Las instituciones funcionan

La tersura con la que ahora ocurre el reconocimiento del triunfo de López Obrador, el encuentro con el presidente y los empresarios tiene que ver con la solidez y buen funcionamiento de las instituciones. Eso hay que reconocerlo. 

Por años Andrés Manuel López Obrador, ganador de las elecciones presidenciales, se dedicó a descalificar a las instituciones. Las mandó al diablo. Eso porque los resultados electorales no le favorecían.

El discurso agresivo en contra de las instituciones justificaba su fracaso y funcionaba como un buen argumento para sus seguidores. Con los suyos esa posición siempre le dio buen resultado.

Ahora una de esas instituciones denostada en repetidas ocasiones contó los votos, como lo han hecho desde que primero el IFE y después el INE se constituyeron como órganos autónomos, y le reconoció su triunfo.

Otra institución, la presidencia de la República, cuestionada por muchos, también funcionó como debía de ser. El presidente Enrique Peña Nieto en la misma noche de la elección, después de que el presidente del INE cantó la victoria de López Obrador, reconoció su triunfo.

Dos días después de la jornada electoral, el presidente de la República se reunió con López Obrador para felicitarlo y acordar los términos en los que se habrá de hacer la transición del gobierno.

En el presupuesto del gobierno están contemplados 150 millones de pesos, para que el presidente electo los pueda usar, si los requiere, para financiar a su equipo responsable de la transición.

Una importante organización de la sociedad civil, de la que López Obrador dijo que desconfiaba, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) se reunió con él, para acordar formas de colaboración futura.

La tersura con la que ahora ocurre el reconocimiento del triunfo de López Obrador, el encuentro con el presidente y los empresarios tiene que ver con la solidez y buen funcionamiento de las instituciones. Eso hay que reconocerlo.

Es mucho, con todo lo que se debe de hacer, para seguir fortaleciendo la vida institucional del país. De manera particular en el ámbito de la Fiscalía General, la lucha frente a la corrupción enquistada en las estructuras del poder y también en contra de la impunidad.

Al nuevo gobierno y su titular, el que por más de 12 años denostó a las instituciones, le corresponde trabajar por fortalecer la vida institucional del país. Ahora ellos van a estar a cargo de las mismas.

 

@RubenAguilar

Close
Comentarios