La estadística como prestidigitación política

Ricardo Anaya presentó en el primer debate el número de secuestros en CDMX durante la gestión de AMLO, la cual fue refutada por el equipo de Verificado 2018. Los indicadores utilizados por ambos son correctos. En lo que difieren es en la metodología utilizada.

Antes de que se diga que favorezco a cualquier candidato, escribo este texto como una contribución al trabajo que hace Verificado 2018 (V2018), que me parece de vital importancia en este contexto electoral. Y es que cuando la y los candidatos recurren a porcentajes y cifras hay que tener mucho cuidado con que lo que dicen se interprete de manera adecuada y en un contexto que les de sentido. La mañana de ayer, en “Así las Cosas” de W Radio, el candidato Ricardo Anaya puso en duda el dato que V2018 dio a conocer en relación con una aseveración hecha por el candidato durante el debate. En una de sus intervenciones del domingo Anaya dijo:

Es falso que cuando fue jefe de gobierno detuviera la seguridad, por cada 100 casos en el país, los secuestros crecieron 88%, él va a decir que no es cierto, que son los números de la ‘mafia del poder’, entonces ¿por qué salió medio millón de personas a manifestarse contra la inseguridad cuando él era el jefe de gobierno?”

V2018 interpretó, como la mayoría, que el secuestro en la CDMX había aumentado en ese porcentaje en el periodo de gobierno de AMLO y contrastó el dato con las averiguaciones previas presentadas por secuestro en 2000 y luego en 2005, hallando que para el primer año se hubieron presentado 141 averiguaciones por secuestro y para el último 103. Ya este dato es importante porque resulta contraintuitivo que, habiendo disminuido el secuestro en la CDMX (103 es menos que 141), sea posible afirmar que aumentó. Supongo que, por ello, V2018 calificó esta aseveración como falsa. En el programa de radio, Anaya reviró argumentando:

(7’23’’) Ahí sí está equivocado Verificado, yo no soy de los que da cifras al aire, yo di, el aumento de secuestros por cada 100 secuestros a nivel nacional, es decir, de cada 100 secuestros a nivel nacional cuántos ocurrían en la Ciudad de México y el dato que yo di, es absolutamente cierto.

Más adelante afirmó:

(8’48’’) …no estoy hablando de una cifra nacional, estoy hablando de, de cada 100 secuestros que se cometieron en el país, cuántos ocurrieron en la ciudad de México, eso es lo que yo estoy diciendo, y eso se disparó 88%, es una cifra en la Ciudad de México, como proporción de la cifra nacional…

Luego le aclaró a Daniel Moreno, fundador de V2018 lo siguiente:

(9’49’’): Efectivamente tu puedes revisar la tasa de secuestros por cada 100 mil habitantes, pero también te puedes preguntar: por cada 100 secuestros en el país, ¿cuántos ocurrieron en la ciudad de México?…

De lo que se sigue que Anaya en efecto estaba planteando que, por cada 100 casos de secuestros en el país, en la ciudad el secuestro subió (se disparó) 88 casos.

Anaya no dice a qué periodo se refiere, lo cual es una omisión importante porque, como se sabe, las mediciones en series de tiempo suelen hacerse estacionadas: por ejemplo, “en relación con septiembre del 2000, en septiembre del 2005 tal cosa…”. Así que de entrada no se sabe cuándo es que ese crecimiento ocurrió: ¿comparando el número de secuestros ocurridos en 2000 y luego comparando con el de 2005? ¿comparando cada mes entre 2000 y 2005, o se refería a un momento —un día o un mes— dentro de ese periodo. Esta referencia es importante porque de ello dependen los datos, el análisis y la validez de la conclusión. No tengo las cifras del candidato, por lo que dejo su aseveración del lado. Hago un ejercicio con las que brindó V2018 que comparan el número de secuestros en 2000, con el de 2005, tanto en la ciudad como en el país. Ello contribuye a situar un parámetro.

