Trabajo infantil

Más de 3 millones de niños laboran en México, casi la mitad no reciben salario alguno y más de un millón se dedica al trabajo doméstico en condiciones inadecuadas.

La tasa de trabajo infantil, de 5 a 17 años, en México es del 8.4% y superior a la del promedio de América Latina que se sitúa en 7.6%, según la Organización Mundial del Trabajo (OIT).

Son 2 millones 470 mil los menores de edad que laboran en el país, de acuerdo a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS). De cada diez niños que trabajan ocho lo hacen en actividades agrícolas en pequeñas comunidades rurales y la mitad de ellos no recibe ninguna remuneración.

Un estudio de la Universidad Nacional de México (UNAM), estima en 3 millones 600 mil los niños que trabajan entre los 5 y los 17 años. Un millón 130 más que los considerados por la STPS.

El 42.5% de los niños y adolescentes que trabajan no reciben salario alguno, el 33.0% un salario mínimo y el 19.1% hasta dos salarios mínimos. Del 100% de los que trabajan, el 23.5% lo hace para pagarse la escuela y sus propios gastos y el 23.5%, por gusto o por ayudar.

Al problema anterior hay que añadir que un millón 686 mil niños, entre 5 y 17 años, realiza algún tipo de trabajo doméstico en condiciones no adecuadas, según el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI).

Esta cantidad representa el 5.7% de la población menor de 18 años en el país. Las mujeres son las más afectadas porque quienes dedican más de 28 horas de trabajo doméstico en condiciones no adecuadas de cada diez ocho son niñas.

De esta población el 20.8% no asiste a la escuela. En el caso de las mujeres el 27.4% y en el de los hombres en 13.9%. El 53.3% de esta misma población estudian y realizan labores en el hogar y 27.0% combina el trabajo con labores domésticas.

En el caso de las mujeres, el 63.5% realizan quehaceres domésticos y estudian. Y en el de los hombres están en esta situación el 49.0%.

Los especialistas sostienen que el trabajo infantil corta las posibilidades de desarrollo de los niños y contribuye a que el círculo intergeneracional de la pobreza se perpetúe. De manera más evidente en el sector rural.

La sociedad y los tres niveles de gobierno deben hacer algo para cambiar esta situación que no se puede seguir perpetuando. Es apostar a la permanencia del atraso y la pobreza.

 

@RubenAguilar   

Close
Comentarios