Políticos y candidatos asesinados

Guerrero, Michoacán y Puebla concentran el mayor número de candidatos asesinados en la actual contienda electoral, los cuales tuvieron lugar en municipios de menos de 50,000 habitantes.

De septiembre de 2017 a fines de junio de 2018 han sido asesinados 140 políticos y de ellos 47 eran candidatos a un puesto de elección popular que participaban en la actual contienda. Faltan seis días para las elecciones y el número todavía puede crecer.

La Asociación Nacional de Alcaldes (ANAC) afirma que en 13 de los 32 estados han ocurrido asesinatos de candidatos. La mayor parte se concentra en los estados de Guerrero (14), Michoacán (5) y Puebla (5).

Le siguen Oaxaca (4), Estado de México (4), Jalisco (4), Guanajuato (3), Colima (2), Chihuahua (2), Sinaloa (1), Quintana Roo (1), Coahuila (1) y San Luis Potosí (1).

De los 47 candidatos asesinados pertenecían al PRI (12), al PRD (10), al PAN (6), al MC (5), a Morena (5), independientes (3), al PES (2), al PVEM (2), al PT (1) y al PAS (1), un partido local.

De los candidatos asesinados 28 participaban por una presidencia municipal, 9 por una diputación local, 7 por una regiduría, 2 por una diputación federal y 1 por el cargo como concejal.

La ANAC plantea que existen características comunes en los sitios donde ocurre el asesinato de los políticos. Y así, de 130 casos analizados 110 de ellos tuvieron lugar en municipios de menos de 50,000 habitantes.

Y también les es común que se trata de comunidades con escaso presupuesto. De los 130 asesinatos registrados 87 ocurrieron en municipios con menos de 200 millones de pesos de gasto anual.

Los asesinatos siempre son con arma de fuego, en solo un caso por un puñal, y lo realiza uno o varios sicarios que la más de las veces huyen del sitio.

En la mayoría de los casos se presume que los actores intelectuales y materiales son narcotraficantes. Y la mayor parte de los casos, sino es que todos, han quedado impunes.

En este horizonte 1,000 candidatos, ya nombrados, renunciaron a su nominación por el temor a ser asesinados. Y muchos han aceptado serlo con temor de lo que les pueda pasar.

Las autoridades federales, estatales y municipales han sido incapaces de poner alto a estos asesinatos y de llevar a la justicia a quienes los cometieron.

 

@RubenAguilar

Close
Comentarios