Algo sobre el Nuevo Pensamiento drumpfiano

Compartimos algunas citas del Neopensamiento y su aterrizaje en la Casa Blanca con Trump, para dar cuenta del abuso de las formas que utilizan los líderes mediático-religiosos que le apoyan, para justificar la doctrina y desmantelamiento del Estado de Bienestar que encabeza el magnate desde el 20 de enero de 2017

Seguimos siendo espectadores, [email protected], de un escasamente entretenido politistáculo.

La semana pasada comentábamos que el origen sideral (en apariencia, profético: ver el largometraje, Trumprofecía, bodrio que presupone que Dios es republicano, y eligió al neoyorquino para que fuera Líder del Mundo Libre después de Barack Obama) de la presidencia de Donald J. Drumpf –o al menos, así lo quieren vender sus apoyos religiosos y supremacistas blancos, a la luz de los resultados de la elección de 2016 con su llegada del fanático Mike Pence, exgobernador republicano de Indiana, a la vicepresidencia, y los posibles de la intermedia que tendrá lugar en noviembre próximo- ya era tema de películas y libros e intervenciones en la televisión por cable, o las consabidas redes sociales, Fox News de Rupert Murdoch, o Breitbart, o Infowars de Alex Jones. También trabucos evangelizadores, empresariales y mayoritariamente caucásicos como las MegaIglesias patrioteras al estilo de las brasileñas, cuyos dueños billonarios, (léase Edir Macedo Barrera, 73 años, fundador de la exitosísima franquicia Universal del Reino de Dios, IURD; pastor más rico del mundo y propietario de la segunda cadena más grande de Brasil, especializada en noticias y deportes: RecordTV, junto a un grupo editorial) apoyan al fascista con un pie en el Palacio de Planalto Jair Bolsonaro (veremos en qué termina el culebrón electoral el 28 de octubre próximo), o bien, para el caso específico de los Estados Unidos, instituciones seudo ‘educativas’ –mucho más exitosas que la Universidad Trump– como las que pertenecen a la dinastía Falwell, productora del filme en comento, y su opulente ‘colegio’ patito ‘de la libertad’.

En todo caso, faltó abundar en el despacho anterior al entropisma o mejor dicho, afluente del mismo río ideológico trumpiano que se conoce como Nuevo Pensamiento (terminajo que, en otro contexto, se consideraría extraído de novelas distópicas como Mil Novecientos Ochenta y Cuatro de George Orwell). Aquí va una probada del mismo:

Este movimiento que inició en el siglo diecinueve […], con sus ideas tocantes a la felicidad individual y la riqueza, fue incorporado a las comunidades religiosas mediante la irrupción del Evangelio de la Prosperidad. Las creencias [pensemos de nueva cuenta, en los ‘preceptos’, si los hay, de Pare de Sufrir] relacionadas a éste, incluían la certeza de que la fe conduce a la salud personal y a riquezas ilimitadas. 

Norman Vincent Peale (1898-1993), ministro episcopal metodista y autor del bestseller de autoayuda ‘El Poder del Pensamiento Positivo’, el cual Trump cita con insistencia como ‘mi principal influencia religiosa’, se encargó de robustecer esta ‘doctrina’. Peale pensaba que el cristianismo sólo podía prosperar en una sociedad de libre mercado; creyó fervientemente en una constante intensificación del nacionalismo procristiano. Desde esta perspectiva, la debilidad individual, o el fracaso, no eran ni son opciones de vida. 

La pastor oficial y consejera espiritual de Trump, Paula White, entusiasta continuadora contemporánea del Evangelio de Prosperidad [vendedora de milagros –‘semillas de resurrección, las llama ella, a cambio de una módica donación de mil ciento cuarenta y cuatro dólares, se aceptan cheques personales o tarjetas de crédito; aquí una de sus citas más típicas: ‘El Mesías no podría haber sido un migrante ilegal’], deslizó los conceptos siguientes durante la invocación religiosa leída por ella, en la toma de posesión de Trump: “Reconocimos que cada bien, y cada obsequio perfecto proviene de ti y los Estados Unidos de América es tu regalo, por lo que proclamamos gratitud eterna”. Estos asertos embonan con la fe’ [si acaso existe el término en el vocabulario del cínico Yeti anaranjado de Queens] del actual presidente.

Pañuelos milagrosos que ofrece Paula White; lléveselos por $11, $44, $144, $1144 …

[En este orden: ¿se atreverán sus fans teologales a creer (por extensión, y según White) que Donald Trump es por consiguiente, obsequio divino en tándem con su tapete y subordinado directo en la vicepresidencia?]. 

Del mismo artículo donde se desprenden las citas anteriores, aporta información adicional sobre el clan Falwell I y II, del cual el segundo de la estirpe se ha convertido en uno de los mayores compañeros de viaje, desde que Trump arrojó el bisoñé al ruedo en junio de 2015.

La incursión de Jerry Falwell Sr. en la política norteamericana entrañó un giro teológico radical [de quien llegó a acusar a Martin Luther King Jr., en los años sesenta, de ser ‘agitador comunista’]. De una postura eminentemente separatista, que postulaba el control Superior absoluto de todo [sic], incluyendo al servicio público, transitó a otra distinta que incorporaba la acción humana para lograr la plena consumación del ‘destino de América’, tal como lo plantea, en la interpretación del mismo Falwell, la divinidad. 

[…] Su movimiento representaba al mundo blanco, segregado, conservador y fundamentalista. Luego entonces, las batallas políticas por venir tendrían como principal propósito, el rescate de América para evitar que el país se convirtiese en un ‘pantano moral’. Tras la muerte del patriarca [en 2007], su hijo Jerry Falwell Jr. tomó la estafeta de su padre.  

Compartimos algunas citas del Neopensamiento, y su aterrizaje en la Casa Blanca con Trump, para dar cuenta nueva, y reiterar ante los pocos escépticos que aún quedan, el abuso de las formas que utilizan los líderes mediático-religiosos que le apoyan, para justificar la doctrina y desmantelamiento del Estado de Bienestar que encabeza, desde el 20 de enero de 2017, el magnate. Destrucción secular, sancionada desde el Cielo y sus sesgadas, y ‘sagradas’ fuentes.

Desnudan aún más al candidato a emperador y aprendiz de Duce Trump, y a [email protected] [email protected] que, hasta que termine su mandato en Washington casa matriz, seguro insistirán en hacerlo compadre 

Y en la sucursal Brasilia de la Internacional Ultraderechista planteada por Steve Bannon, ahora con base firme desde un castillo medieval en Italia, y de llegar Bolsonaro -por aclamación mayoritaria de sufragios- a la presidencia de una nación con más de 211 millones de cuerpos y almas, tendrá en el neopensador brasileño Edir Macedo a su dizque ‘profeta’ de cabecera?

Por lo pronto el Obispo Edir estrenó este año Nada que Perder, un biopic, con funciones en cines brasileños tan vacíos como los que proyectaron hace poco en EEUU la Profecía Trump peliculizada.

 

 

@alconsumidor

 

Close
Comentarios