El mundo gana competitividad pero México no tanto

De acuerdo con el Índice de Competitividad Internacional 2017, nuestra nación no ha logrado escapar del grupo de los 10 países menos competitivos desde 2007.

Por: Melina A. Ramírez (@Melina_ARamirez)

El Índice de Competitividad Internacional 2017 (ICI 2017) del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) se presentó el pasado miércoles 29 de noviembre. A través de 129 indicadores agrupados en 10 subíndices, este índice compara a México con 42 de las economías más importantes del mundo con el objetivo de identificar retos y oportunidades que permitan a nuestro país convertirse en una opción atractiva para el talento y la inversión a nivel internacional. Lo anterior en el sentido de que solo al lograr este objetivo, un país puede ser más productivo y brindar mayores niveles de bienestar a sus habitantes.

México, sin embargo, se encuentra considerablemente atrasado: de acuerdo con el ICI 2017, nuestra nación no ha logrado escapar del grupo de los 10 países menos competitivos desde 2007, cuando cayó en el ranking general de la posición 33 a la 35. Es cierto, en diferentes ámbitos el país ha avanzado, pero no ha conseguido hacerlo a la velocidad con la que el resto del mundo lo ha hecho. Por ejemplo, de 2013 a 2015 México redujo de manera considerable los aranceles tanto agrícolas como manufactureros y mantuvo la inflación baja. Sin embargo, los países evaluados también mostraron, en promedio, un proceso de desgravación y niveles de inflación reducidos además de menores homicidios dolosos y niveles de desigualdad e informalidad laboral.

Posición de México en el tiempo en el ranking general.

 

Ahora bien, de manera específica observamos que en las diferentes dimensiones de competitividad que considera el IMCO y que materializa en cada uno de sus subíndices, la situación de nuestro país para el período 2013-2015 es la siguiente:

Derecho: Se observan pérdidas sistemáticas de lugares desde el máximo alcanzado en 2005. Lo anterior es consecuencia de la debilidad de nuestras instituciones, así como del creciente contexto de inseguridad. Dado lo anterior, México solo ganó una posición para colocarse en el lugar 39 de este subíndice.

Ambiente: Un mayor porcentaje de energía consumida proviene de fuentes no contaminantes y una mayor tasa de empresas certificadas como limpias permitieron a nuestro país ganar un lugar en este subíndice para colocarse en el lugar 34.

Sociedad: Aunque hubo cambios importantes como disminuciones en las tasas de analfabetismo, mortalidad infantil y embarazos adolescentes, nuestro país enfrenta importantes rezagos en prácticamente todos los indicadores que componen este subíndice que evalúa las dimensiones de inclusión, educación y salud.

Político: México perdió dos lugares como consecuencia de la crisis de corrupción y la vulnerabilidad que enfrentan las libertades civiles, los derechos políticos y la libertad de prensa.

Gobiernos: La posición 32 es el resultado de la baja efectividad del gobierno, así como del deterioro de las finanzas públicas.

Factores: Una mayor eficiencia energética y una pérdida de la productividad total de los factores inferior al promedio de los países evaluados, provocaron que México avanzara ocho posiciones en este subíndice, al pasar del lugar 34 al 28.

Economía: Después de un periodo de recuperación que inició en 2006, México alcanzó en 2015 su mejor posición histórica (lugar 23), producto de avances en materia de crecimiento del PIB y libertad para competir.

Precursores: México se ha mantenido alrededor de la posición 37 en los últimos 15 años como consecuencia de un atraso importante en prácticamente todos los indicadores. Los casos de pérdidas de electricidad, índice de desempeño logístico de transporte, rotación de activos bursátiles e índice de competencia de Boone son más graves porque los retrocesos de México contrastan con los avances del resto de los países evaluados.

Relaciones: A partir de 2011 es posible observar avances principalmente por la política de desgravación arancelaria y por una mayor apertura comercial.

Innovación: El retraso de nuestro país se explica por el poco gasto destinado a investigación y desarrollo, así como por un bajo coeficiente de inversión y pocos artículos científicos y técnicos publicados.

En un mundo cada vez más conectado y cada vez más abierto en términos comerciales es importante recordar que nuestro país no es un ente aislado y, por ende, tampoco es inmune a la competencia internacional: el capital humano y financiero existente hoy en día es limitado, por lo que cada persona y cada peso que decide alojarse en un país que no es México se traduce en oportunidades perdidas para mejorar nuestra competitividad. Si queremos que México sea más competitivo, debemos tratar de alcanzar al mundo.

 

* Melina A. Ramírez es Investigadora del @IMCO.

Síguenos en nuestra página y redes sociales: Twitter y Facebook.

Close
Comentarios

  1. Daria Maestas

    Se observa que consecuencias, a la larga, tiene omitir las innovaciones en pymes. Con vista a uruguay y chile que tenían iniciativas gobernales para inventir en desarrollo de producción con por ej. metodología ágil como kanbantool.com/es En redondo se ve la la diferencia ya en índices de productividad laboral. Y hay que recordar que pymes son la base y una fuerza mayor del mercado nacional.