Los homicidios en México y el mundo

El próximo gobierno en México debe proponerse volver a las tasas de 2006 y 2007 y bajar los números de estos últimos once años que oscilan entre los 18 y 23 homicidios dolosos por cada 100,000 habitantes.

Al año en el mundo son asesinadas 468,000 personas, lo que representa una tasa de 6.4 por cada 100,000 habitantes, y en América Latina se eleva y llega a 18.6, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS)

En 2015, como en los años anteriores, la región fue la más violenta del mundo. En Honduras hubo 85.7 homicidios por cada 100,000 habitantes; en El Salvador, 63.2; en Venezuela, 51.7; en Colombia, 48.8; en Belice, 37.2; en Guatemala 36.2 y en Brasil 30.5. En México son 19, según el Informe de Estadísticas Sanitarias Mundiales 2016, publicado por la OMS.

Países con tasas como las de América Latina en el mundo son Irak con 83.6 homicidios por cada 100,000 habitantes; Afganistán, 40.9; Somalia 35.8 y República Centroafricana, 25.6. El caso de Siria es excepcional por la guerra y el número asciende a 306 homicidios por 100,000 habitantes como los tuvo la Ciudad de Medellín en los años que la asoló Pablo Escobar.

En América Latina hay una decena de países con tasas más altas que las de México, en el país la más baja en la historia moderna fue en 2006 y 2007 con ocho homicidios por 100,000 habitantes cerca de la actual tasa mundial. Estos números, que estaban a la baja en los últimos 40 años, volvieron a escalar con la declaratoria de guerra contra el narcotráfico del presidente Calderón que ha continuado el presidente Peña Nieto.

La tasa más baja de homicidios corresponde a Europa con tres por cada 100,000 habitantes. En el horizonte del largo plazo ese es el nivel que América Latina se debería proponer alcanzar. Hoy se está muy lejos de esa posibilidad.

El próximo gobierno en México debe proponerse volver a las tasas de 2006 y 2007 y bajar los números de estos últimos once años que oscilan entre los 18 y 23 homicidios dolosos por cada 100,000 habitantes.

Esto exige un cambio en la actual estrategia para enfrentar el narcotráfico y el crimen organizado. Esto porque es evidente que el número de los asesinatos se disparó después de la declaratoria de guerra del presidente Calderón, que ha seguido el presidente Peña Nieto.

 

@RubenAguilar

Close
Comentarios