Ninfomanía

Son dos películas que se estructuran a partir de pequeñas historias. Von Trier explora los aspectos filosóficos y psicológicos del sexo y la sexualidad como realidades que permiten entender al ser humano y su realización como persona y, fiel a sí mismo, realiza una película dramática y perturbadora que no es para el gran público.

Ninfomanía

Título original: Nymphomaniac

Producción: Dinamarca-Bélgica-Francia-Alemania, 2014

Dirección: Lars Von Trier

Guion: Lars Von Trier

Fotografía: Manuel Alberto Cano

Música: Rammstein

Con: Charoltte Gainsbourg, Stellan Skarsgård, Stacy Martin, Shia LaBeouf, Christian Slater, Uma Thurman, Sophie Kennedy, Connie Nielsen, Hugo Speer, Charlie Hawkins

Sinopsis: Joe (Charlotte Gainsbourg) está golpeada y tirada en una calle nevada. Pasa Seligman (Stellan Skarsgård) que la levanta y la lleva a su casa, para curarla y acogerla. Ella empieza a contar su historia en ese espacio de protección. Es una ninfómana que desde pequeña experimentó intensamente la satisfacción sexual. Con detalle narra sus experiencias sexuales en las distintas etapas de su vida.

Con el tiempo la enfermedad de la ninfomanía se agrava. Entre más sexo practica menos se satisface. Eso la lleva a buscar nuevas experiencias e introducirse en prácticas cada vez más denigrantes. En su historia da cuenta de que para ella el sexo y el amor son realidades distintas que nunca se asocian. Satisface sus necesidades y gustos sexuales sin permitir que intervenga ningún tipo de emoción.

En el diálogo que se establece, él es la persona culta que expone temas de manera profunda, que a ella le son desconocidos. Joe, como pasa con otras enfermedades sufre trastornos psicológicos y vacíos emocionales. Pasa momentos muy difíciles de soledad intensa. Vive en un permanente complejo de culpa, por hacer daño a los demás. Seligman siempre encuentra argumentos para eximirla de la culpa. Y le ofrece razones para que ella misma entienda el porqué actuó así. No siempre la convence. El diálogo termina de manera abrupta y trágica.

Comentario: Son dos películas, de dos horas cada una, que se estructuran a partir de pequeñas historias. Von Trier explora los aspectos filosóficos y psicológicos del sexo y la sexualidad como realidades que permiten entender al ser humano y su realización como persona. Una vez más este director, siempre fiel a sí mismo, realiza una película dramática y perturbadora que no es para el gran público.

El problema de la ninfomanía permite a Von Trier hacer una reflexión profunda no solo del sexo y la sexualidad sino también de la condición humana. Cuestiona paradigmas sociales sobre lo qué es bueno o malo y qué se debe o no aceptar. A sus personajes los lleva a situaciones límites que trascienden cualquier tipo de convencionalismo. Ahí se enfrentan a su condición de personas.

Las escenas de sexo son intencionalmente explícitas y perturbadoras. Les da un tratamiento que nunca antes se había hecho en el cine. En su crudeza queda claro que ese no es el tema central. Lo es el de la soledad, el de la fragilidad, el de la enfermedad, el de la imposibilidad de romper el círculo perverso en el que Joe, pero también Seligman, están inmersos.

Es una película difícil, como son todas las de Von Trier, que a mí me dicen mucho. Es un cine que me reta y disfruto. La película recae en la actriz francesa Stellan Skarsgård; el hombre que escucha está muy bien. Es también bueno el trabajo de Stacy Martin, quien hace el papel de Joe cuando es joven.

Premios: Robert 2015 (Dinamarca) como mejor película, mejor director, mejor guion original, mejor fotografía, mejor vestuario, mejor montaje, mejor diseño de sonido y mejores efectos visuales.

 

@RubenAguilar

Close
Comentarios