Por mi culpa, no ha tocado Manu Chao en México

Me entero que tras una queja del PRD, la española y casi mexicana Belinda acudió a la Secretaría de Gobernación a preguntar si el apoyar la campaña de Andrés Manuel López Obrador la hacía merecedora de recibir los castigos del Artículo 33 Constitucional que, se supone, faculta a las autoridades mexicanas para expulsar a extranjeros que se inmiscuyen sin autorización en política mexicana.

Eso mismo pudo haber hecho en los nueve años anteriores, el cantante franco-español Manu Chao, quien ya cumplió una década de no presentarse ante sus numerosos fans mexicanos porque al parecer tiene miedo a que le apliquen el mencionado artículo. Y tal como dice el título de este texto, al iniciar la primavera del 2009 fui el principal culpable de que ésta bonita comedia de enredos iniciara.

Sucedió el martes 26 de aquel año, dentro de las actividades del Festival de Cine de Guadalajara al que Manu acudió para cumplir con una serie de actividades en su calidad de invitado de honor. Una de ellas era la de ofrecer una cátedra sobre sus películas favoritas que durante la semana fueron programadas en diversos foros. Así fue que esa mañana, ante un auditorio repleto de fans, algunos disfrazados de “reporteros”, el cantante se olvidó del cine y uso el espacio que las autoridades tan amablemente le otorgaron para improvisar un acto político. Su crítica se concentró en atacar al gobierno mexicano en un tono pesado y sobrado, buscando hacer visible la terrible situación de algunos activistas de la pequeña población de Atenco, en el Estado de México que en mayo del 2006 fue ocupada por 2 mil policías después de que militantes golpearan y retuvieran a 11 de ellos, en duros enfrentamientos que dejaron dos muertos, alrededor de 200 detenidos y más de 20 mujeres víctimas de agresiones sexuales. El gobernador del Edomex, Enrique Peña Nieto, tres años después ganaría las elecciones para iniciar una gestión que hasta la fecha ha sembrado más decepciones que avances.

¿Y por qué me puse de pesado con el aun más insoportable autor de “Clandestino”? Confieso que no fue tanto por brincarse el programa sino por la insistencia de llamar las veces que fuera necesario “terrorista” al estado mexicano. Luego leyó una carta que le había escrito a Ignacio del Valle, el líder de los macheteros de Atenco, detenido por esas fechas, y ahí acabo todo.

Tampoco es que a este humilde reportero le haya salido lo patriota y se envolviera en la bandera de niño héroe para salir a defender al gobierno de Felipe Calderón. Pero la actitud del cantante me alebrestó el ánimo por lo que decidí molestarlo un poco y fue así que en la ronda de preguntas y respuestas le cuestioné (pese a los encendidos abucheos de sus fans) si estaba enterado de que como extranjero y activista no podía participar en actos políticos; él me respondió que lo ignoraba y que le daba lo mismo. Como a mí ya me caía bastante mal desde antes, al terminar el evento marqué a uno de los editores de MILENIO, mi amigo Francisco Garduño, y le comenté lo que había sucedido, dudoso en cuanto a si el cantante pudiera estar violando el artículo de marras. Garduño me dijo que era probable pero que, por lo pronto, le redactara una nota con ese enfoque. Como buen editor, más tarde mando a otro reportero a Gobernación a preguntar y ahí les dijeron que “iban a investigar a Chao para ver en qué contexto dijo lo que dijo”, cosa que, a la distancia, fue más una respuesta de cajón que un deseo.

Por supuesto que eso no le importó al muy listo de Garduño quien al otro día en una de las notas secundarias de la portada de MILENIO tituló “Manu Chao llama terrorista al estado mexicano; Segob lo investiga”. La nota le dio la vuelta al mundo, y en el Festival del Cine de Guadalajara causo tal revuelo que a los periodistas de todos los medios los pusieron a chambear en el asunto. “Ya estábamos bien tranquilos, ¿por qué nos haces esto?” me reclamaban los colegas que me identificaban como el enviado de MILENIO.

