Las inocentes

La película tiene un argumento inteligente y sensible a la condición de un grupo de mujeres de sólidas convicciones religiosas. La fe juega un papel fundamental en su manera de entender el mundo y lo que les pasa. ¿Dios las ha abandonado? ¿Por qué viven esta prueba?

Las inocentes

Título original: Les innocentes / Agnus Dei

Producción: Francia y Polonia, 2016

 

Dirección: Anne Fontaine

Guión: Sabrina B Karine, Alice Vial, Anne Fontaine, Pascal Bonitzer, Philippe Aaynial

Fotografía: Caroline Champetier

Música: Grégoire Hetzel

Con: Lou de Laâge, Agata Kulesza, Joanna Kulig, Agata Buzek, Anna Próchniak, Vincent Macaigne, Katarzyna Dabrowska, Pascal Elso, Eliza Rycembel, Helena Sujecka

Sinopsis: Se basa en hechos reales y narra la historia de unas religiosas polacas de un convento en las cercanías de Varsovia, que fueron violadas en agosto de 1945, por las tropas rusas al fin de la II Guerra Mundial. Una gran parte de ellas quedan embarazadas.

Una joven monja se presenta en la misión de la Cruz Roja Francesa enviada para atender y garantizar la repatriación de los prisioneros franceses heridos en el frente entre Alemania y Polonia. Ahí se encuentra con la joven médico Mathilde Beaulieu (Lou de Laage). La religiosa le pide ayuda, pero no le dice para qué. Ella le propone que acuda a la Cruz Roja Polaca.

La médico francesa ve por la ventana a la religiosa arrodillada en la nieve pidiendo ayuda a Dios. Mathilde cede y acompaña a la monja hasta su convento. Allí se da cuenta de que muchas de las hermanas del convento tienen un avanzado estado de gestación.

Cuando la superiora (Agata Kulesza) se entera de esta visita se enoja con la religiosa que busca la ayuda. Ella tiene miedo de que la población se entere de la situación y que el Vaticano quiera cerrar el convento. La superiora permite que Mathilde ayude solo si promete guardar el secreto.

Siete de las religiosas están embarazadas. La médico, que es atea, tiene que hacer su trabajo normal y además buscar tiempo para atender a las hermanas. Ella guarda el secreto y se dedica a apoyar a las religiosas que esperan un hijo.

Mathilde, junto con las religiosas, encuentran una solución para que ellas puedan tener a sus bebés sin tener que rebelar lo que pasó y sin que sufran algún tipo de represalia social. En el convento fundan un orfanato, para huérfanos de la guerra.

Comentario: Solo una mujer puede abordar el tema a la manera que lo hace la directora. Es una narración dramática, potente y al mismo tiempo profundamente conmovedora. Se da cuenta de la brutalidad de la guerra y lo que los seres humanos son capaces de hacer en ella. Para el caso la violación repetida de las religiosas a manos de los soldados rusos.

Es una historia muy bien narrada que da cuenta del drama personal y comunitario de las religiosas que se enfrentan a algo que nunca habían imaginado. Se profundiza en la actitud de cada una de ellas. La posición y el pensamiento de la superiora y la acción solidaria de la médica atea que se identifica con estas mujeres.

El guion se construye a partir de las memorias de Mathilde Beaulieu, la médico francesa. Es un argumento inteligente y sensible a la condición de estas mujeres de sólidas convicciones religiosas. La fe juega un papel fundamental en su manera de entender el mundo y lo que les pasa. ¿Dios las ha abandonado? ¿Por qué viven esta prueba?

La película evita el dramatismo vulgar y se centra en la construcción de escenas muy poderosas y sugerentes que hablan por sí mismas. La directora hace cine y habla con imágenes. La película me conmovió. Lo que más me impresiona es que la directora nos hace entrar a lo más hondo del universo espiritual de estas mujeres que se muestran perplejas ante la realidad y llenas de emociones encontradas.

Premios: En 2016, Jerusalem Film Festival, a mejor película; Premios César, cuatro: nominaciones a mejor película, director y guion original; Festival Internacional de Valladolid – Seminci: Premio FIPRESCI

 

@RubenAguilar

 

 

Close
Comentarios