Venezuela, el gobierno tras los periódicos

De un tiempo a la fecha, el gobierno de Nicolás Maduro se ha encargado de desparecer la prensa crítica, que no es afín a su política. El proyecto de Maduro va encaminado a terminar con cualquier medio independiente y crítico, para solo dar lugar a los que están bajo el control del gobierno.

En lo que va de 2018 en Venezuela han dejado de circular 26 periódicos y a éstos se suman otros 29 que cerraron en los últimos cinco años, para un total de 55, según el Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS).

El gobierno actual tiene el control total de la venta del papel periódico y de todos los insumos, para su impresión. La administración del presidente Maduro favorece a los medios afines y obliga a los otros a ir al mercado negro, para hacerse del material.

“La prensa local era un hábito y está desapareciendo de manera alarmante, en un momento donde justamente hay una necesidad informativa mayor, en sectores donde la gente no puede enterarse de lo que pasa ni tener información constante”, dice Marinela Balbi, directora de IPYS.

Hoy en muchos de los estados, entre ellos Trujillo, Barinas, Monagas, Portugués y Sucre, ya no hay periódicos y la única posibilidad que la gente tiene de informarse son los canales de televisión controlados por el gobierno.

El vacío de la información se agrava porque muchos de los periódicos regionales, que ahora se siguen publicando, no tienen edición digital lo que limita el acceso a su cobertura noticiosa.

Con el cierre de los periódicos cientos de periodistas y trabajadores han perdido su empleo y muchos de ellos se han visto obligados a emigrar, dice el Colegio Nacional de Periodismo.

El gobierno, como parte de su plan de desaparecer a todos los periódicos que no le son afines, mantiene una política de hostigamiento permanente sobre ellos.

Los casos son muchos y entre ellos se encuentra la demanda judicial contra El Nacional, Tal Cual y el portal La Patilla por parte de Diosdado Cabello, el número dos del régimen de Maduro.

En la Venezuela de hoy el cierre de los periódicos obedece a tres razones: La crisis económica, la dificultad de conseguir materiales, pero sobre todo la política del gobierno.

El proyecto de la dictadura de Maduro es terminar con cualquier medio independiente y crítico, para solo dar lugar a los que están bajo el control del gobierno.

A la crisis humanitaria que vive Venezuela se agrega, no es un problema menor, que desaparece la libertad de expresión y los medios que le dan cabida.

 

@RubenAguilar

Close
Comentarios