Al final del periférico

A partir de la amistad de un grupo de adolescentes y las relaciones que entablan entre ellos, la novela ofrece un retrato de las clases medias citadinas que emergen en la década de los setenta.

Al final del periférico

Guillermo Fadanelli

Literatura Random House

México, 2016

pp. 186

La novela inicia con una advertencia: “La biografía es un mito. Escribí esta novela convencido de que las señales que nos da la memoria sobre nuestro pasado son más emocionales que precisas. Los personajes que habitan esta obra son consecuencia de mi imaginación, y aunque he utilizado los nombres reales de algunos de mis amigos de la adolescencia, tal maniobra no ha sido más que un pretexto para crear una historia capaz de estar a la altura de mi memoria emotiva. Nadie, excepto yo mismo, se encuentra representado en los hechos de esta novela”.

La historia, de corte autobiográfico, se sitúa a mediados de los años setenta en el espacio de los nuevos fraccionamientos que en la Ciudad de México se abrieron al final del Periférico Sur, como Villa Cuemanco y Rinconada Coapa, que fueron habitados por las nuevas clases medias, producto del éxito económico del país, que se desplazaban de barrios tradicionales más populares. Una de estas familias es la de Guillermo, Willy, quien narra su historia y la de sus nuevos amigos del barrio.

A partir de la amistad de un grupo de adolescentes y las relaciones que entablan entre ellos, la novela ofrece un retrato de las clases medias citadinas que emergen en la década de los setenta. Están sus valores y costumbres, las nuevas aspiraciones, la manera de entender y vivir la pareja y la familia, el trato a las mujeres y a los hijos y también sus prejuicios, miedos e inseguridades.

La obra también recorre, es un tema que interesa al autor, lugares y sitios de la Ciudad de México. En esos espacios transcurre la vida cotidiana de los millones de habitantes que tiene la capital. Ellos contienen y acotan los desplazamientos, pero también son la oportunidad de abrirse a nuevas y distintas realidades, para comprar, comer y divertirse. Esos espacios también son parte de la cultura propia de la ciudad.   

El humor negro, la ironía y la irreverencia recorren la obra escrita de manera directa, ágil y que siempre fluye. El autor dice que al terminar esta novela “descubrí que después de ir y venir por la literatura había logrado encontrar una voz que uniera memoria y libertad de escritura, con el desasosiego propio del vivir. Uno siempre es niño y después se muere, me convenzo a mí mismo. Y ahora descubro que intentaba -acaso de manera inconsciente- reunir en una obra todo el sentido y la emoción de haber vivido durante un instante, y retener, por medio de la literatura, aquel momento en la memoria. No he guardado nada bajo la cama y si esta novela, que pasó sobre de mí como un relámpago, posee alguna virtud o valor es la de reconocer que la vida sucede en buena medida sin nuestra intervención. Los adolescentes que se congregaron al final del periférico a mediados de los años setenta, mis amigos, acompañados de su gracia, inocencia y crueldad naturales ríen y se preguntan: “Willy, ¿un escritor? ¿Qué carajos es eso?”.

***

Guillermo Fadanelli. Nació en la Ciudad de México en 1960. En la literatura se formó como autodidacta. En la UNAM hizo estudios de ingeniería civil. Ha vivido en España y Alemania. Algunas de sus obras son: En busca de un lugar habitable; Elogio de la vagancia; Insolencia, lenguaje y mundo: ensayos; Dios siempre se equivoca: aforismos; Plegarias de un inquilino: crónica; ¿Te veré en el desayuno?; La otra cara de Rock Hudson; Malacara; Educar a los topos; Lodo; Hotel DF; Mis mujeres muertas; El hombre nacido en Danzig: novelas. Entre sus libros de relatos se encuentran Compraré un rifle; Terlenka; El día que la vea la voy a matar; Mariana Constrictor. Fundador de la revista y editorial Moho (1988), la cual dirige. Animador de la cultura underground. Colaborador de fanzines y revistas de literatura y cultura en varios países.

 

@RubenAguilar

Close
Comentarios