Sismos: una segunda evaluación

A la pregunta sobre cuánta solidaridad hubo en la ciudad, 93 %  de los encuestados responde que mucha, el 50 % que esa solidaridad va a continuar y el 43 % que se va a apagar.

La semana pasada publiqué en estas mismas páginas los resultados de la primera evaluación cuantitativa que se hizo sobre los terremotos del 7 y 19 de septiembre que afectaron Oaxaca, Chiapas, Morelos, Puebla, la Ciudad de México y áreas de la zona metropolitana (Reforma, 24.09.17).

El Economista (25.09.17) publica la segunda evaluación centrada solo en la Ciudad de México. El índice de confianza es del 95 %. Y contempla 300 entrevistas directas y 200 telefónicas. El levantamiento se hizo el 22 y 23 de septiembre.

A la pregunta sobre cuánta solidaridad hubo en la ciudad, 93 %  de los encuestados responde que mucha, el 50 % que esa solidaridad va a continuar y el 43 % que se va a apagar. Los ciudadanos evalúan muy bien la solidaridad que se vio en las calles y la mitad tiene la esperanza de que ésta permanezca.

El 87 % dice estar muy orgulloso de los habitantes de la ciudad y el 77 % de vivir en ella. La gente ante la tragedia reacciona fortaleciendo sus lazos de pertenencia con la ciudad y valora positivamente a quienes la habitan.

A la pregunta sobre el desempeño de los distintos actores involucrados en la ayuda, el 98% piensa que los voluntarios lo hicieron bien y muy bien; el 92 % dice lo mismo de Los Topos; el 88 % de los bomberos; el 81 % de los integrantes de las Fuerzas Amadas; el 77 % de la CFE; el 68 % de la policía; el 50 % del gobierno federal y el 47 % del gobierno de la ciudad. Los actores involucrados de manera directa en las tareas de rescate son quienes reciben las calificaciones más altas y el gobierno federal y de la ciudad las más bajas.

El 80 % dice que ellos y sus familiares no sufrieron ningún daño en sus viviendas y el 20 % que sí. El 88 % que sufrió algún daño dice que éstos son reparables y el 7 % que no lo son. Sólo el 6 % dice que su casa tiene seguro contra este tipo de daños y el 86 % que no. De estos datos se deriva que se podría promover un programa masivo de contratación de seguros de la vivienda contra desastres.

De la iniciativa de los partidos que anuncian estar dispuestos a dejar de recibir parte de sus recursos, a los que tiene derecho, para destinarlos a las tareas de reconstrucción, el 57 % considera que es sincera y el 36 % que es oportunista e intentan aprovecharse de las circunstancias. Una mayoría valora bien la iniciativa, pero un porcentaje relevante la ve como una maniobra política.

A la pregunta de cómo recibió la información para ayudar o incorporarse como voluntario, el 22 % afirma que por las redes sociales; el 16 % por grupos y asociaciones; el 15 % por la radio y la televisión y el 4 % de otras formas. Los medios tradicionales pierden espacio y las redes lo ganan.

 

@RubenAguilar

Close
Comentarios