El jueves 28 por la noche, en La Rambla Cataluña, un andador peatonal en la céntrica colonia Americana de la capital de Jalisco, habría una función al aire libre con una de las películas favoritas de Manu Chao, previa a un recital acústico de la estrella. Dándole seguimiento a mi propio asuntito, me presenté con la que entonces era mi novia, y que ahora es mi mujer, esperando ver la reacción del “investigado”. Pero al acabar la peli, las más de mil personas que se dieron cita no lo escucharon a él sino al director de festival que subió a disculparse y decir que el concierto se había cancelado pues el visitante tenía miedo de que lo fueran a arrestar.

Escondido detrás de un árbol, escuché los abucheos y rumores del desilusionado auditorio, y antes de que algún colega periodista me reconociera y azuzaran a la Fuenteovejuna para iniciar mi linchamiento (la paranoia se pega) escapé con mi novia a conseguir unos cuantos de los mejores tamales del mundo, los del Expiatorio a dos cuadras de ahí. Al día siguiente Manu Chao envió un comunicado de prensa exculpándose con sus fans y diciendo que temía que la llegada de la policía al recital generara violencia si es que algunos de sus seguidores hubiesen intentado impedir que se lo llevaran. A la mañana siguiente también canceló otras actividades que le habían programado y tomó un vuelo que lo llevó de regreso a su país.

La nota de que en México investigaban a Chao se publico en todos los periódicos del país, en muchos de centro y Sudamérica y en algunos de Europa, según un ególatra monitoreo que hice horas después de mi nota más global. Días después en Zacatecas, el argentino Fito Páez (quien ya anteriormente lo había criticado por “querernos dar lecciones de humildad con sus diez tarjetas de crédito”), le recomendó “mejor mantenerse calladito” cuando llegara con visa de turista a un país extraño. En el 2016, un tal Osvaldo Torres abrió una petición en change.org, para pedir a la Segob que dejaran regresar a Manu a México. Y por ese tiempo, la talentosa diseñadora y querida colega Nancy Luna, fan # 1 de Manu Chao en México y amiga de él, me habló para que yo intercediera ante la Segob. Le repetí la tesis de que no le iban a hacer nada al cantante y que lo suyo eran puras alucinaciones. Lo que es un hecho es que en la misma semana del escandalito, la Segob salió a aclarar que no pensaba expulsar ni sancionar al artista el cual estaba en su derecho de ejercer su libertad de expresión. ¿Entonces?

A la distancia, acepto que todos exageramos un poquito y en mi defensa agrego que eso hacemos en ocasiones los periodistas. En la SEGOB pudieron haber dicho la verdad y tras una carcajada, aclarar: “Por supuesto que no vamos a investigar a un músico pacheco al que se le fue la lengua”. Pero el más alucinado de todos ha sido hasta hoy, el creador de “Me Gustas Tú”. Él sabe que de haberse presentado aquella noche en la Rambla, no habría llegado la policía o el ejército tras sus huesos y si acaso hubiera tenido que guardar por una noche, su discurso de revolucionario fashionista. Puede ser que los organizadores del festival se lo hayan pedido pero él decidió no callarse y mejor cancelar, pero eso ya es especulación mía. Así es que si Manu lo desea, puede organizar desde ya su gira de regreso a México (a menos que no quiera) con la garantía de que nada le sucederá.

Por cierto algunos sitios mexicanos que han contado ésta historia (como Sopitas.com) toman como fuentes al periódico español El Mundo y la agencia Reuters, mostrando con ello una sólida mezquindad e enciclopédica ignorancia. Ya que todo el mitote inició y corrió a cargo del MILENIO de esos días. Como el único periodista que enfrentó la arrogancia de Chao, las recuerdo como semanas muy divertidas y ahora siento mucha curiosidad por oír su discurso la siguiente vez que se presente en México.

¿Qué será más insoportable: una ley absurda, un reportero resentido o el desdén con que se maneja un cantante, que no ha podido superar la imagen de usar los movimientos sociales a favor de su activismo de boutique?

Manu: desde el fondo de mi corazón te recomiendo más Belinda y menos Che Guevara.

 

@juansinatra

Close
Comentarios