Mario y el mago

Esta novela describe el ambiente de la villa italiana de Torre di Venere en donde un matrimonio pasa vacaciones con sus hijos. Desde su llegada se enfrentan a un creciente nacionalismo y actitudes intolerantes por parte del resto de los huéspedes.

Mario y el mago  

Thomas Mann    

Editorial Porrúa

México, 2017

pp. 88

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Thomas Mann (1875-1955) recibe el Premio Nobel de Literatura en 1929 y al año siguiente se publica Mario y el mago. La novela se divide en dos partes. La primera describe el ambiente de la villa italiana de Torre di Venere lugar frecuentado por turistas extranjeros. Y la segunda se desarrolla en el interior del pequeño teatro de la población donde actúa el mago Cipolla.

Un matrimonio, muy probablemente alemán, pero no se afirma tal en la novela, pasa vacaciones con sus hijos en esa villa cercana a Génova. Desde su llegada se enfrenta a un creciente nacionalismo y actitudes intolerantes.

La familia tiene que salir del hotel porque a personajes de la sociedad italiana, que ahí se hospedan, les molesta que sus hijos hayan tenido tosferina. El médico asegura que la salud de los niños está bien, pero aún así la directiva del hotel les pide dejen su habitación.

Mann describe, con sutileza y elegancia, el ambiente autoritario y la exacerbación del nacionalismo que va tomando espacios en la sociedad italiana entre las dos guerras. A partir de esa realidad hace un retrato de otras sociedades europeas de la época que viven el mismo fenómeno.

Los ciudadanos de esos países, Mann toma a Italia como un referente, viven en un ambiente cada vez más sofocante, se siente la tensión, donde éstos son, cada día que pasa, más controlados por sus gobiernos que plantean al nacionalismo y la lealtad a la patria como los máximos valores.

La pareja y sus hijos una noche deciden ir al teatro, para ver la actuación del mago Cipolla. Asisten extranjeros que pasan sus vacaciones en Torre di Venere, pero sobre todo gente de la localidad de sectores sociales distintos. Toda la comunidad está representada.

El cavaliere Cipolla, el mago, es un hombre muy seguro de sí y dueño de un discurso que mantiene al público atento y pendiente de sus palabras. El público participa en el espectáculo, que  se desarrolla en el misterio. Nunca se sabe que sigue después. Eso provoca un mayor interés.

Cipolla es jorobado y por eso, dice al público, no se pudo incorporar al Ejército. En el espectáculo fuma y bebe. En el escenario, es parte de la función, algunos asistentes son hipnotizados. El mago los controla y hacen lo que quiere con ellos. El pueblo, los espectadores, están bajo su control.

Mario, un joven que trabaja de mesero, es uno de los hipnotizados. El mago le hace creer que está frente a la mujer que ama. Al despertar del trance se da cuenta de lo que ha pasado y mata a Cipolla de un balazo.

El mago, es un personaje enigmático y cruel, que se vale de su capacidad de hipnotizar para hacer con el público lo que le venga en gana. No importa que a ellos los humille, pierdan el control sobre sí mismos y se vuelven objeto de la burla.

Cipolla se asocia a la figura de un dictador de corte fascista, para el caso Mussolini que en esos años ya está en el poder. El mago controla al pueblo y lo somete a su voluntad. No existe nada que quede fuera de su control.

La novela es una aguda crítica social a lo que sucede con los regímenes nacionalistas de corte autoritario. Mann se vale de la metáfora literaria, para decir lo que quiere sin tener que hacer evidente, de manera pública, sus posiciones políticas.

Versión originalMario und der Zaubere, Fischer Varlag Barlin, 1930. Traducción del alemán al español de Nicanor Ancochea.

 

@RubenAguilar

Close
Comentarios