  1. Si en el año 2000 la ciudad de México registró 141 secuestros y en el 2005 hubo 103, entonces el secuestro no aumentó, sino que disminuyó. Pudo haber aumentado en 2001, 2002, 2003 o 2004, pero lo que sabemos es que, independientemente de eso, en 2005 registró 103. En números absolutos hubo 38 secuestros menos en 2005 que los que hubo en 2000.
  2. Estos 38 secuestros representan el 27% de los 141 que hubo en 2000, por tanto, en ese periodo el secuestro disminuyó en 27%; hubo casi 3 secuestros menos en 2005 por cada 10 de los que hubo en el 2000.
  3. Si en el año 2000, a nivel nacional, hubo 591 secuestros y en el 2005 hubo 313, entonces el secuestro en todo el país, también disminuyó. Pudo haber bajado en 2001, 2002, 2003 y 2004, pero lo que sabemos es que, en números absolutos, hubo 313 menos secuestros en 2005 que en 2000.
  4. Esos 313 secuestros representan 53% menos que los 591 que hubo en 2000, por tanto, el secuestró disminuyo un poco más de la mitad; es decir, 5 secuestros menos en 2005 por cada 10 ocurridos en 2000.
  5. Pero en el número total de secuestros que se redujo en el país, están incluidos los que se redujeron en la Ciudad de México, lo que significa que la capital colaboró con 38 de los 313 secuestros reducidos a nivel nacional. Otra forma de decirlo es que la Ciudad de México contribuyó en un 13% a la disminución del secuestro a nivel nacional.
  6. El secuestro no aumentó, ni en la CDMX, ni en el país; en ambos casos disminuyó.
  7. Ahora bien, los 141 secuestros ocurridos en la CDMX en 2000 representaron el 24% de los 591 registrados en esa fecha en el país. Eso significa que, de cada 100 secuestros en el país, 24 —y no 88, ocurrían en la CDMX.
  8. Por su parte, los 103 secuestros ocurridos en la CDMX en 2005 representaron el 37.5% de los 313 registrados en esa fecha en el país. Eso significa que, de cada 100 secuestros en el país, casi 38, no 88, ocurrían en la CDMX.
  9. Lo correcto sería decir que, en términos relativos, la proporción de secuestros ocurridos en la ciudad de México, en relación con los registrados en el país, aumentó de 24% en 2000 a 38% en 2005, y con independencia de las cifras de los años intermedios, ello significa un 14% más en 2005 que en el año 2000 —no 88%. Pero esta aseveración es incompleta si no se afirma también que ello se explica, no porque haya aumentado el número de secuestros en la CDMX —que en términos absolutos se redujo— sino porque la tasa de descenso fue más acelerada en el país. En un lapso de 5 años, el descenso del secuestro en México fue de aproximadamente un 10% (más o menos 60 secuestros) por año. En la CDMX, esa tasa representa 5.4% (más o menos 7 secuestros) por año.
  10. Lo que demuestra este análisis, si se quiere, es que el desempeño del país fue mejor que el de la ciudad: redujo más rápido el secuestro (cerca de un 100% más rápido), pero en tanto que en ambos hubo una disminución en los números absolutos, ni el dato nacional, ni el dato local pueden atribuirse a un fracaso.
  11. Para que el secuestro en la CDMX representara 88% del total nacional, en cualquiera de los dos años que estoy comparando, el número en la capital debió haber sido, en el año 2000, de 520 secuestros, y en 2005, de 275, pero no fue así. Desconozco los datos de los años intermedios en el nivel nacinal, pero V2018 aporta dos datos más que son importantes y que se refieren al número total de secuestros ocurridos en la Ciudad de México en 2001, que reportó 148 —es decir, 7 más que en 2001— y en 2004, en el que se registraron 145, o sea 4 más que en 2001.De lo anterior se sigue que:

a) Entre 2000 y 2005 el número de secuestros en la CDMX nunca fue mayor que el del país (porque se afirma que se disparó a 88%, casi 9 de cada 10).

b) Ello no pudo ocurrir en 2000, ni en 2005 porque el análisis previo lo demuestra: en 2000 la proporción fue de 24% y en 2005 de 37.5%.

c) Si “se disparó” es que ello ocurrió después de 2000 y de haber sido así, es un hecho que cayó en 2005. Conociendo el dato de 2001, que fue el más alto registrado en el periodo, y el de 2004 que fue el que le siguió, es posible afirmar que en 2002 y 2003 el número de secuestros no superó los 148. De ahí es posible concluir que la única posibilidad de que alguna vez entre 2000 y 2005 el número de secuestros en la ciudad de México haya representado el 88% del total del país, es que ese número haya descendido a 168, en 2001 o a 164 en 2004. Como en 2002 y 2003 el número de secuestros en la CDMX sólo pudo ser menor de 144, entonces, el de los secuestros a nivel nacional debió bajar significativamente. En todos estos casos, el numero nacional habría repuntado a 313 en 2005, lo cual, comparativamente, haría mejor el desempeño final de la CDMX que el nacional.

Aunque Verificado 2018 ha rectificado y reconsiderado como verdadera la aseveración de Anaya —cuyas cifras sería bueno conocer públicamente— lo dicho por los periodistas también es verdadero y, en mi opinión, dejan ver una comunicación más honesta con el público, al no presentar argumentos que fuera de contexto parecen ser verdaderos y generan falsas creencias, pero que ya situados en contexto, terminan revelándose como verdades a medias.

Como dije, no es mi interés calificar o descalificar candidatos, sino insistir en el valor de Verificado 2018. Gracias a ellas y ellos, Ricardo Anaya nos debe aún una explicación: ¿de donde sale ese 88% y qué exactamente quiso decir con ello?

 

@LGlzPlacencia

Close
Comentarios