ de EPN con jóvenes, el saldo es desolador: basta recordar la historia completa del movimiento #YoSoy132, o el patético ‘diálogo’ que sostuvo después de su invitación al entonces candidato en picada Trump a Los Pinos, el primero de septiembre de 2016 (donde por cierto, sí fue cuestionado sin respuesta por José Ramón Guardiola, estudiante de Matemáticas de la UNAM, a pesar de los controles de acceso y preguntas a modo que fueron la tónica del mismo).

Lo de Tyler Linfesty en el mitin de Billings fue, según sus propias explicaciones a medios diversos, un acto espontáneo y circunstancial. El error para los organizadores republicanos estribó en que los productores del evento creyeron que él podría representar al sector joven, en la calculada gama de personas que conforman el trasfondo de los discursos electoreros de Agent Orange desde que anunció su candidatura bajando las escaleras eléctricas hacia el vestíbulo de la Torre Trump en junio de 2015: hace más de tres años, que parecen treinta.

La tremebunda verborrea del estafador presidente, tuvo un efecto contrario -al que normalmente provoca en la mayoría de la fanatizada concurrencia- en el muchacho de 17 años y sus dos acompañantes de escuela.

A las elocuciones delirantes de Trump, le correspondieron –dado su lugar central en el encuadre- expresiones de sana incredulidad, sorpresa, y hasta indignación

Resultado inmediato: previsible, que el preparatoriano insolente y escéptico (¿cómo se atreve, a faltarle el respeto a nuestro Líder?) tenga que ser estigmatizado por la base trumpiana y sus portavoces oficiales de Fox News. Para ellos, el diseño de una rosa roja que portaba en la camisa, distintivo de la vertiente socialista dentro del Partido Demócrata, debe ser señal inequívoca de que él es agente infiltrado del Enemigo demócrata que podría quitar al Grand Old Party –del que Trump es guía moral- su control sobre las dos Cámaras en las elecciones de noviembre próximo.

Queda la impresión de que si cae Trump, tendrán más que ver sucesos como la reacción espontánea –cien por ciento explicable- del estudiante Linfenty, aunada al efecto acumulado de los pagos a la Playmate y la estrella porno Stormy Daniels (y los que les sigan, y vayan descubriéndose), o la legendaria y mítica (¿existirá, deveras?) pee tape: temas eminentemente telenovelizables y del universo Reality que catapultó al conductor de The Apprentice a este asfixiante espacio de poder que actualmente ocupa el cuadragésimo quinto presidente en la historia de la Unión Americana, que por motivos propiamente washingtonianos e institucionales.

**

2) A la cruzada de Steve Bannon en su obsesiva búsqueda por consolidar una Internacional del neo Fascismo reloaded y s. XXI se le ha suma Matteo Salvini, proto Duce xenófobo y racista italiano que disfruta de índices crecientes de aprobación nacional y que -de ribete- se autonombra ‘salvador de Europa’; popularérrimo ministro del interior, verdadero poder tras el trono en el gobierno que su partido La Lege comparte con el Movimiento de las Cinco Estrellas.

Trasciende en Miedo, volumen de Bob Woodward (periodista del Washington Post quien con Carl Bernstein ayudó a destapar la trama que condujo a la renuncia de Richard Nixon a la presidencia de EEUU, el nueve de agosto de 1974) de inminente aparición, que por su lado Trump se define en el espejo de su narcisismo patológico, como ‘popularista’ (son sus dichos, transmitidos a Woodward por este Svengali de la extrema derecha norteamericana).

**

3) Surje entretanto, cuando menos para quien esto escribe, un término relativamente nuevo, aplicable –si estiramos la liga metafórica, aunque no demasiado- al ámbito de nuestra historia compartida; de cambios necesarios, para trascender escenarios de pesadilla.

Degausser [¿desgaussizar?], se refiere a la tentativa de reducir el campo magnético a su condición original, de casi Cero: en una interpretación fuera de este contexto, a desmagnetizar el carrete de la Memoria histórica acumulada. E irresuelta.

A esto se refiere una empresa privada estadounidense, cuyos productos en venta proporcionan el servicio.

Es una máquina que se usa para eliminar datos almacenados en computadoras de escritorio, discos duros de ordenadores portátiles, disquetes y cinta magnética, mediante la alineación aleatoria de dominios magnéticos en este medio.

El término se llama así por el matemático alemán Johann Carl Friedrich Gauss (1777-1855), cuya especialización fue el trabajo sobre campos electromagnéticos.

 La información es almacenada mediante la creación de zonas minúsculas, llamadas dominios magnéticos, que cambian su alineamiento para que éste quede en la dirección de un campo magnético aplicado. La desgaussización los devuelve a  su condición original, dejando patrones o diseños aleatorios sin preferencias orientadas y garantizando así la irrecuperabilidad de datos previos.

 Por consiguiente, un desgaussizador se utiliza para extraer por completo todo el audio, video y señales de datos de cualquier medio magnético de almacenaje.

 Este proceso se usa con éxito en industrias que incluyen video, audio, computación, transmisión de señales y seguridad de datos …

¿El Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos, en su versión contemporánea de la Desgaussización Mexicana?¿Será aplicable también a la Memoria colectiva, que el sexenio entrante pretende –así sea de momento, y sólo el discurso- rescatar? ¿O habrá el PRI ahora -y el PAN durante el foxismo calderonista- acometido con relativo éxito la tarea de extirpación, en la mayor parte de las conciencias ciudadanas?

**

4) Y sí: el blofista payaso y corrupto presidente guatemalteco Jimmy Morales subió la apuesta en su guerra contra la Comisión Internacional Contra la Impunidad [CICIG], dotando a su titular, el colombiano Iván Velásquez, de la condición de paria imposibilitado de ingresar a nuestro vecino del Sur. María Consuelo Porras, fiscal titular que ocupa el lugar de Thelma Aldana (aliada de CICIG en todo momento; posible candidata al Ejecutivo el año entrante), actúa con sospechosa tibieza y se alinea al equipo presidencial https://bit.ly/2MYONRD. El baladronero secretario de estado de Trump Mike Pompeo, republicano del Partido del Té ensancha el pecho, agarra vuelo y lanza un mensaje de apoyo irrestricto … a Jimmy Morales, y dice que su nación apoyará a una CICIG ‘reformada’; es decir, chimuela. Su receta equivale al peor de los mundos (Bizarro World trumpesco) para Guatemala.

 

@alconsumidor

Close
Comentarios