Hasta el último hombre

Mel Gibson, en medio de la guerra, ofrece la visión de un hombre común y corriente que al mismo tiempo es extraordinario por ser consecuente con lo que piensa.

Hasta el último hombre  

Título original: Hacksaw Ridge

Producción: Estados Unidos, 2016

Dirección: Mel Gibson

Guión: Andrew Knight y Robert Schenkkan

Fotografía: Simon Duggan

Música: Rupert Gregson-Williams

Con: Andrew Garfield, Vince Vaughn, Sam Worthington, Luke Bracey, Hugo Weaving, Ryan Corr, Teresa Palmer, Richard Pyros y Rachel Griffiths.

 

Sinopsis: La película se basa en la historia real del soldado Desmond Doss (Andrew Garfield), cristiano Adventista del Séptimo Día, que se inscribe al Ejército de Estados Unidos. En su infancia en una pelea con su hermano estuvo a punto de matarlo y a partir de ese momento da un nuevo sentido al mandamiento “no matarás”. Con esa convicción se inscribe a la milicia.

Ya como recluta, en el entrenamiento se niega a utilizar las armas. Sufre castigos y golpes por no obedecer órdenes. Se le propone que abandone el Ejército, pero él insiste en que quiere colaborar con su país e ir a la guerra, pero no con las armas. Se ve como un enfermero que ayuda a salvar a sus compañeros y no como un soldado que combate y mata.

Doss, en el cuartel, se enfrenta al enérgico y autoritario sargento Howell (Vince Vaughn). Se enfrenta a un Consejo de Guerra, que decide puede permanecer en el Ejército y colaborar en los términos que sus convicciones personales y su religión se lo permiten. La intervención de su padre en el juicio, combatiente de la Primera Guerra Mundial, resulta clave.

Al fin es enviado a la lucha que los estadounidenses libran en el Pacífico. Participa en la sangrienta y brutal batalla por la toma de Okinawa. Aquí Doss, en actitud heroica, bajo el fuego de los japoneses se juega la vida por sus compañeros heridos. Su valor no tiene límites. Él confía en Dios. En esos días rescata a 75 soldados heridos. Se gana el respeto y la admiración de sus compañeros. Es condecorado con la Medalla de Honor del Congreso, que le entrega el presidente Harry S. Truman.

 

Comentario: Mel Gibson dirige esta película después de diez años de ausencia. Su anterior película fue Apocalypto. La historia está bien construida y narrada. Doss, al que representa de manera extraordinaria Andrew Garfiel, es un personaje conmovedor. Un hombre de fe, con textura ética y gran valor. Es un pacifista radical, por convicción personal y religiosa. Bajo ninguna circunstancia está dispuesto a traicionar lo que piensa.

Gibson, en medio de la guerra, ofrece la visión de un hombre común y corriente que al mismo tiempo es extraordinario por ser consecuente con lo que piensa. A partir de la historia de Doss, el director vuelve sobre los temas que le interesan. Lo hace en una perspectiva de todo o nada, de blanco o negro. Están la religión y la religiosidad, la patria y el patriotismo, la nación y el nacionalismo. De parte de Gibson es conocida la visión conservadora sobre estos temas.

La película me provoca sentimientos encontrados. La del respeto y admiración a hombres como Doss y la de rechazo a las posiciones conservadoras del director. La de Doss es una gran historia y ante ella no se puede permanecer indiferente. Merece especial atención las escenas de la guerra que son de una violencia extrema. Es el estilo del director que ha filmado por lo menos media docena de películas con batallas sanguinarias. Simon Duggan hace un gran trabajo de fotografía con escenas de noche y el polvo del combate.

 

@RubenAguilar    

 

Close
Comentarios