¿Qué importa más en la aprobación de Peña Nieto?

El análisis muestra que las prioridades en la agenda de Peña podrían estar en el combate a la delincuencia, mejora de caminos y vialidades, transparencia y economía, lo cual ayudaría a recuperarse de la mala percepción que tienen los mexicanos.

Por: Alejandra Leyva (@aleleyva9)

Desde el inicio de la administración del presidente Enrique Peña Nieto, la aprobación presidencial ha descendido precipitadamente. A principios de su sexenio en diciembre de 2012, tenía una aprobación de 53 por ciento; donde alcanzó su punto más alto en mayo de 2013 con 57 por ciento. A partir de ahí, su popularidad cayó significativamente, llegando en febrero de 2017 al punto más bajo con 17 por ciento. Mientras que el último dato muestra que en agosto de 2017 la aprobación del Presidente fue de 22 por ciento, de acuerdo con los datos disponibles de la Consulta Mitofsky.

¿Por qué es relevante la aprobación presidencial? Esta medición es un instrumento útil para conocer cómo las personas evalúan el gobierno del presidente en turno. En general, la opinión pública es una buena herramienta para advertir si los ciudadanos están satisfechos con el gobierno que tienen. En el caso de México, estos ejercicios de respuesta ciudadana reflejan la percepción de eficacia o ineficacia, debido a que existen pocos mecanismos institucionales de rendición de cuentas. Una aprobación presidencial favorable tiene implicaciones sobre la legitimidad del gobierno, en la libertad de negociación política, y sobre todo en las posibilidades que tiene el PRI de ganar en el siguiente proceso electoral.

Teniendo esto en cuenta, nos interesa saber qué importa más en la aprobación del desempeño de Peña Nieto, quiénes lo aprueban o desaprueban, y qué temas influyen para evaluar su desempeño. Para responder estas preguntas se realizó un análisis con los datos más recientes publicados por la Primera Encuesta Preelectoral DEFOE-SPIN. Dicha encuesta fue levantada del 28 de octubre al 1 de noviembre de 2017. De las 1200 personas entrevistadas en sus viviendas, el 12 por ciento aprueba mucho el trabajo del Presidente, el 16 por ciento lo aprueba algo, el 17 por ciento ni aprueba ni desaprueba, el 24 por ciento lo desaprueba algo y, el 27 por ciento lo desaprueba mucho. Si se suman los porcentajes que lo aprueban esta es del 28 por ciento, lo que revela un aumento en la percepción favorable que tienen los mexicanos de su presidente. Posteriormente, el análisis se desagrega por distintos temas, evaluando el desempeño del presidente en cada uno de ellos. Los porcentajes efectivos que muestran la calificación de cada uno de estos temas, se muestran en la siguiente gráfica.

Como se puede observar, hay un mayor porcentaje de personas que califican de manera positiva al presidente en los temas de apoyo a los damnificados y en los servicios de salud. Por otro lado, en los temas de combate a la corrupción y a la delincuencia un mayor porcentaje de personas lo califica negativamente.

Para poder saber qué temas realmente afectan la aprobación presidencial, se hizo un análisis estadístico utilizando un modelo de mínimos cuadrados ordinarios, en el cual se corrige la heterocedasticidad por errores robustos. Se utilizó como variable dependiente la aprobación presidencial y como variables independientes cada uno de estos rubros, añadiendo la escolaridad, la edad y el sexo como variables de control. Los resultados son los siguientes:

Coef. Desv. Est.
Corrupción 0.0214 0.0494
Delincuencia 0.1421*** 0.0534
Narcotráfico -0.0018 0.0513
Empleos 0.0688 0.0506
Caminos 0.0775* 0.0466
Vivienda 0.0715 0.0496
Campo -0.0120 0.0502
Turismo 0.0223 0.0473
Mujeres 0.0454 0.0490
Transparencia 0.0999** 0.0500
Jóvenes 0.0680 0.0537
Economía 0.1285** 0.0514
Educación -0.0459 0.0491
Salud 0.0430 0.0490
Damnificados 0.0840* 0.0462
Pobreza 0.1228** 0.0526
Escolaridad -0.1162*** 0.0355
Sexo -0.0460 0.0630
Edad -0.0024 0.0026
Constante 0.7140*** 0.2105
N 906
F(19, 886) 94.62
Prob > F 0.0000
R-cuadrada 0.5505

*p<0.1, **p<0.5, p<0.01

Los resultados muestran que únicamente se puede asegurar una relación significativa para el combate a la delincuencia, la mejora de caminos y vialidades, la transparencia, el manejo de la economía, el apoyo a los damnificados. Lo que quiere decir que la calificación en cada uno de estos temas tiene una relación positiva con la aprobación del Presidente. Para las demás variables independientes no podemos asegurar una relación estadística lo suficientemente fuerte. Para las variables de control la única significativa es la escolaridad, denotando una relación negativa, lo que señala que las personas con más escolaridad desaprueban en mayor proporción al presidente.

Pareciera que quienes más discrepan con la administración del presidente son las personas más educadas. Por otro lado, el apoyo a los damnificados parece favorecer la opinión pública que se tiene del presidente y, probablemente esta base se refuerce en los siguientes meses con los recursos que se destinen a la reconstrucción que a la vez sean mostrados por los medios de comunicación. Así pues, hay temas que importan más que otros, el análisis muestra que las prioridades en la agenda de la administración del presidente podrían estar en el combate a la delincuencia, la mejora de caminos y vialidades, la transparencia y la economía, lo cual ayudaría a recuperarse de la mala percepción que tienen los mexicanos. En los siguientes meses, veremos cómo se están tomando medidas para aumentar la calificación positiva del gobierno en turno. Los hallazgos señalan qué es lo que realmente mueve la aprobación presidencial y a dónde podría apuntar la administración de Peña Nieto, en víspera a las elecciones de 2018.

La Primera Encuesta Preelectoral DEFOE-SPIN se encuentra disponible para su consulta y descarga aquí.

 

* Alejandra Leyva es consultora de Spin.

Close
Comentarios