Griff y el realismo tóxico

Al santurrón William Griffin “Griff” Jenkins, reportero y productor de Fox News, le anima idéntico fervor patriotero al que motiva al votante y exige una perpetuación de la conspiranoia bajo el manto del partido republicano el próximo seis de noviembre.

Griff  Jenkins, con sus cuarenta y siete años -que parecen cuatrocientos setenta- a cuestas, alega ser reportero y productor de Fox News.

Es también, o lo fue alguna vez en su vida (y seguirá siéndolo, si acaso la actual pesadilla de Trump se acabe), personalidad en la radio que contribuyó a consolidar como héroe indiscutido de la derecha al excoronel Ollie North, hoy líder de la Asociación Nacional del Rifle y exmilitar que laboró bajo las órdenes de Ronnie Reagan durante su presidencia; que fue principalísimo protagonista del escándalo en el que Irán compró armas norteamericanas con recursos que fueron ilegalmente a parar -transformados en equipo bélico, con el visto bueno del gobierno del republicano e ídolo de sus sucesores bushistas y trumperos- a manos de la Contra nicaragüense.

La semana pasada Griff se apoltronó en McAllen, Texas, para compartir sus peripecias con un público cautivo mayoritariamente temeroso, ignorante en extremo y atento a lo que sucede en la frontera con México; dedicó su tiempo allá, y no poco esfuerzo y energía, a ‘suplementar’ la obra sucia del gobierno de Trump con un particular granito de arena. Oculto en la maleza, entre gritos y susurros, este seudo ‘informador’ madrugó a [email protected] que intentan escapar de la violencia en distintos países de Latinoamérica y buscan refugio para [email protected] y sus familias en la Unión Americana, abusando para sus propósitos del elemento sorpresa.

Video directo (y sin aliento) de Fox y Amigos, el programa matutino cabecera de la TV; un eterno favorito de Donald Drumpf.

Al santurrón William Griffin Griff Jenkins le anima idéntico fervor patriotero al que motiva al votante y exige una perpetuación de la conspiranoia bajo el manto del partido republicano (accionista principal: Trump), el próximo seis de noviembre.

Siendo sinceros e independientemente de lo que arrojen encuestas preliminares, quizá se repita fatalmente el resultado final de 2016. Hay demasiado en juego como para que el GOP acepte jugar en una cancha electoral pareja.

En todo caso, y como puede apreciarse en el video, el valiente Griff, acompañado por su equipo foxista de cámaras y micrófono, grita a un grupo de personas que intentan cruzar el río:

Disculpe, señor: ¿intentaban ustedes llegar ilegalmente a América?”.

Como respuesta los pasajeros de la balsa son llevados de regreso al lado mexicano de la frontera.

Parece que hemos frustrado este intento, pero las autoridades nos dicen que buscarán otro lugar para desembarcar aquí”, informa Griff.

 Después confronta a la familia escoltada por la autoridad, rogando quizá que la persona a la que va dirigida su pregunta no sepa hablar inglés:

“¿Podría decirme por qué vino ilegalmente?”.

Le contesta una mujer, en la lengua de Griff.

 “… por la situación en Honduras. No puedes trabajar allá, porque los criminales siempre se quedan con tu dinero…”.

Sobra decir que, acorde con los tiempos, la empatía no es uno de los atributos de Griff. Aún menos de Steve Doocy, Brian Kilmeade y Ainsley Earhardt, el sonriente Trumpvirato de Fox and Friends que hoy son el Ministerio extraoficial de Propaganda, junto con Sean Hannity en el horario nocturno: dos mitades que deben producir bastante envidia en los recintos de derecha militante allá, y en el resto del planeta. Cuatro portadores y transmisores privilegiados del Trumprinzip, adaptado en su versión cableística y de redes en Estados Unidos.

Los de Griff y sus colegas son diálogos en el vacío; acaecen en el trágico y absurdo teatro/circo del Trumpiato en su fase intermedia.

***

Y hay más provocación.

Trump se explaya y exhibe cómo el empedernido narcisiracista que es, ante jóvenes conservadores afroamericanos Millenials, el viernes pasado.

Le dio rienda suelta al dislate, por desgracia –y por ahora- normalizado.

Creo que Kanye, podría ser uno de los hombres de la política más poderosos”.

Puedo ver las caras increíblemente guapas y atractivas. Hoy, no está permitido usar esos términos pero dirán que son – pero ¿saben qué?, los usaré de todas maneras. Miren estas caras guapas… no es políticamente correcto. Tenemos que regresarlas al mundo de lo que es permitido [OK], ¿verdad ?”.

Se pregunta el Animador en Jefe del politistáculo, por qué el lema América Primero (usado por círculos pro nazis, encabezados por el piloto Charles Lindbergh durante la Segunda Guerra Mundial). Prosigue la crónica.

¿Racista?¿Racista? ¿Por qual  portero y productor de Fox News, cuerdo con un estudio del IMCO y OPI Inteligencia Participativa.do la secundaria. go udianté es esto racista?”. Pone énfasis Trump en la última ‘erre’ inicial con singular alegría. Aquí nos encontramos, creo. ¿No están todos en este salón de acuerdo conmigo? Están ustedes viviendo en América. América Primero, ¿verdad?”.

Estalla la concurrencia, con gritos y porras. “¡USA! ¡USA!” Trump sonríe y alza el puño, en actitud desafiante. Termina diciendo: Esto es verdaderamente hermoso.  

Existe un sector de las poblaciones vulnerables a la guerra que intensifica en su contra el suprematismo blanco, que no es demasiado numeroso -pero sí vociferante- pero que dispone de acceso abierto a financiación en tanques conservadores de pensamiento e impacto en redes sociales o medios afines al semi duce Trump; este grupo defiende a rajatabla las rabietas del niñulto de la Casa Blanca: sus peores ultrajes, disparates y excesos.

Los jóvenes portando cachuchas rojas #MAGA son sólo el indicio más reciente –y por tanto, el más visible, hasta que surja otro que se desviva en elocuentes alabanzas, de preferencia cuasireligiosas, al Líder- del síndrome.

Es el Realismágico transplantado al río Potomac, donde la gente no levita al tomar chocolate, pero sí aplaude a rabiar a los que le hacen daño.

Con dosis grandes y amagos de realistoxicidad. Vasos comunicantes: la versión contemporánea, corregida y aumentada de USA, antes célebre –hoy casi olvidado- tomo escrito por el estadounidense John Dos Passos (novela que sirvió de inspiración parcial a Carlos Fuentes en La Región Más transparente), que tiene por necesidad que incluir -en su galería de personajes- el testimonio de la funcionaria trumpista insinuando que los agentes migratorios podrían balear a miembros de la caravana,si sus vidas corren peligro”; o el de una prominente (y oportunista) líder reaccionaria de opinión afroamericana, que considera que el salvador del mundo libre Donald Trump es último bastión de la civilización occidental’ ante la barbarie; o el hecho de que la densa matriz informatoide que encumbra a personajes como éstos, satélites del Trumpiato, ya es órgano indisoluble de una deriva del Nativismo estadounidense blanco, que comparte valores con sus pares fascistas intercontinentales, y sus delirios restauratorios en Hungría, Polonia, Italia, Chequia, Austria, &c… ¿Brasil?

 

@alconsumidor

Close
Comentarios