Congresos ricos, pueblo pobre

La asimetría presupuestal entre las legislaturas estatales es un indicador de que es posible reducir presupuestos sin arriesgar las funciones legislativas de la ALDF cuya legislatura tiene más recursos que otros Congresos como el de España que cuenta con con 284 legisladores más.

Por: Ramiro Suárez (@SuarezGalan)

 

Líderes de los futuros grupos parlamentarios en las cámaras de Diputados y Senadores han anunciado planes de austeridad para el Poder Legislativo federal. Se pretende reducir sustancialmente el presupuesto de ambas cámaras, el cual ha aumentado 78% en términos reales de 2001 a 2018[1]. Adicionalmente, México se ubicó como uno de los cinco congresos nacionales más costosos del mundo[2], por ello resulta necesaria una revisión al manejo de los recursos públicos para eliminar aquellos gastos superfluos que impliquen un ahorro significativo.

En el plano subnacional la situación no es distinta. La tercera edición del Informe Legislativo, elaborada por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), hace evidente que en los congresos de las entidades federativas existe una administración de recursos públicos deficiente y opaca. De acuerdo con el presupuesto de egresos de las 32 entidades federativas, los congresos locales tendrán un costo de 14 mil 480 millones de pesos. Es decir, el equivalente a 1.4 veces lo ejercido por el programa Escuelas de Tiempo Completo de la Secretaría de Educación Pública (SEP).[3]

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal es la legislatura con mayores recursos financieros. Su presupuesto es el doble del Congreso de los Diputados de España, a pesar de que este es un parlamento nacional y cuenta con 284 legisladores más que la ALDF[4]. Asimismo, los recursos aprobados de la Asamblea son mayores a los de ocho parlamentos regionales de España en conjunto, incluidos los de Cataluña, Madrid y del País Vasco[5].

Es claro que los órganos legislativos locales en México deben disponer de los recursos financieros, humanos y materiales necesarios para cumplir sus funciones a cabalidad. Sin embargo, la asimetría presupuestal entre las legislaturas estatales es un indicador de que es posible reducir sus presupuestos sin poner en riesgo las funciones legislativas.

Mientras que en Puebla el presupuesto por diputado (presupuesto del congreso entre el número de diputados) es de 3.5 millones de pesos, en la Ciudad de México es de 35.8; es decir, el costo de 10 legisladores poblanos equivale a uno de la Ciudad de México. El ahorro que podría generarse si los 32 órganos legislativos locales tuvieran un presupuesto por diputado igual al del Congreso de Puebla, sería superior a los 10 mil 500 millones de pesos. Esta cantidad equivale al 27% del programa Pensión para Adultos Mayores del Gobierno federal[6].

En los congresos locales hay tela de donde cortar sin comprometer el trabajo parlamentario. Tan solo los gastos en ayudas sociales de los congresos locales, que es una función que no les corresponde legalmente a los poderes legislativos, significaron casi 2 mil millones de pesos en 2017. Mientras que rubros como comunicación social, remuneraciones especiales, servicios oficiales y “otros servicios” superaron los 3 mil 500 millones de pesos (28% del gasto de los congresos locales)[7].

Derivado de las elecciones del 1 de julio, a partir de septiembre empezarán a renovarse 29 congresos locales. A ellos les corresponderá aprobar los presupuestos de egresos 2019 de las entidades federativas. En este acto legislativo se observará si los planes de austeridad y eliminación de privilegios trasciende en los congresos locales o les hace lo que el viento a Juárez.

Por ello, para tener congresos más austeros, el IMCO propone:

  • Reformar las leyes de presupuesto para que los congresos se apeguen a las asignaciones aprobada
  • Ajustar el presupuesto anual de las legislaturas de acuerdo a la inflación.
  • Eliminar el gasto en ayudas sociales, que no es una función legislativa.

Consulta el informe completo aquí.

 

* Ramiro Suárez es investigador del @IMCO. Síguenos en nuestra página y redes sociales: Twitter y Facebook.

 

@IMCO

 

Referencias:

[1] IMCO con datos del Presupuesto de Egresos de la Federación (varios años).

[2] Unión Interparlamentaria Mundial. Informe Parlamentario Mundial, 2012.

[3] SHCP, Cuenta Pública 2017.

[4] IMCO con datos del portal de transparencia del Congreso de los Diputados de España (en dólares ajustados por paridad de compra) y de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General de España.

[5] IMCO con datos de los portales de transparencia de los parlamentos de Cataluña, Madrid, País Vasco, Asturias, Navarra, Murcia, Castilla la Mancha y Cantabria (en dólares ajustados por paridad de compra).

[6] IMCO con datos del PEF 2018. Los subsidios presupuestados para el programa Pensión para Adultos Mayores es de 39,354.1 millones de pesos.

[7] IMCO con datos de cuentas públicas e informes trimestrales del ejercicio del gasto (cuarto trimestre) 2017. No se contemplan los gastos de los congresos de Hidalgo, Michoacán y Oaxaca, para los cuales no hubo información.

Close
Comentarios