Tarde para la ira

Es un thriller muy bien construido que narra la trama que orquesta José, para vengar a su prometida y a su padre. Él ha construido su propia cárcel que se alimenta de la obsesión de matar a los asesinos. El único sentido de su vida es ese. Él está también muerto.

Tarde para la ira

Título original: Tarde para la ira

Producción: España, 2016

Dirección: Raúl Arévalo

Guion: Raúl Arévalo y David Pulido

Música: Lucio Godoy

Fotografía: Arnau Valls Colomer

Con: Antonio de la Torre, Luis Callejo, Ruth Díaz, Manolo Solo, Alicia Rubio, Raúl Jiménez, Font García

Sinopsis: En 2007, Curro (Luis Callejo) es arrestado por participar en el asalto a una joyería, donde muere la dependiente y el dueño queda en estado de coma. En 2015, ocho años después, sale de prisión y su mujer Ana (Ruth Díaz), que en aquel entonces tenía 16 años, va por él. Ella, cuando éste fue a prisión, quedó esperando un niño que ahora tiene siete años.

José (Antonio de la Torre) frecuenta el bar, antes de que salga de la cárcel Curro, donde Ana trabaja como mesera. Se empiezan a ver con frecuencia y entablan una relación amorosa. Para ella, después de ocho años de distancia, retomar la relación con Curro se ha vuelto difícil.

Él es un hombre violento y posesivo. José ofrece a Ana sacarla del barrio y llevarla, con su hijo, a la casa que tiene en el campo. Ella acepta. Después, sin que ella sepa nada, José dice al Curro que tiene secuestrada a su esposa e hijo.

La mujer muerta en la joyería era la prometida de José y el hombre en coma es su padre. José obliga a Curro, es la condición para devolverle a los suyos, que le diga quiénes participaron en el asalto y dónde viven. Debe acompañarlo en esa tarea.

José con ayuda de Curro, una vez que los encuentra, los mata. Cuando asesina al tercero y último de los implicados lleva a Curro al lugar donde está Ana y su hijo.

Comentario: Es la primera película de Raúl Arévalo, que antes fue actor. Construye una historia poderosa que sorprende y mantiene la atención. Los hechos ocurren en el bar del barrio, donde todos se conocen, lugar del encuentro cotidiano de amigos y familiares.

Es un thriller muy bien construido que narra la trama que orquesta José, para vengar a su prometida y a su padre. Él ha construido su propia cárcel que se alimenta de la obsesión de matar a los asesinos. El único sentido de su vida es ese. Él está también muerto.

La película es dura y realista. La violencia está ahí con todo el daño que puede hacer. Es la violencia de los asesinos, pero también del vengador. Unos y otros quedan presos de ella. La violencia, siempre irracional, se les impone. El daño que hacen violenta al otro, pero también a ellos mismos. Si se elige ese camino no hay como salir bien librado.

La crítica aplaude el trabajo del director. Él recrea con precisión y naturalidad los ambientes y penetra en la psicología de los personajes. Todos parecen reales. Hace presente la fuerza de la tragedia, y nunca cae en el melodrama. El director tiene claro la historia que quiere contar y lo hace muy bien.

Las interpretaciones son buenas, en particular las de Antonio de la Torre y Ruth Díaz. Todas hacen creíbles a sus personajes. El guion, obra del director y de David Pulido, es directo y tiene gran fuerza dramática. La cámara retrata la atmósfera densa y está ahí donde ocurren los crímenes. Los registra sin esconder nada.

Premios: Premios Goya 2016: Mejor película, mejor dirección novel, mejor guion original, mejor actor de reparto (Manolo Solo). Premios Feroz 2016: Mejor película dramática, mejor dirección, mejor guion original, mejor actor de reparto (Manolo Sola), mejor actriz de reparto (Ruth Díaz). Premios Saint Jordi 2016: Mejor ópera prima y mejor actor (Luis Callejo). Medallas del Círculo de Escritores Cinematográficos: Mejor película, mejor director, mejor guion original, mejor actor de reparto (Manolo Sola), mejor actriz de reparto (Ruth Díaz). Festival de Venecia 2016: Mejor actriz (Ruth Díaz) (Sección Orizzonti)

 

@RubenAguilar 

Close
Comentarios