El DIF apoya programa religioso sobre embarazo adolescente

El DIF nacional y el gobierno de Jalisco donaron en conjunto 13 millones 307 mil 299 pesos a la congregación de monjas franciscanas para ampliar y equipar un Centro de Atención a Niñas y Adolescentes Embarazadas. El hecho sería bien recibido, si no se tratara de un apoyo con recursos públicos entregado por el Estado a una congregación religiosa católica que poco hace por disminuir el embarazo adolescente y sólo se limita a proporcionar servicios con una orientación asistencialista.

Por: Omar Feliciano (@tipographo)

En vísperas de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, Angélica Rivera inauguró un Centro de Atención a Niñas y Adolescentes Embarazadas. En el evento, la presidenta del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) fue acompañada de la directora general del DIF Nacional, el gobernador de Jalisco, la directora del DIF Jalisco y el alcalde de Zapopan. Este acto sería bien recibido de no haber sido por una transferencia de recursos a una congregación religiosa católica que poco hace por disminuir el embarazo adolescente y sólo se limita a proporcionar servicios con una orientación asistencialista.

En su discurso, Laura Vargas Carrillo, directora del DIF nacional, aseguró que la institución ha proporcionado servicios como estudios psicológicos y canalización a servicios médicos a 13 mil menores en todo el país, además de contar con talleres para prevenir y atender el embarazo adolescente. Al hablar sobre la inauguración del centro aseguró que se da “un paso importante para preservar los derechos de las jóvenes madres”.

“Como mamás está en nuestras manos que nuestros hijos sean personas de bien y con la preparación que recibirán las niñas y adolescentes estoy segura que van a salir, siendo mujeres independientes, fuertes, que tengan las oportunidades para su desarrollo personal, para realizarse con su familia, con su hijo”, afirmó Angélica Rivera durante la presentación. Sin embargo, la declaración más preocupante fue la de la Madre Noemí Hernández Toledo, directora del Instituto Médico Social “El Refugio” A.C., que operará el Centro de Atención a Niñas y Adolescentes Embarazadas: “Nuestra misión es brindar protección integral a mujeres de 10 a 18 años embarazadas mediante una formación en valores espirituales, académica y la enseñanza de un oficio con la finalidad de que puedan ser sujetos a cambio en su propia realidad”.

Esta asociación conformada por una orden de monjas franciscana tiene años de proporcionar cuidados y resguardo a mujeres embarazadas. El apoyo por parte del gobierno se puede apreciar en notas periodísticas, por ejemplo de acuerdo con Mirada Informativa, esta asociación ha recibido apoyo del gobierno para insumos educativos, incluyendo el pago de colegiaturas, y en 2013 el gobierno de Jalisco financió a 60 menores alojadas en casas hogares como la dirigida por esta orden religiosa.

Con el anuncio de la inauguración del Centro de Atención a Niñas y Adolescentes Embarazadas este número aumentará a poco más de 100. De acuerdo con el mismo medio, el DIF Jalisco también ha otorgado recursos para la compra de insumos, en esa ocasión “El Refugio” A.C. participó en la recepción junto con organizaciones como Vida y Familia, A.C., una de las puntas de lanza del conservadurismo mexicano en temas de derechos reproductivos.

Los apoyos a esta institución son parte del compromiso Adopta una Institución por el que el DIF Jalisco se compromete a coordinar esfuerzos con “El Refugio” A.C. En la firma del acuerdo estuvo presente la esposa del gernador Lorena Jassibe Arriaga, el Consejo Estatal de Familia y voluntarias de las asociaciones adoptadas. Esto fue hace ocho meses, en julio de 2013, cuando El Refugio A.C. aseguró tener bajo su cuidado a 12 mamás, tres jóvenes y nueve menores.

La fundadora de la Orden de Franciscanas de Nuestra Señora del Refugio, Sor María Liberada del Sagrado Corazón de Jesús Orozco Santa Cruz, recibió la aprobación de la orden religiosa en 1897 y desde entonces la originaria de Arandas, Jalisco, se dedicó a establecer la “Casa de la Mujer Arrepentida” en Guadalajara, para que las hermanas de la congregación se dedicaran a cuidar a “jóvenes arrepentidas” ya que el apostolado era que “esta pequeña congregación está consagrada al sagradísimo Corazón de Jesús, para emplearse a reparar a la mujer que hubiera caído y preservar a las niñas que no caigan”. En el año 2000 fue declarada como Venerable por Juan Pablo II, el inicio del camino a la canonización.

En Jalisco tres de cada diez embarazos son en adolescentes y niñas. Ante este panorama el Estado ha decidido invertir a través del DIF nacional 12 millones 807 mil 200 pesos en la ampliación del centro operado por la congregación de monjas franciscanas, el DIF Jalisco donó 500 mil 99 pesos para el equipamiento del centro renovado. El resultado es que ahora podrán albergar no a nueve, sino a 60 niñas  adolescentes. Parece ser que la institución también fue adoptada por el DIF nacional en el mismo esquema usado por el DIF estatal, pues apenas el 23 de enero de 2014 el Diario Oficial de la Federación publicó el acuerdo entre ambas instituciones para habilitar, equipar, operar y construir un nuevo modelo de atención, con recursos extraordinarios de la federación. Dos meses después el centro está inaugurado.

Es lamentable que se insista en la educación religiosa en vez de proporcionar soluciones al embarazo adolescente a través de políticas públicas para evitar la deserción escolar, garantizar el acceso a la interrupción del embarazo, brindar consejería amigable y acceso a anticonceptivos, como hemos señalado en nuestra campaña Recupera Una Oportunidad. En su primer discurso como primera dama, Angélica Rivera mencionó la oportunidad que representaba para conocer la diversidad de México y sus familias, sin embargo ahora reafirma una visión conservadora y religiosa que naturaliza el embarazo en niñas, al tiempo que las convierte en receptoras de caridad y no en titulares de derechos. El DIF no debe de naturalizar el embarazo infantil ni debe de reproducir modelos de educación confesional y atención ajenos a una visión de desarrollo con perspectiva de género y derechos humanos.

 

 

Omar Feliciano, Medios Digitales.

 

Close
Comentarios

  1. Veronica

    A penas ahora conozco el instituto medico social el refugio y justo en mi tarea e interés por conocer un poco mas de él, es que me he topado con este articulo, que si bien toca puntos importante como el pobre esfuerzo social por prevenir el embarazo, deserción escolar, etc. también deja relucir un punto de vista centrado en lo negativo que este pudiera representar. Afortunadamente he tenido la oportunidad de tener acercamiento con dicha institución, en donde te puedo asegurar se invita a participar desde una perspectiva religiosa, pero también se respeta cuando no es así, esto hablando desde los usuarios. Desde este punto, me parece interesante la labor que se realiza allí mismo, por que al ser los usuarios niñas y adolescentes con embarazos a tempranas edades, el objetivo mas allá de normalizar estos sucesos es disminuir el impacto negativo que cada uno de las situaciones particulares pudieran generar en cada una, dotar de recursos psicológicos, sociales y de educación a estas niñas para que logren vivir no desde la situación precaria que corresponde a su historia, sino desde un presente en donde se busca crear posibilidades para que puedan crecer en todos los aspectos de su vida.
    Entonces si me preguntan ¿Hace falta mayor conciencia social en México?, si. ¿Hace falta seguridad social?, si. ¿Hace falta educación y prevención?, si. ¿Hacen una gran labor en el instituto? si!