Mitos sobre la Reelección Legislativa en México

Por: Beatriz Camacho y Juana Acosta

La semana pasada, se discutió en la comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados el dictamen de la Reforma Política y ahora toca a las Comisiones unidas de Gobernación dictaminar la propuesta de Reforma para de ahí pasarla al pleno.

La votación sobre el tema de reelección legislativa, en una primera ronda quedó en empate, sin embargo en la segunda ronda la dip. Dina Herrera se abstuvo de votar, dando la victoria al PRI y PVEM sobre la no inclusión de la reelección consecutiva de legisladores.

Desde Alianza Cívica, queremos presentar los argumentos que han dado expertos académicos, politólogos, a favor de la reelección no sólo en nuestro país, sino en América Latina.

Mito 1. “Francisco I. Madero, se negó a la reelección”

Madero dijo NO A LA REELECCIÓN exclusivamente a la PRESIDENCIAL, de hecho, la reelección consecutiva de legisladores se prohibió hasta 1933 como uno de los medios con los que el CEN del PNR (ahora PRI) consolidaría su poder nacional. Y de acuerdo con muchos académicos, esta fue la causa para que se desarrollara el hiper-presidencialismo en nuestro país. Esto ha dado pie a que los políticos vean su estancia en el congreso como un trampolín para obtener otro mejor cargo, desatendiendo así los intereses de sus electores.

Mito 2. La no reelección es común en el mundo.

En realidad, son pocas las democracias en el mundo que prohíben la reelección legislativa, por ejemplo, en América Latina sólo México y Costa Rica la presentan.

Mito 3. La reelección legislativa provocaría cacicazgos.

A nivel federal, en la gran mayoría de los distritos vivimos una verdadera competencia electoral que se ve reflejada en la pluralidad partidaria del Congreso. Si bien existen distritos donde siempre ha ganado un partido político, cada vez son los menos y en el peor de los casos “es preferible pagar el costo de tener un puñado de caciques en el Congreso que tener una mayoría aplastante de amateurs en la legislatura, que no se hacen claramente responsables de su conducta porque no enfrentan el juicio ciudadano en las urnas” (Dworak 2003, 252)

Mito 4. La reelección beneficiaría a los partidos, no a los ciudadanos.

Con el arreglo institucional que ahora tenemos, la rendición de cuentas a la ciudadanía es casi nula pues los legisladores no son premiados o castigados por su actuación en las urnas; ya que en su mayoría buscan quedar bien con su partido y cúpulas para garantizar un siguiente puesto, antes que quedar bien con quienes representa.

De ahí que la reelección pudiera ser un incentivo muy poderoso para que los ciudadanos a través de las elecciones pudieran premiar o no a su diputado. Lo que sucede en la actualidad es lo que muchos ciudadanos nos han comentado “durante las elecciones vienen todos los candidatos y nos prometen de todo, luego ni los volvemos a ver”.

Mito 5. La profesionalización de los diputados no es necesaria.

Los mexicanos pagamos un alto costo por la profesionalización de los legisladores. En su momento Alonso Lujambio señaló que “Los legisladores se vuelven expertos trabajando” (Alonso Lujambio; la reelección de legisladores: las ventajas y los dilemas; 1996). De acuerdo con Emma Campos en el periodo entre 1934 y 1997 sólo cerca del 13 por ciento de los diputados han sido reelectos alguna vez. Ello significa que en cada legislatura encontramos a diputados y senadores que poco conocen sobre las labores legislativas, y de los esquemas de control político dentro de las propias cámaras,

Además, es común entre los diputados que mencionen que “el primer año es para aprender, el segundo para hacer y el tercero para ir viendo a dónde nos moveremos”, de ahí que la profesionalización de la labor legislativa y la rendición de cuentas a la ciudadanía, sólo podríamos lograrla a través de que puedan permanecer más tiempo en labores.

Y aunque se establece cierto número de períodos, se crearía una visión de trabajo a largo plazo para cada uno de los diputados, lo cual traería consigo generación de planes y programas más integrales.

Asimismo reconocemos que la reelección legislativa debe estar acompañada por otros mecanismos de participación que le permitan a la ciudadanía evaluar el buen o mal desempeño en el trabajo de los legisladores, como puede ser la revocación del mandato legislativo.

Finalmente, queremos señalar que la reelección legislativa puede ser una herramienta útil a la ciudadanía, para mejorar la representatividad y rendición de cuentas.

Miscelánea:

A un día de dar inicio legalmente el proceso federal electoral 2012, el pleno de la Cámara de Diputados no logró el voto de las 2/3 partes de la votación de los miembros presentes para la aprobación de los 3 consejeros que faltan en el IFE, al quedar 242 a favor y 188 en contra. Así, la terna presentada por la Comisión de Gobernación al pleno de la Cámara de Diputados, integrada por David Gómez, Cecilia Tapia y Enrique Ochoa Reza, fue rechazada. De acuerdo con la ley, para ser Consejeros Electorales se requiere la votación de la mayoría calificada.

Close
Comentarios