La incierta situación de la población en la UE

La Unión Europea vive en una contradicción que no logra resolver: la de la necesidad de la mano de obra migrante y la de un creciente discurso antiinmigrante e incluso xenófobo.

En 2016, los países de la Unión Europea (UE) tuvieron 5.11 millones de nacimientos y 5.13 millones de fallecimientos. Ahora en esa región mueren más de los que nacen, según datos de Eurostat, la oficina estadística europea.

De los 28 países de la UE nueve decrecieron, el menos Polonia y más Lituania. Estos países no recibieron migrantes. Los otros 19 países que sí los recibieron todos crecieron, los menos Estonia y Eslovenia, y los más Suecia y Luxemburgo.

En 2016, la UE ganó 1.67 millones de habitantes con la llegada de los migrantes. Esto permitió revertir la pérdida natural de la población. Alemania, el país más poblado de la UE recibió 774,300, Reino Unido 248,400, Suecia 117,700, España 89,100, Holanda 78,900, Austria 75,800, Francia 65,900 e Italia 65,700.

Sólo Alemania acogió a poco menos de la mitad de todos los migrantes que llegaron a la UE. Entre Reino Unido, Suecia, España, Holanda, Austria, Francia e Italia suman 741,500. Los 161,700 restantes se dividen entre los otros once países.

Los expertos sostienen que la pérdida natural de la población de la UE requiere la incorporación constante de migrantes, para evitar la carencia de mano de obra que afecte la actividad económica. Hablan también de la necesidad de que esta migración debe ser regulada y legal.

En los próximos años, es posible que ya para siempre, los países de la UE y otros de Europa van a tener que integrar a su política de población la entrada de los migrantes que necesitan, para que sus países sigan funcionando de manera particular en el sector de la producción industrial y cierto tipo de servicios. En los hechos ya lo hacen.

La UE, a pesar de esta realidad, vive en una contradicción que no logra resolver: la de la necesidad de la mano de obra migrante y la de un creciente discurso antiinmigrante e incluso xenófobo que se niega a esta verdad. En esto hay diferencias notables de un país a otro.

Es posible que la solución, en el corto y mediano plazo, va a ser la que ahora se da en el Reino Unido cuyo gobierno ha convertido el discurso antimigrante en una bandera, pero eso no obsta para recibir a los migrantes que necesita. En 2016, es el segundo país que más recibió, aunque ya no es parte de la UE.

 

@RubenAguilar   

Close
Comentarios