La dictadura venezolana radicaliza la censura

El gobierno de Nicolás Maduro busca obstaculizar la transmisión de medios críticos al oficialismo y desanimar a quienes los siguen.

La dictadura venezolana radicaliza la censura

El gobierno del presidente Nicolás Maduro, que día a día consolida el régimen dictatorial, ya tiene prácticamente el control total de las estaciones de televisión, de radio y también el monopolio absoluto del papel periódico que sólo se entrega a los diarios que le son afines.

Ahora el único espacio de libertad de expresión estaba en las redes sociales, pero en los últimos días la dictadura se ha lanzado contra éstas. El mecanismo que utiliza es el ataque cibernético y el bloqueo a los portales informativos críticos al régimen.

En la acción participa el gobierno, mediante la Compañía Anónima Nacional de Teléfonos de Venezuela (CANTV), y empresas privadas que son obligadas a colaborar con la estrategia gubernamental. Parte de los ataques vienen de plataformas instaladas en otros países, como Rusia e Irán.

El corresponsal de El País en Caracas, Alfonso Moleiro, señala que los ataques se han centrado en la versión digital del periódico El Nacional y el portal LaPatilla.com, que son de los medios digitales más populares y visitados en Venezuela (3.09.18).

Las webs armando.info, Runrunes y elpitazo.com han sido también víctimas del ataque de la dictadura. Éstas fueron creadas por periodistas que dejaron los medios en los que trabajaban una vez que éstos pasaron a manos de empresarios que trabajan para el gobierno.

El Instituto de Prensa y Sociedad, el Observatorio Abierto de Interferencia e Internet y Venezuela Inteligente, las tres organizaciones venezolanas, han investigado de manera detallada cómo operan los ataques y bloqueos.

Las webs dejan de estar disponibles en los teléfonos celulares y las conexiones físicas. A las plataformas se les bloquea de manera irregular y también reciben continuos ataques cibernéticos.

El gobierno de Maduro inició esta estrategia hace un año, pero se ha venido incrementando a lo largo de 2018 en la medida que se agudiza la crisis política y humanitaria.

Son también objeto de diversos ataques medios como el canal de televisión del Congreso, en manos de la oposición, y las televisoras Vivoplay, VPI y Venezolanos por la Información.

La dictadura lo que pretende es impedir la transmisión de esos medios muy críticos al gobierno, y desanimar a quienes los siguen, que nunca saben cuándo estarán al aire.

@RubenAguilar

Close
Comentarios