Celebrando los 95 años de Pancho Borboa

Para celebrar su cumpleaños 95, la Galería Artue de Taipéi, Taiwan, ha organizado la exposición “El Camino, La Verdad y La Vida” en la que exponen 32 cuadros pintados por el sinaloense. Todas, obras hechas en los últimos 10 años con escenas de la vida de Jesús.     

El pintor sinaloense Francisco, “Pancho”, Borboa Valenzuela (1923) se fue a vivir a China en 1948. En ese entonces era jesuita. En 1965, a los 42 años, deja la Compañía de Jesús y se casa con la china Anna Llang. Son ya 53 años de acompañarse.

Con ella se queda a vivir en Asia y a partir de ese momento se dedica de tiempo completo al trabajo artístico. En 2018 se cumplen 70 años de vivir primero en China, antes de la Revolución de Mao, después en Filipinas, luego en Hong Kong y finalmente en Taiwán.

Pancho y yo tenemos en común que fuimos jesuitas y que nos gusta e interesa el arte. En 2013 entramos en contacto a través del correo electrónico. A partir de entonces por esa vía mantenemos una frecuente y estrecha comunicación. Ya son seis años de saber uno del otro.

Para celebrar su cumpleaños 95, la Galería Artue ha organizado la exposición “El Camino, La Verdad y La Vida” en su sede de Taipéi, capital de Taiwán, y en Tainán, ciudad al sur de ese país, del 23 de julio al 7 de septiembre de 2018. Se inauguró el día de su cumpleaños.

Él expone 32 cuadros pintados en acrílico y óleo, 17 en la galería de Taipéi y 15 en la de Tainán. Son obras de los últimos 10 años. Todos con escenas de la vida de Jesús interpretadas por el artista que en los últimos 50 años ha dedicado la mayor parte de su trabajo al desarrollo de ese tema.

Pancho dice que a través de sus pinturas quiere “expresar el amor, la compasión y la ternura de Jesús”. Ginny Qian, dueña y directora de la galería, el día de la inauguración dijo que el pintor llegaba a ese día “lleno de energía y creatividad”. Así es.

Él todos los días, asistido por Anna, sigue trabajando en su casa-taller en Taipéi. Pancho tiene murales en Hong Kong, Macao, Malasia, Filipinas, Japón, Taiwán, Australia, España y México.

Son obras de gran formato, algunos de varios pisos, colocadas en el exterior o el interior de los edificios. La mayoría en iglesias, seminarios, conventos, hospitales y asilos, pero también en edificios de departamentos, hoteles y restaurantes.

Pancho ha expuesto su pintura, acuarelas y acrílicos, en Manila, Filipinas; Taipéi y Tainán, Taiwán; Hong Kong; Macao;  Madrid, Bilbao y Santander, España; Ciudad de México, Guadalajara y Los Mochis, México.

Con motivo de la exposición en la Galería Artue algunas televisoras de Taiwán han hecho programas sobre la vida y la obra de Pancho. Una de ellas ha destacado que sus murales se encuentran en escuelas, hospitales e iglesias de distintas ciudades Taiwán.

En estos días una editorial de Taipéi publica un libro con la obra reciente de Pancho que me escribe: “Ya voy en mi año 95 y la mata dando. Gracias a Dios mi salud está muy bien y hay energía para rato”.

Y añade que “vivir feliz es la mejor manera de conservarse bien. Haz feliz a cuantos te rodean y la felicidad volverá a ti. Consejo de viejo”.

En 2016 se publicó Los caminos del viento, autobiografía escrita por Pancho que él mismo ilustró. Tuve el privilegio de escribir el Prólogo.

 

@RubenAguilar 

 

Close
Comentarios