Triste bienio trumpista

Este año dará pistas de lo que nos depara el futuro de la Era Trump. Mientras se aclaran incógnitas inmediatas, acá se se incluyen algunos casos recientes.

Donas, a dólares

Apenas ayer pero de hace dos años, el Trump seudoestadista –como salido de un delirio apocalíptico, la versión reloaded de la célebre Death Wish con Charles Bronson o quizá de una mala copia de película de desastres [Infierno en la Torre] de los años setenta– anunció su llegada en un discurso que aludía a la inexistente carnicería americana: algo que más que sentar bases sólidas de gobierno, tal como fue la costumbre de sus antecesores en la toma de posesión, parecía concebido por su febril ‘estratega’ Steve Bannon para enardecer y soliviantar al cuarenta por ciento y pico de masa electoral que lo ungió y que –tal parece, de acuerdo a encuestas agregadas como la de Nate Silver en su sitio 538, y que se actualizan a diario– aún hoy lo idolatran. Los más fanáticos hasta enfatizan la naturaleza ‘divina’ de su ascenso al poder, y el acompañamiento de figuras hiperreligiosas: el homófobo vicepresidente y patiño Mike Pence, o el secretario de Estado y ex director de la CIA, Mike Pompeo.

Por lo pronto es un hecho que la expresión Dollars to Donuts, rastreable a sus orígenes impresos al estado de Nevada, circa 1876, siga dando certeza al votante trumpístico en su empeño por ver el nombre del magnate repetido en la boleta republicana para 2020, si la investigación de Robert Muller sobre la trama rusa en los comicios presidenciales u otro de los escándalos que se multiplican en su gobierno no arrojan resultados catastróficos que convenzan a su base (y a la intelligentsia de Fox News, y organismos o redes afines al aprendiz de Duce) que ha llegado la hora de abandonarlo.

Este año dará pistas de lo que nos depara el futuro de la Era Trump. Mientras se aclaran incógnitas inmediatas, y en el limitado rubro de las secuelas entropísticas, se incluyen abajo algunos casos recientes.

1) El oligarca aluminero ruso Oleg Deripaska (cuyas empresas podrían ver liberadas las sanciones en su contra en días futuros, gracias al apoyo irrestricto de la coalición trumpista en el Senado a su líder moral) verá tiempos mejores para su consorcio, y su vida personal. La modelo rusa que alegaba poseer secretos de la injerencia de Oleg en las elecciones que llevaron a Trump a la presidencia de Estados Unidos en 2016 –protagonista de un video muy difundido que produjo la ONG que encabeza Aléxei Navalny, opositor a ultranza del régimen de Vladimir Putin) estuvo presa en Tailandia; recién ha sido deportada, y de inmediato arrestada al llegar a territorio ruso.

2) Para los que se declaraban ignorantes de los motivos que tenía el presidente de Estados Unidos, al adoptar un uso peculiar de usar sus vistosas corbatas [motivo inspirada de burla, chacota y Photoshop en las famosas Trumpsties o corbatrumps]: despeja la incógnita Chris Christie, exgobernador de Nueva Jersey, frenemy de Trump (y del Primer Yerno Jared Kushner; cuando era fiscal, Christie ayudó a meter su papá a la cárcel) eterno candidato a ocupar algún puesto de relevancia en la Corte de los Milagros trumperos, en un libro de reciente aparición. Resulta que el de la Casa Blanca considera que así se ve más ‘esbelto’ [¡sic!] …

3) Para el botarate fascista Steve King del estado de Iowa, atrabilario personaje salido del mismo molde de los Partidarios del Té (incluso antes de que este ‘movimiento’ irrumpiera en la política norteamericana tras la primera toma de posesión de Barack Obama, en enero pero de 2009); abierto simpatizante de movimientos neonazis en Europa y su país de origen, y ubicuo fósil del Congreso federal reelecto en los comicios intermedios de noviembre 2018, los términos nacionalista y supremacista blanco no deberían escandalizar a nadie. Más bien y para él, son motivo de orgullo caucásico, por no decir ario. Menos, en una nación que tiene en Donald Trump a su Odiador-en-Jefe.

4) Vaya sorprendente, maravilloso encabezado:

El día primero de mayo, a menos de seis meses de las elecciones intermedias, Donald Trump aparentemente ha abandonado la Casa Blanca, abdicando así de su rol de presidente de los Estados Unidos. No ha mediado comunicado oficial alguna del hecho, aunque cuatro fuentes independientes, que son asesores presidenciales -declarando por separado, y a condición de mantener el anonimato- dicen haber encontrado el 30 de abril una servilleta en el escritorio de Trump en la Oficina Oval, donde podía leerse el siguiente mensaje garabateado en tinta roja: ‘Culpen a la Corrupta Hillary & a Hfior [derivación del covfefe tuitero de Trump — DG] & los Medios Fake News”.

El ‘despresidencializado’ término Unpresidented de sus ocho columnas [juego adicional de palabras que recuerda a otros hechos sin precedentes, como lo fue la renuncia de Richard Nixon a la jefatura del Ejecutivo una vez descubierta su responsabilidad directa en el escándalo Watergate, el 7 de agosto de 1974] es una impecable edición falsa –en el sentido positivo del término, enemigo declarado de los Fake News–pretendidamente del Washington Post, con miles de ejemplares impresos que fueron recientemente distribuidos en distintos puntos de la capital de la Unión Americana, y con contenido relevante incluido en sus ocho páginas. Fue creada por el colectivo ciudadano Yeslab.org (donde uno también puede ingresar al divertido ‘Museo de Sitios Web Falsos’). Ha aportado mucho a la conversación en corrillos políticos del Distrito de Columbia y por supuesto, en las infaltables redes. El portal de la agrupación de marras incluye una edición completa y descargable en formato PDF.

Es un retorno agradecible a una cierta ‘normalidad’ anhelada, contra el muro de la realidad alterno o Mundo Bizarro de Trump en el que [email protected] [email protected] y a pesar nuestro, hemos tenido que vivir desde hace dos años y un día. Tentativa singular, vista desde el ámbito de la imaginación, y algo de Wishful Thinking (simple sueño guajiro o ilusión voluntarista, con sus consiguientes mecanismos de defensa y ataque) al que se le agregan ingredientes creativos nada descartables.

 

@alconsumidor

Close
Comentarios