El uso de del big data contra la corrupción

30 dependencias y entidades federales concentran el 85.9% del total de los recursos federales asignados a la contratación pública, mientras que el 71% de los mil mejores contratistas son elegidos por adjudicaciones directas y solo el 22% de los contratos están sujetos a ofertas competitivas, de acuerdo con un estudio del IMCO y OPI Inteligencia Participativa.

Por: Jorge Andrés Castañeda (@jorgeacast)

 

El Índice de Riesgos de Corrupción es un proyecto realizado entre el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) y OPI Inteligencia participativa que permite evaluar, a través del análisis de grandes bases de datos, las compras gubernamentales de 2012 a 2017. El estudio fue seleccionado de entre 900 candidaturas para presentarse en la primer edición del Foro de París sobre la Paz que se llevará a cabo del 11 al 13 de noviembre en el marco del centenario del armisticio de la Primera Guerra Mundial. El objetivo del foro es dar a conocer estos proyectos y someterlos a “debates de distintos formatos y favorecer los encuentros entre aquellos que presentan los proyectos y aquellos que toman decisiones en el campo correspondiente”.

Para este esfuerzo se integraron nueve fuentes de información que generaron más de 200 millones de datos individuales. Para crear esta base de datos se integraron los datos públicos disponibles en CompraNet, bases de datos obtenidas a partir de solicitudes de información al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, y datos no estructurados generados a partir de un scrapper, es decir, un robot que extrae de forma automatizada datos de las páginas de internet de cada procedimiento; adicionalmente se incluyeron los registros de RFC fantasmas y sancionados, así como los programas anuales de compras. Esto nos permitió analizar más de 700 mil procedimientos de contratación que representan más de 2.3 billones de pesos asignados en contrataciones públicas, poco más del 10 % del gasto público entre 2012 y 2017.

A partir de la explotación y análisis de esta base de datos desarrollamos el Índice de Riesgos de Corrupción para el sistema mexicano de contrataciones públicas,  el cual evalúa las prácticas de competencia, transparencia e integridad de las Unidades Compradoras, es decir, las áreas responsables de las contrataciones públicas dentro de las dependencias o entidades federales, para identificar riesgos de corrupción. Este índice no identifica casos de corrupción, simplemente evalúa las características de los procesos de contratación e identifica una serie de prácticas que incrementan los riesgos de corrupción.

Entre los principales hallazgos del índice identificamos que 30 dependencias y entidades federales concentran el 85.9 % del total de los recursos federales asignados a la contratación pública, el 71 % de los mil mejores contratistas son elegidos por adjudicaciones directas y solo el 22 % de los contratos están sujetos a ofertas competitivas.

Más allá de la relevancia de estas cifras, lo más valioso del esfuerzo es que la base de datos es pública para que cualquier persona la pueda utilizar. El código usado para crearla, así como los resultados, están publicados y permiten que otros usuarios puedan llevar a cabo análisis complementarios. La creación del índice mencionado es solamente un ejemplo del uso que se le puede dar a estos datos.

Aún más importante, este ejercicio permitió trazar una hoja de ruta de las mejoras necesarias a CompraNet. Es crucial que la plataforma de contrataciones públicas sea de uso obligatorio y que abarque el ciclo completo: planeación, licitación y ejecución. También es fundamental que se publique toda la información del proceso de manera específica,  no solo qué empresa resultó ganadora, sino quién participó y perdió. Este tipo de datos permiten llevar a cabo análisis más profundos sobre el nivel de competencia en los procesos de contratación. Además, es necesario contar con información más detallada sobre las empresas que ganan contratos con el gobierno.

Este es solo un ejemplo del potencial de los datos y de las nuevas tecnologías para mejorar los procesos de gobernanza del Estado. Es fundamental que el nuevo gobierno incremente el acceso a datos abiertos para que la ciudadanía y la misma administración pública puedan explotarlos.

 

*Jorge Andrés Castañeda es Coordinador de Proyectos del @IMCOmxSíguenos en nuestra página y redes sociales: Twitter, Facebook e Instagram.

 

@IMCOmx

 

Close
Comentarios