El escándalo moral de la pobreza extrema

La pobreza no sólo afecta a quienes se encuentran en esta condición. Debilita nuestra democracia, economía, estabilidad y viabilidad como país.

En 1993, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió declarar el 17 de octubre como el día internacional para la erradicación de la pobreza.

Tal como se reconoce en el documento de Principios Rectores sobre la Extrema Pobreza y los Derechos Humanos:

“En un mundo caracterizado por un nivel sin precedentes de desarrollo económico, medios tecnológicos y recursos financieros, es un escándalo moral que millones de personas vivan en la extrema pobreza”.

Así lo ha reconocido el propio Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, en un mensaje emitido con motivo de este día:

Y es que la pobreza no es sólo la falta de dinero, sino la incapacidad para desarrollar todo el potencial de las personas como seres humanos. La pobreza es en sí misma un problema de derechos humanos y es, a la vez, causa y consecuencia de violaciones de los derechos humanos, tal como lo reconoce la propia Organización de las Naciones Unidas.

Es por ello que la situación de México es altamente preocupante.

México no es un país pobre, y sin embargo, más de la mitad de su población se encuentra hundida en el abismo de la pobreza. Hoy como hace 25 años más del 50 % de la población vive en condiciones de pobreza. Con la diferencia de que hoy son casi 11 millones de personas más que hace 25 años. 62 millones de personas en total son las que sobreviven día a día en esta situación.

El problema es que la pobreza no sólo afecta a quienes se encuentran en esta condición. La pobreza:

  1. Debilita nuestra democracia, al generar un terreno propicio para el clientelismo, la corrupción y la impunidad.
  2. Debilita nuestra economía, al condicionar el mercado interno.
  3. Mina nuestra estabilidad y nuestra viabilidad como país, al excluir a millones de personas y regiones enteras del desarrollo.
  4. Y por desgracia ha sido el caldo de cultivo propicio del crimen, la violencia y la violación sistemática de derechos humanos que flagelan al país.

En este contexto, desde Acción Ciudadana Frente a la Pobreza presentamos la Encuesta Nacional de Percepción sobre Ejercicio de Derechos.

Esta es la primera vez que en México disponemos de una encuesta específica a nivel nacional sobre el ejercicio de derechos, que comprende la percepción ciudadana sobre pobreza, desigualdad, economía incluyente, salario mínimo y respeto a los derechos en México.

Los resultados de la encuesta confirman que la pobreza y la desigualdad acotan el ejercicio de derechos ya que reducen significativamente las oportunidades para que quienes las padecen puedan salir de esa condición.

En Acción Ciudadana Frente a la Pobreza creemos que es posible hacer de México un lugar mejor. Aunque no sea mañana, sí lo será en un futuro que está a nuestro alcance. Juntos podemos construir un país libre de pobreza, en el que todos puedan desarrollar todo su potencial. Un país con igualdad de oportunidades para todos, sin privilegios ni corrupción.

Para lograrlo el principal desafío consiste en ser disruptivos y acabar con los mitos que contribuyen a que en México persistan la pobreza y la desigualdad, la corrupción y a la impunidad.

Plantearse la erradicación de la pobreza requiere un cambio de enfoque: un nuevo modelo de desarrollo económico y social para construir una economía que incluya a las personas, derechos sociales garantizados, instituciones públicas que funcionen, y una nueva cultura ciudadana de corresponsabilidad; es decir, para lograr un país con cohesión social.

Nuestras propuestas para construir este nuevo modelo son de cuatro tipos de cambio: Desaparecer (dejar de hacer), Transformar (cambiar a fondo), Mejorar y Crear.

  • Desaparecer: instituciones y normas legales que generan pobreza. Por ejemplo, las políticas de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (CONASAMI).
  • Transformar: la actual dispersión de mini-programas sociales para integrar un solo fondo de becas, una red integrada de salud y un fondo de pensiones para formar un Sistema Nacional de Protección Social con un ingreso mínimo garantizado y acceso universal a servicios de salud.
  • Crear: el Registro Nacional Ciudadano con enfoque de derechos que se convierta en la puerta de acceso única a los programas sociales, una contraloría social “ciudadanizada” vinculada al Sistema Nacional Anticorrupción y desarrollar nuevos sistemas de conversión y alianza público-privada- sociedad civil para crear opciones de segunda oportunidad para jóvenes en rezago educativo y sin empleo.
  • Mejorar: Priorizar la atención preventiva en la salud y la detección oportuna de riesgo de enfermedades crónicas, el protocolo de atención al desarrollo del cerebro en los primeros mil día de vida (desarrollo infantil temprano) y mejorar la calidad educativa en las zonas con mayor pobreza en un esquema de calidad con equidad.

Un México con igualdad de oportunidades para todos, sin privilegios no corrupción.

¡#SíQueremos!

 

@FrenteaPobreza

Close
Comentarios